Corrosión en el Mercado del Real


 

                                   Las décadas perdidas

        A este último tiempo, cuando algún día se escriba la historia, se le llamará el de “las décadas perdidas”, porque nunca antes se dispuso de tanto dinero para inversiones en la ciudad y consolidad su futuro, y nunca se hizo tan poco. Las inversiones se han ido al suelo, a falsas peatonalizaciones, a derroches, a rotondas, y a construcciones faraónicas.        Los casi dos millones de euros invertidos en “la reforma y desfiguración” del bulevar central. se deberían haber destinado a buscar una alternativa al mercado del barrio, en situación de declive económico total, y en evidente estado de ruina y corrosión en su cubierta.

        La reforma del bulevar no ha servido para el fin previsto, fomentar la presencia del peatón y embellecer el paseo, y sí ha retirado del mismo a los autobuses urbanos. No hay peatonalización posible sin transporte público, al que se le está dificultando cada día más la conexión entre los barrios exteriores de Melilla y el centro de la ciudad.

                       1941, la inauguración del Mercado

        El 12 de marzo de 1941, el general Rafael García Valiño visitó las obras acompañado del alcalde Rafael Álvarez Claro y cuya terminación se juzgaba inminente. Tanto era así, que El Telegrama del Rif situaba su finalización para el final del mes de abril. Sin embargo, en el corrupto universo del franquismo, nada sucedía de acuerdo con el plan oficial, de manera que la obra requirió dos ampliaciones de crédito y fueron recepcionadas de modo definitivo el día 21 de agosto.

        Al alcalde Álvarez Claro le gustaba inaugurar cosas con ocasión de la efeméride de la sublevación de Ejército de África, y más conocido como Alzamiento Nacional, o sea el 17 de julio. Este singular alcalde dio origen a una curiosa actitud o síndrome político en regidores públicos melillenses, que consiste en abandonar la ciudad tras el cumplimiento del mandato delegado, y no volver jamás a ella. Las lista de cargos públicos, incluso melillenses, que abandona la ciudad para no regresar o hacerlo ocasionalmente es muy larga, lo que genera cierto resentimiento en la población nativa de la ciudad.

                                        Corrosión en la estructura metálica

          En anteriores artículos hemos incidido en la presencia del amianto o uralita en la cubierta del edificio, un material siempre peligroso y que vuelve a activarse pasado su periodo de vida útil. Degradado por el sol y los agentes erosivos, sobre su superficie lisa se forma un película de la que se desprende partículas con el aire y el agua, potencialmente peligrosas para la salud. Todo el amianto de Melilla debería haber estado retirado en el año 2000. España está infectada de este material.

         La situación física del edificio del Mercado del Real es crítica. La estructura metálica que soporta la cubierta de uralita está en un estado de corrosión completo, y podría quebrase en cualquier momento. Los claves de luz atraviesan el mercado sin casi protección (podrían producirse cortocircuitos con las lluvias y la humedad), y las canalizaciones y los desagües están infectados de ratas. En los últimos 20 años las inversiones en la renovación del mercado o en su conservación han sido nulas. En este tiempo, todas las capitales españolas  muchas otras ciudades, han renovados sus mercados tradicionales de abastos.

 

Anuncios

2 Comments on “Corrosión en el Mercado del Real

  1. Alguien ha dado un paso público al efecto. Aunque no tenga credibilidad de por sí, se la juega:
    https://www.melillamedia.es/n/9135/paz-velazquez-el-mercado-del-real-va-a-ser-nuestra-prioridad-

    Por cierto, que quien perpetró la megaobra del Real ya calificó de “Chapuza intolerable”
    https://elfarodemelilla.es/2015/08/17/el-real-apuesta-por-que-la-sancion-a-la-empresa-de-las-obras-revierta-en-el-barrio/

    Una última cosa. ¿Caerá la breva de que siga la tradición de que al cumplir “el mandato delegado”, se esfumen de la ciudad? En ese barco entrarían unos pocos.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: