El conxuro del Coruxo


                                                        Non plus ultra

         Melilla es el más allá hispano, el lugar en el que no se sabe si es más difícil entrar que salir. Buena prueba de ello tuvo el Coruxo CF en el pasado mes de noviembre, cuando ya estaban alojados en nuestra ciudad para disputar el partido, y este tuvo que suspenderse por causa de un enorme vendaval. En la mañana de hoy, 4 de diciembre, un gran aguacero hacia pensar que este partido estaba cargado con algún maleficio y que una vez más podría ser suspendido.

         Sin embargo y como por arte de magia, justo a la hora del encuentro, el cielo se abrió y lució el sol frio de diciembre. El Coruxo CF en el club del Concello de Vigo, la ciudad con mejor iluminación navideña de España, gobernada por el ex ministro socialista de los gobiernos de Felipe González, Abel Caballero. Las entradas o artículos del Alminar también se enlazan de modo mágico. Ayer hablábamos de iluminación navideña y hoy nos visita el equipo de fútbol de Vigo. Toda una coincidencia.

                                          Empate en Melilla

           La UD Melilla y el Coruxo CF son dos equipos muy similares, distanciados solo  geográficamente y por el presupuesto (400.000€ de los gallegos y 1.400.000€ de los melillenses), y esa igualdad deportiva se ha visto en el campo, aunque los vigueses siempre dieron más sensación de peligro que el equipo titular de nuestra ciudad. Los melillenses tuvieron la suerte de encontrarse con un gol tempranero, que no son del agrado de los entendidos cuando los equipos están igualados, porque obliga a mantener esa ventaja todo el partido, sin descartar la posibilidad de un nuevo gol. Mientras tanto, el otro equipo tiene todo el partido para buscar el empate.

           El guardameta melillense tuvo dos intervenciones en la primera mitad del juego, que evitaron lo que eran  casi goles cantados, mientras que el travesaño salvó a la UD Melilla en la 2ª parte, de una clara ocasión de los gallegos. En este mismo tiempo el equipo local pudo sentenciar el encuentro, en un una jugada en el área rival, en la que la pelota no encontró rematador que la empujara a la red. Al final, el empate logrado por el equipo vigués en el minuto 85, en lanzamiento de penalti, parece un resultado justo. Está claro que el equipo melillense está notando el cambio de grupo (del IV al I), en la 2ªB.

           En el estadio Álvarez Claro, cuya entrada principal se encuentra en obras para dotarla de una accesibilidad que hasta ahora no tenía, encontramos a la Delegada del Gobierno en Melilla Sabrina Moh, ocupando su asiento de socia del club. En El Alminar no compartimos la censura contra los altos cargos del nuevo gobierno, y rechazamos los exabruptos habituales de la que suelen hacerlo objeto los integrantes del Partido Popular de Melilla.

  Nota:https://www.lasegundab.es/blog/2019/03/20/el-top-10-de-los-presupuestos-de-segunda-b-98389.html

Iluminación y crisis de gobierno


 

 

                  Juan Vivas gobierna en Ceuta con 9 diputados de 25 posibles, con la sola abstención del Partido Socialista que cierra el paso a VOX, formación que le arrancó el diputado obtenido en las elecciones de abril. Con esa exigua minoría sortea cualquier temporal, incluido el del cese de la mitad de su gobierno, tras la célebre sentencia del Tribunal Supremo que impide nombrar viceconsejeros a personas que no sean electas. Esto es algo que el gobierno de Juan José Imbroda se negó siempre a cumplir. Mientras el presidente ceutí sortea los temporales con sus 9 diputados, nuestro gobierno parece encallado en su inatacable mayoría de 13. Juan Vivas suele aprovechar cualquier contingencia en su favor. Al día siguiente de cesar a los viceconsejeros, los repuso en sus cargo como directores generales, mientras el resto espera sus nombramientos como asesores delegados.

                       En Melilla no sabemos qué ocurre, ni la causa de esas negociaciones tan largas y secretas como cónclaves para elegir Papa, e igualmente protegidas por el secreto de las deliberaciones. En nuestra ciudad no hay ninguna chimenea, salvo la de ENDESA, para saber que todavía no hay fumata blanca. Una altar personalidad política local  nos comentaba la pasada semana lo siguiente: “el chacal (en sentido político) sigue esperando fuera, o se superan los recelos y se profundiza en la confianza, o no habrá salvación para nadie”.

                                                  La iluminación navideña

                      Esperábamos más y debían haber ofrecido más. En el año 2014 ya escribimos que año tras año nos ofrecían la misma y raquítica iluminación navideña, mientras el resto de las ciudades de España competían en cuál era la ciudad mejor iluminada. Salvo la novedad de la inauguración, popular y abierta a la ciudadanía, la iluminación navideña no ha aportado nada nuevo. Un gobierno no puede lamentarse en las esquinas de Twitter porque un determinado medio de comunicación no le publica las fotos de la inauguración lumínica. Un gobierno debe definir su área de Prensa y Comunicación, que sigue siendo desconocida, y diseñar un medio idóneo de comunicación con los ciudadanos. Estamos en la era y el tiempo de los periódicos e informativos digitales.

               Pasada la fiesta de inauguración, antaño solo reservada a los jerarcas del régimen, nos queda durante un mes entero, una lánguida iluminación, a la que hoy ha contribuido el día de lluvia. La reliquia de los Reyes Magos, instalada sobre la Biblioteca Pública, lleva más de 30 años sin renovarse. El eje luminoso debería completarse con la plaza de España, que lleva a oscuras varios años. El resto de la iluminación está muy concentrada en el centro de la ciudad. Todavía faltan los barrios, en los que todavía no hay nada. Ahorrar en unos adornos que llevan poniéndose durante una década, no es demasiado mérito. Lo elogiable es hacer más con menos y algo nuevo.

                       Es España existe un floreciente mercado de iluminación navideña, que puede ser contratada de modo permanente o incluso alquilada. Quien tenga interés en este tema para años venideros, puede consultar el enlace que llevamos ofreciendo 5 años. Por supuesto, y en un mundo libre, se puede pensar que esta es la mejor iluminación navideña de la historia.

 Nota:https://www.instagram.com/ciudadesnavidad/

Desaparición de sucursales bancarias


 

                 En un principio existían el Banco Central, el Hispano Americano, el Banco Popular, el Banco Español de Crédito (Banesto) y el de Santander, en el que en sus inicios el logotipo era de color verde. Todo eso ha desparecido tanto en Melilla como en toda España, y hoy solo queda el megabanco de Santander, que en ya es una corporación financiera.

                    El Banco de Santander ha realizado dos ERES (expedientes de regulación de empleo) uno sobre sus propios empleados, cerrando 267 oficinas en el mes de septiembre, 334 en octubre, y otras 412 en el mes de noviembre, grupo en el que han entrado las oficinas de Melilla. Una de ellas es la 1ª que abrió en banco en nuestra ciudad, la situada en la calle José Antonio Primo de Rivera, nombre que han mantenido hasta el último día. En total son más de 3000 empleados los que abandonan o han abandonado el banco en este último trimestre. También han cerrado la antigua sede de Banesto, y han mantenido las antiguas oficinas del Banco Popular, aunque han hecho desaparecer cualquier rastro del nombre. Sus logotipos fueron sustituidos en julio y arrojados a los contenedores.  A estas alturas financieras, ocurre como en la guerras medievales, no se hacen prisioneros y no hay el menor atisbo de compasión.

                                               La aniquilación del Banco Popular

                         ¿Se puede comprar el que era el 6º Banco del país por 1€? ¿Cómo se puede pasar de ser una de las entidades más solventes y saneadas del país a estar en la quiebra absoluta? ¿Cómo no pudieron darse cuenta el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores de lo que estaba ocurriendo?. En España no hay entidades de vigilancia financiera ni juzgados que puedan hacerse cargo de estas situaciones, ni de las investigaciones posteriores.

                      El Banco Popular era conocido como el banco de Dios, por su vinculación con el Opus Dei y era también el Banco de la Iglesia. En los días o semanas previas a su hundimiento absoluto, se produjeron amplios movimientos de salidas de capitales, advertidos quizás por almas piadosas, pues en caso contrario las entidades eclesiásticas que tenían allí depositados sus fondos, podrían haber quedado gravemente afectadas. Por eso, en los foros financieros en donde se analizaron aquellos acontecimientos, se denominaba al banco cántabro con el nombre de “satander“.

                      Los tribunales europeos, e incluso agencias financieras estadounidenses están haciendo requerimientos a España para que aclare lo sucedido con el Banco Popular, que había superado las pruebas de estrés bancario exigidas por Europa, tras el colapso bancario que llevó a España a pedir un rescate. Incluso algunos juzgados españoles, los más osados, empiezan a fallar en favor de los accionistas del Popular que vieron esquilmados y evaporados sus ahorros, tras la extraña compra del banco en junio de 2017.

                En un principio, el Banco de Santander afirmó que mantendría la marca Popular y su estilo bancario diferente, más cercano al de la atención tradicional y familiar, o sea, lo que nunca deberían haber dejado de ser los bancos y cajas populares. Hoy en día, estas mega corporaciones financieras, ejercen también de partidos políticos. Sin embargo, este derrumbe de oficinas, sucursales, y despidos de empleados/as, da sensación de reforma obligada, ante una situación real que desconocemos.

                       Bancos como el Santander, o el BBVA ( Bilbao, Vizcaya y Argentaria-Caja Postal), no son rescatables. Si entrasen en crisis, se llevarían el país por delante. Además, están muy comprometidas en inversiones en el extranjero, con lo que la alta inestabilidad política de muchos países en los que están comprometidos, podrían acabar afectándolos.

                También se dijo, que igual que el Opus Dei hizo caer a los Legionarios de Cristo, poderosa organización religiosa mexicana, estos hicieron caer al Banco Popular, descapitalizándolo en una operación de gran envergadura. El grupo inversor azteca que había entrado en el accionariado del Banco, es uno de los más poderosos del mundo. La última palabra sobre este caso, dista mucho de estar escrita.

      Nota:https://elalminardemelilla.com/2017/06/08/el-ultimo-dia-del-banco-popular/