Archivo de la etiqueta: fichas botánicas de Melilla

La mala sombra de los podadores


                       

Lo que queda de las imágenes de otoño

            Nada, no queda nada. Quien repase las fichas botánicas que elaboramos en otoño,  con las que disfrutamos visualmente, y se decida ahora a pasear por esas calles, no encontrará mas que árboles fantasmas, espectros arbóreos, podados por encima de todo límite y lógica. Dicen que una imagen vale más que mil palabras  y que algunas imágenes no precisan de comentarios. Ambas cosas son ciertas, aunque sea una leve variación de la misma idea. Desde que nos ocupamos de las cuestiones arbóreas, no salimos del asombro y de la incredulidad.

            Los árboles ornamentales de Melilla son una fuente de noticias, aparte de un maná específico para quien esté encargado de su “cuidado”  o como quiera llamarse  eso que hacen con ellos. He leído cientos de páginas sobre poda y cuidado de las especies arbóreas ornamentales y en ninguna se recomienda hacer lo que se ve en nuestra ciudad. Se poda y tala en cualquier época del año y momento, sin atender recomendación alguna, incluso aquellos árboles, como las acacias de Constantinopla, que no precisan de cuidados especiales.

                ¿Por qué se hace esto?, ¿por mala sombra?. Por mala no, porque no dejan ninguna, ni buena ni mala. ¿Por qué callan todos los que pudieran tener algo que decir en esta salvajada?. No he visto hacer esto en ninguna de las ciudades por las que he pasado. Nadie poda de modo constante a lo largo de todo el año.  La sombra que se elimina ahora, tardará años en recuperarse, y eso la de los árboles que sobrevivan.

                 Resulta curioso que las podas más salvajes se hayan llevado a cabo en las calles mostradas en El Alminar. Durante el día de hoy podaban los naranjos amargos de la calle Sor Alegría. Han liquidado todas nuestras fichas botánicas. Si alguien puede explicar esto, que lo hago.

Naranjas amargas


 

Fichas botánicas de Melilla I

Hemos aprendido muchas cosas desde la última entrada sobre podas. Entonces nos preguntábamos si esto que vemos en nuestra ciudad era podar, y hoy ya sabemos que no. Hay un tipo de poda para los árboles ornamentales, y lo que se hace en Melilla no cumple los requisitos. Simplemente se desmocha la copa con la motosierra, casi hasta el límite, o se  realiza un serrado alrededor de la misma para obtener una forma, ya sea redonda o cuadrada franquista.

El caso es que nos estamos fijando en los árboles y estamos aprendiendo a identificarlos. Ahora sabemos que tenemos casi toda la flora arbórea de Australia en nuestras calles, y no sabemos el motivo.  También nos hemos dado cuenta de que no hay tanta variedad como parece a simple vista. Tenemos muchos ejemplares pero son variedades (taxones) del mismo tipo arbóreo, siendo los más abundantes los ficus,  las palmeras, los laureles y los eucaliptos australianos. Eso sí, son escasos los árboles de hoja caduca, los que ofrecen las mejores imágenes otoñales. Hay poco pero algo se ha encontrado, hasta un parque olvidado.

El naranjo amargo

Su procedencia  se sitúa en el Asia tropical y llegó a Europa a través de las distintas expediciones de civilizaciones antiguas*.  Es el árbol ornamental del Tesorillo, del Monte de La Libertad, parte del Centro de la ciudad y del barrio de La Victoria, siendo su lugar más representativo el “patio de los naranjos” de la Escuela de Enseñanzas Artísticas.                                                                                                       Estos días nos hemos encontrado con las podas en las calles del General Moscardó y la del General Pintos. Como puede observarse, los árboles han sido pelados, en su hojas sanas, sin síntomas de enfermedad y con el fruto sin madurar. Eso sí, el aroma era intenso en las zonas de descopado.                                                                                  Tiene muchas utilidades, como en perfumería, pues el agua de azahar se extrae de sus flores. La mermelada de naranja amarga se obtiene de la pulpa de su fruto. De la corteza de la naranja amarga se obtienen algunos licores, y también algunos remedios para afecciones respiratorias y circulatorias, sí como algunas infusiones.

PD: La conclusión sería que de algunos frutos amargos, también se extraen cosas buenas e incluso algunos remedios.                                                                          Notas: (1) http://fichas.infojardin.com/arboles/citrus-aurantium-naranjo-amargo-agrio.htm . (2)* Paseos botánicos por la ciudad de Melilla, de Juan Antonio González y Carmen Enrique.