Annual, otros nombres, otras historias


La historia siempre acecha en julio

Los grandes acontecimientos de la historia de España siempre se han producido en julio, desde Alarcos, Navas de Tolosa, Bailén o el mismo Guadalete. En la historia contemporánea de nuestra ciudad, julio es un mes marcado a hierro y fuego. El acontecimiento más decisivo sería, a la postre, el de Annual. En la exposición pública del centenario de la efeméride, en el Parque Hernández, una familia melillense aportó una fotografía que vale un mundo, porque es toda la historia de España concentrada en una sola instantánea, en la que aparecen Alfonso XIII, Dámaso Berenguer, Millán Astray y Franco. El presente, el pasado y el futuro de la la nación, están ahí retratados, en el campamento de Dar Riffien, en 1928.

Antonio Rubio y las noticias de Annual

Antonio Rubio es un notable periodista melillense (1951), lleva años recopilando todas las noticias que generó en la prensa nacional, el celebérrimo Desastre de Annual. La obra en sí es casi inabarcable, y en esta labor ha empleado años. Una recopilación de diarios, semanarios, libros, autores, publicaciones, de un tema que no tendrá fin nunca, y que era necesaria. El libro está registrado en Libros.com, en la sección de investigación, y que debería haber figurado en la colección de los libros de Melilla, al tratarse también de un autor melillense. La edición podido ver la luz bajo el sistema de aportaciones individuales y/o mecenazgo. Presenta también una contextualización, material biográfico y fotografías de portadas de medios de comunicación. Es un material novedoso, en el que ha contado con la colaboración del investigador melillense José Marqués, descubridor y biógrafo de la insólita hazaña de los tres soldados cordobeses (Arturo Cid, Mario Cifuentes, y Manuel León), que escaparon milagrosamente del cautiverio de Abdelkrim.

La historia del Regimiento de Castilla

En el día final del mes de julio de 1921, casi todos los cuerpos y unidades del del Ejército español se encontraban en el territorio melillense. Uno de esos Regimientos era el de Castilla, procedente de Badajoz, una ciudad con un pasado militar y cultural muy importante en la historia de España, desde el año 1086, y la batalla de Zalaca o Sagrajas, en la que el rey de la Taifa requirió la presencia almorávide, para derrotar al rey castellano Alfonso VI, y que a la postre ocasionaría la invasión de la península por parte de este Imperio. También en la guerra de La Independencia destacó la figura del general Rafael Menacho en abril de 1811.

El Regimiento pacense de Castilla, desplegado como Batallón, estuvo presente en «la campaña de 1921» y emplazado en el fuerte de Camellos. A lo largo del mes de agosto, llegaron hasta nuestra ciudad cuatro expediciones militares desde Extremadura, tanto de este regimiento, como del de Gravelinas. El autor del libro sobre la actividad de este batallón, en nuestra ciudad y entorno, es Álvaro Meléndez. Un universidad pujante, un asociacionismo muy vivo, y múltiples publicaciones, mantienen la historia de la capital pacense, en permanente actualidad.

Sigue habiendo mucha historia por contar.

Notas: https://www.cordobahoy.es/articulo/cultura/campo-verdad-que-libraron-matanza/20211205143026107574.html. Fotografías y libros de Badajoz, proporcionadas por Jesús Caramazana Puebla.

Colapso en los transportes


Malas prácticas en los transportes

En junio de 2021 se presentó en nuestra ciudad el «verdadero contrato del siglo» del transporte marítimo, el primero tras la pandemia de la Covid, y tras la extinción de las comunicaciones aéreas y marítimas. La cuestión es que Balearia presentó su buque estrella, el Hypatia, y poco después lo sustituyó por el Bahama-Mama, antes Alhucemas. Hay una costumbre de las navieras que es la de renombrar los buques, y hacerlos pasar por nuevos. Esto ya ha ocurrido muchas veces.

Sin embargo hay otra costumbre, que se percibe menos, y es la de dar el cambiazo a los buques. Balearia ha retirado al Bahama de la línea con Melilla y lo ha derivado a Nador-Benienzar. A cambio nos ha dejado otros dos Barcos, el Sicilia y el Nápoles, que son buques de carga adaptados para pasaje y vehículos. Todo esto se puede rastrear en las páginas de las navieras. La realidad si es que Balearia ha recibido la aportación más sustanciosa de toda la historia marítima de nuestra ciudad, desde la conquista española en 1497. Todas estas alteraciones, cambios de horario, de frecuencias y hasta de buques, sí podrían ser vigiladas por Marina Mercante y el Ministerio de Fomento. Por cierto: ¿Alguien sabe qué pasó en el accidente del buque de la naviera de la familia Matutes contra el carguero?

Hay otras cuestiones que no han sido vigiladas por nadie, como la desaparición de los barcos rápidos, que aliviaban las tensiones de la «operación salida de Melilla», o de la OPE (Paso del Estrecho), porque Balearia está obteniendo el importe íntegro de los pasajes, más el importe de la adjudicación del contrato de transportes, casi monopolio, tras la desaparición de ARMAS, y casi de Trasmediterránea y FRS. La compañía centenaria a quedado reducida a buques fantasma y a una presencia testimonial. Todo esto también está documentado en El Alminar. Hay más cuestiones, como la reducción de personal dentro de los buques. Una vez que salen de puerto, las zonas comunes, tiendas, cafeterías, sala de televisión; o están cerradas o atendidas por un solo encargado. Salir a buscar un almohada, una manta, o que el camarote está helado, provoca la sensación de caminar por las entrañas de la Perla Negra. No hay nadie, solo fantasmas. Esto tampoco es vigilado por nadie. Algún día hablaremos sobre los cambios de banderas de navegación, o de otras cosas.

El espacio aéreo

En la navegación por el espacio aéreo ocurren prácticas y situaciones similares, como la del overbooking, o lo que es lo mismo, vender un 10% más de billetes que de pasajeros a transportar. ¿Qué quieren asegurarse con eso, por qué dicen a pasajeros con billetes en la mano, que a lo mejor no pueden volar, y por qué luego hay asientos vacíos en la aeronave? ¿Quién o quiénes compra billetes que no usan? ¿Hay billetes de avión con tarifas de autobús urbano? Esto también debe ser vigilado, porque no se ha hecho nunca.

Nos hemos vuelto a quedar con una sola compañía aérea, tras la triste desaparición de Air Europa, que con sus 6 vuelos diarios, aliviaba la presión en días y épocas de mayor frecuencia viajera, porque el melillense, puede tener que salir o entrar de la ciudad por razones imprevistas, que pueden ser muchas y variadas a lo largo del año, y casi siempre relacionadas con la salud. ¿Quién acapara los bonos turísticos, por qué se regala dinero y subvenciones a cambio de casi nada? ¿Qué resultados aportó aquella investigación que aireó el ex ministro Ábalos? ¿Por qué todo se oculta en Melilla? ¿Por qué la prioridad no es el melillense que sale o entra? Todo esto también debe ser vigilado, porque no se ha hecho nunca.

La cuestión definitiva es que no hay ningún organismo, ni comisión encargada de vigilar nada. No se exigen horario, ni refuerzos en circunstancias especiales, ni se consigue que llegue otras compañías a Melilla. Y aquí entra también el subarriendo de los vuelos y líneas a compañías de marca blanca. Todos son aviones e igualmente pilotos capacitados, pero esto también debe ser vigilado, porque no se ha hecho nunca.

Lo único que no pueden ser vigiladas, son las circunstancias de la situación geográfica de Melilla, con un volcán extinto de un casi un kilómetro de altura a sus espaldas y las condiciones climatológicas. Todo lo demás es solo gestión, que tampoco se ha hecho nunca.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2021/07/03/el-cambiazo-del-hypatia/

Melilla: Ciudad solidaria


25 años del Concierto África, de Ateneo y Guelaya

El 25 de abril de 1997, hace exactamente un cuarto de siglo, la asociación cultural Ateneo y el grupo ecologista Guelaya. organizaron en el salón de actos de la Escuela de Magisterio de Melilla, un concierto musical en solidaridad con los inmigrantes que empezaban a afluir a nuestra ciudad, en el que participaron tanto grupos locales de música como de centroafricanos, procedentes de la Granja Agrícola.

La actividad se llevo a cabo un año después de la gran deportación de junio de 1996, tras los violentos incidentes producidos en el centro de la ciudad y en las dependencias de Cruz Roja, que fueron clausuradas. En 1997 el número habitual de inmigrantes centroafricanos en Melilla se había restablecido, tras quedar a cero tras la deportación del «haloperidol». Es normal que casi nadie se acuerde de estos acontecimientos, porque o bien no estaban, o no habían nacido aún. La creación de Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes le facilitó una vida digna y respetuosa con los Derechos Humanos, pero también les apartó de la ciudad . Ateneo y Guelaya rompieron el aislamiento producido tras los incidentes de 1996, con esta actividad musical solidaria, la primera en la reciente historia democrática de Melilla.

La década de 1990 del pasado siglo, fue llamada la década de la inmigración, porque por primera vez se asomaban al perímetro melillense, demandantes de asilo de países del entorno más lejano a nuestra ciudad (Togo, Costa de Marfil, Senegal, Liberia, Ghana, Mali, Nigeria y Camerún). Cualquier conflicto en cualquier parte de África tenía su inmediato eco en Melilla, ciudad en la que siempre encontraron solidaridad y mucho apoyo, en unos años en los que no existía ninguna infraestructura de acogida a inmigrantes. La creación del CETI se llevó a cabo en los años más inmediatos al siglo XXI. En esa década, cada convocatoria publica llevada a cabo por Ateneo, reunía a un mínimo de entre 300 y 500 personas, tanto en el edifico de Cruz Roja, como en la Plaza de España, lugar tradicional para la visibilización de colectivos de inmigrantes.

Concentración del 1 de julio en la Plaza de España

El pasado día 24, en las inmediaciones de Melilla, en el lado marroquí del Barrio Chino, se produjo la mayor tragedia fronteriza de nuestra historia, con el resultado de al menos 23 inmigrantes muertos, según las cifras facilitadas por el gobierno de Marruecos. Las responsabilidades por lo sucedido serán investigadas a un lado y otro de la valla fronteriza, tanto por comisiones internacionales como nacionales, en ambos países.

Ayer 1 de julio, se celebró en la céntrica plaza, un acto en solidaridad con los inmigrantes y en memoria de los fallecidos, y que acogió a unas 200 personas. Lo que en un principio se presentaba casi como un acto de ruptura con el Gobierno de coalición, al que se responsabilizaba casi directamente por lo sucedido, quedó como una concentración más templada y de homenaje. Asociaciones como las mencionadas, llevan más de 30 años abanderando el discurso de respeto a los Derechos Humanos, solidaridad con la inmigración y el derecho al Asilo y Refugio. Desde entonces, otros colectivos, asociaciones y partidos, han ido tomando el relevo en la defensa de estos ideales.

Han faltado todos estos días, discursos de los partidos políticos, tanto del gobierno como de la oposición, en defensa de la imagen de Melilla, etiquetada injustamente bajo el calificativo de masacre. Si hoy se teclea este sustantivo en un buscador, aparecerán al unísono, tanto nuestra ciudad como Ucrania. Ese es el inmenso daño producido.