Carnaval frío de 2018


        El carnaval de Melilla está condenado por las tres religiones monoteístas. La cristiandad más ortodoxa está incrementando su rechazo a una fiesta, absolutamente asociada a la cuaresma. Tanto que no serían lo mismo la una sin la otra. El judaísmo no participa en este tipo de celebraciones, y el islamismo creciente lo tiene calificado como “haram”, aparte de ser completamente ajeno a su cultura. Tampoco había nada de transgresión o crítica al poder, eso es algo que está erradicado desde hace dos décadas en nuestra ciudad.

          Todo ha sido un desfile muy ordenado, con ambiente frío y escasa conexión del desfile con el público. Hay demasiado carnaval en la Cabalgata de Reyes, y demasiado Disney en la de Carnaval. No se trata de lanzarse de lleno a los siete pecados capitales, pero sí al menos elevar un poco el tono de crítica, y hay muchos motivos, y el de transgresión, aunque sea visual y estética.

             Una cabalgata debe tener un concepto desde la primera carroza hasta la última, y también un desarrollo de contenido. No había bandas de música, ni chirigotas, ni nada por el estilo. Todo demasiado vigilado, en el que la indumentaria más lograda era la de “la policía”, a la que se le podría otorgar hasta un premio honorífico por grupos. Lejos quedan ya los tiempos de los escándalos con las mulatas brasileñas, y la sobreprotección policial que debían llevar. Hay pocas asociaciones de vecinos participando en el desfile. Las carrozas se sortean cada año, lo que impone un límite físico. No existe la participación libre, no vaya a ser que se infiltre un grupo transgresor que realice una parodia de “la cueva de Alí Babá”, o insinúe cualquier otra cosa que cause espanto al Poder, como el nombre de una ópera, tal cual “el ocaso de los dioses”, o incluso un  problema menor, de los muchos que hay en la ciudad.

            Febrero suele ser un mes frío e inclemente en Melilla. Este año la celebración ha coincidido con la parte central del invierno, dado el adelanto del ciclo de la cuaresma. El tiempo de carnaval acaba el día antes del miércoles de ceniza, que este año es el próximo día 14 de febrero.

Anuncios

11 Comments on “Carnaval frío de 2018

  1. El concurso de chirigotas registró la escandalosa cifra de 0 agrupaciones inscritas. Todo es artificial. Como en Marruecos, se prefiere no hacer, y no acertar, que “equivocarse” en algún sentido. El termómetro social es evidente, salvo para el espectador que irreflexivo le da igual verlo en Tele5 que en la Avenida. Más frío que febrero.

  2. ¿Qué pasaría en Melilla si un grupo de amigos creara una chirigota y se le ocurre hacer sátira de Juanjo Imbroda, Sofi Acedo o Abdelmalik? No hay más preguntas señoría…

    • La censura previa de las letras, haría imposible semejante escenario. Además, por eso no se ha presentado ninguna chirigota al concierto. Fue la anterior consejera del área de festejos la creadora de ese filtro artístico, que solo vela por la calidad de las letras.

  3. Igual que en Bulgaria, en los gloriosos tiempos comunistas. Una vez, y preguntado al respecto, un ministro de Cultura dijo: “En Bulgaria no hay censura, solo que los libros que no son buenos no se publican”.
    En eso estamos.

  4. En mi pueblo tampoco hay chirigotas. Una pena.
    Pero bueno, tampoco hay que culpar solo a una parte, será también que no nos interesan, no tenemos tradición, que sé yo… una forma de ser deferente de otras con menos ganas de bromear. Si se quiere no hacen falta concursos oficiales, en Cádiz están las chigotas callejeras de grupos de lo más variado para eso, cantar por la calle nada más, divertirse y divertir a la gente con sus chorradas. Como estas:

  5. O estas:

    Podría poner algo más “calentito”, dado el frío del carnaval melillense ¡en pleno carnaval! eso no se puede consentir… pero no me atrevo, no parece que en este momento en El Alminar esté el horno pa’ bollos…

  6. Los del entierro de la sardina cobraron 50 euros por barba. Me gustaría saber cuanto dinero público fue a los bolsillos de los lanzadores de serpentina… Ya no me extrañaría que hasta los reyes magos pasen por caja.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: