Archivo de la etiqueta: parque infantil

La torre herida por el rayo


 

     “La torre herida por el rayo” es el título de una novela  del genial dramaturgo y melillense Fernando Arrabal. La torre herida por el rayo es también el arcano XVI del Tarot. La torre herida por el rayo, o por el bárbaro, es el estado de esta torrecilla, en uno de los dos parque infantiles del Barrio de La Victoria, del que está debajo de los edificios de once plantas del barrio.

     El pináculo de la torre aparece fragmentado. El frío de las últimas noches ha podido acabar con la resistencia del cemento, fracturándolo. Podría también haber sido obra de los bárbaros, a los que últimamente se les atribuye todo, pero esta posibilidad parece desvanecerse, ante  la ausencia de losas rotas o cualquier otra evidencia de golpes.

     Esta construcción tiene un mínimo de 25 años, el pináculo no es macizo sino hueco y la oscilación térmica de las últimos días ha sido demasiado amplia, por lo que la resistencia de los materiales, ya de por sí muy antiguos, parece que ha finiquitado,  resquebrajándose de modo natural. La foto general es de septiembre y no parece que la torre estuviese rota en aquel momento.

     En el mes de septiembre del 2011, hice una entrada acerca del vetusto estado de este parque infantil, así como de los ya inadecuados materiales de las atracciones infantiles, que parecen antediluvianas. Advertir de algo en Melilla,o intentar anticiparse a los acontecimientos,  aunque sea con buena fe y solo con vocación de servicio público, es una actividad tan útil como la de contar los guijarros en una playa. Al final es el tiempo el que impone su inexorable ley.

        Nota: Los romanos eran gente muy supersticiosa, tanto,  que tenían Colegios Oficiales de augures y auspices, que interpretaban cualquier signo, ya fuese natural o no, con tal de anticiparse a cualquier hecho. Según todos los indicios, sobre todo los del Tarot, una torre quebrada no es una buena señal, aunque también es una señal para estar alerta ante próximos acontecimientos negativos y poder superarlos.

    PD: https://elalminardemelilla.com/2011/09/25/parque-infantil-arcaico/

Parque destartalado


         Parque infantil de los bloques Ciudad de Málaga

              El contraste entre las gastos realizados en comilonas, ágapes, en publicidad de cualquier cosa (en imprimir carteles y folletos sin casi utilidad y que deberían suprimirse, porque la era del papel ya ha pasado), y las inversiones en parques infantiles o en las zonas de recreo de los barrios es vertiginosa.

              Melilla es la ciudad de los niños y junto con Ceuta son las ciudades con mayor tasa de natalidad de España y pese a esta realidad que muestra el Instituto Nacional de Estadística (INE), resulta que la planificación de zonas para el esparcimiento y los juegos de los niños en los barrios, es inexistente. Todas las zonas de juego del Barrio de La Victoria y los bloques de Ciudad de Málaga, datan del gobierno municipal socialista de Gonzalo Hernández (1983-1991). Desde esa lejana y ya casi olvidada época no se ha renovado ningún área en este barrio y tampoco se han creado nuevas. Esta zona no sirve ni siquiera como área de descanso. No tiene sombra, como toda Melilla, y cuenta con un único banco.

          Todo sigue igual pero absolutamente envejecido y destartalado

Parque infantil arcáico


 

            Área infantil de Barrio de La Victoria

   Es el área de juegos infantiles más grande de Melilla, inaugurada en los tiempos de Gonzalo Hernandez hace unos 25 años. Ha recibido escasas renovaciones, los últimos balancines son de 1995. Los toboganes metálicos nos retraen al recuerdo de uno que existía en el Parque Lobera. El concepto de seguridad infantil ha cambiado mucho y hoy ya no hay metal en las zonas infantiles de juego. La vista de los columpios, los más abundantes de toda Melilla, proporciona una imagen antediluviana. El vetusto suelo de goma está muy endurecido y provoca grandes erosiones en los niños, cuando alguno se cae al suelo jugando.

          Sin embargo, la zona admite muchas posibilidades, porque es muy grande y atractiva y con la incorporación de las viviendas VPO de Lo Güeno y las viviendas de lujo colindante, la población infantil del Bº de La Victoria ha aumentado considerablemente. Un nuevo diseño  del espacio, una adecuación de los juegos infantiles y sobre todo, el aprovechamiento del viejo castillo del guardaparques, convertiría esta zona de juegos infantiles en una de las más codiciadas por los niños. También, podría ser una segunda plaza para los residentes en el Barrio, si se readaptase el castillo y aparte de los aseos, se instalase allí un ambigú o una pequeña cafetería.

       La inversión no sería grande y luciría mucho si se hace bién. Realzaría toda la zona y podría convertirse en un área emblemática de la ciudad, porque al estar elevada y aislada, no tiene el peligro ni el ruido del tráfico. Eso sí, instalen un poco de sombra y bancos más cómodos. Los actuales son parte nalgas.

Una zona infantil en colapso absoluto


                 Peligroso estado del travesaño del columpio

                   Han pasado sólo dos días desde que un ciudadano, desde un blog personal (La otra Melilla), lanzara la alerta.  El lunes, el propio “cuidador” del Parque Infantil llamaba a la Policía Local alarmado por el estado de una de lsa áreas de juego, que procedió a clausurarla. Ayer mismo, desde este blog, poníamos nombre a la causa que está devorando “el parque infantil”, la carcoma. Por la mañana, los Bomberos y los servicios de inspección de La Ciudad Autónoma, cerraban otra atracción, la tercera de las cinco existentes en el parque.

                      Sin embargo, se les pasaba por alto el gravísimo estado del travesaño del columpio, completamente carcomido y a un solo paso del resquebrajamiento, a un sólo paso de que cualquier niño o niña salga lanzado mientras se mece en los columpios.

                     Todo un ejemplo de un tipo de gestión, que los ciudadanos han decidido que continue cuatro años más. Una gestión virtual, basada solo en la propaganda, que no resiste ser sometida a la realidad de las cosas. Una Gestión, en la que son los propios ciudadanos los que tienen que alertar, del estado de las cosas, mientras un gobierno esclerotizado y sin capacidad de reacción, absolutamente desgastado, ni siquiera es capaz de tomar la única medida que debe, la única medida sensata: “Cerrar el área infantil del Parque Hernández”.

La carcoma devora un parque infantil


                         Zona infantil del Parque Hernández

              El  blog “La otra Melilla”, otra manera de dar a conocer la situación real de la ciudad, denunciaba este domingo, mediate fotografías, el lamentable estado de la zona infantil del Parque Hernández, recientemente remozado por la cantidad de 3,5 millones de euros. En principio, la fotos no decían nada más, ni aventuraban ninguna hipótesis, parecía una más obra de “los vándalos” o del mal uso de las instalaciones,  pero nada más lejos de la realidad.

      Es simplemente  mala gestión, despreocupación por las cosas una vez inauguradas. En la reciente remodelación del Parque Hernández, se esperaba que también se renovase la zona de juegos infantiles del Parque Hernández, una de las más antiguas de Melilla, pero los 3, 5 millones de euros pasaron por las inmediaciones sin detenerse en este área.

       La voz de alarma la dió “el vigilante del parque infantil”, que ante  el estado en que se encontró la zona de columpios, decidió avisar a la Policía Local que precintó la zona. Ya hay otra atracción cerrada desde hace tiempo y también afectada por la carcoma. Una rápida inspección por el resto de las atracciones infantiles, demuestra que todo está afectado por la carcoma y que además, ya ha sido objeto de una “chapuza”. Los troncos que sostienen muchas de las atracciones del Parque está ya practicamente segados en la base, y han sido rellenados con “una masillla”, que enmascara el problema, pero no lo soluciona ni lo repara.

           Todo está carcomido. Todo debe ser cerrado y revisado.