El fin de la casa del bosque


La ciudad se mueve

El bosque nos llevó hasta las casas, la primera semi oculta, la segunda sobre la esquina. El tramo final de las obras en el acuartelamiento Gabriel de Morales, llevará a la eliminación de los muros y a la nivelación de la zona. Lo que ahora no vemos quedará a la vista, y lo que vemos desaparecerá. ¿Desaparecerá con ellas el bosque de Pizarro y sus 21 árboles?

Los más de 15.000m2 del acuartelamiento de automovilismo se han transformado en un nuevo centro de Enseñanza Primaria, con su zona deportiva y en nuevos viales de aparcamiento y circulación. Sin embargo, en su aledaños quedan pequeñas islas, una residencial, que probablemente sería las viviendas de altos oficiales del cuartel, de algo más de 600m2 y otra de suelo, que es sobre el que se asienta el pequeño bosquecillo de cipreses, de casi 1000m2. Estos dos parcelas son «oro» en nuestra ciudad.

La vivienda que conforma la esquina del cuartel, ya deshabitada y vandalizada, está expedita y presta a caer. Hemos entrado allí por última vez, pues alguien se llevó las ventanas y las rejas. El reciclado de materiales tiene sus propias reglas y conductos. Algo más complicado, pero también con los días contados, sucede con la vivienda contigua, que en realidad eran varias, en origen. Las fechas de construcción remontan a 1972, o incluso anteriores. En ella todavía reside una última familia, que espera una alternativa para poder dejar la casa en la que vive desde hace décadas.

En el mes de diciembre pudimos entrar en la todavía residencia familiar, y fotografiar detalles de lo que ya solo es pasado, y también observar la magnitud de la obra y del solar excavado, en el que tampoco se ha encontrado una sola chapa. La esperanza, al menos, es que toda esa arena, esté siendo utilizada para áridos de construcción, y que la consejería correspondiente obtenga al menos un puñado de euros por ella.

No nos hemos movido de nuestra posición original, la de observadores e interpretes de las cosas.

Nota:https://elalminardemelilla.com/2021/09/20/el-bosquecillo-de-francisco-pizarro/

Acostúmbrate a sufrir con paciencia las contrariedades, a escuchar en silencio lo que desagrada, a estar sosegado entre los turbulentos y a permanecer tranquilo entre el estrépito del mundo.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.