Archivo de la etiqueta: plaza héroes de españa

El mazacote y la bañera


                               ¿Bancos o fuentes luminosas?

         ¿Bancos o fuentes luminosas?. Esta es la pregunta que se hacen todos/as  los ciudadanos/as melillenses cuando pasan por la interminable obra de la plaza Héroes de España. ¿Se pretende ocultar el monumento franquista o enaltecerlo?. Si son bancos no se sentará nadie, porque en esa plaza los rayos solares caen de manera inmisericorde y no se barrunta que por allí se instale algo de sombra. Si son fuentes luminosas se convertirán en un mamotreto más y encharcarán la zona en los días de viento.

               Sea cual sea su función, son enormes pegotones de cemento. Un espacio diáfano y ganado al tráfico ha sido ocupado por barreras que dificultarán el tránsito. Está claro que lo que lo que se pretende es blindar el feo monumento fascista y sus “sigmas nazis” de las alas del águila. Nadie deambulará por allí. Quedará al margen del tránsito ciudadano.

                 En 1990, Gonzálo Hernández, el alcalde peor tratado por la historiagrafía de la ciudad, remodeló el paseo central del Parque Hernández e instaló una fuente en su intersección central. La prensa de la época le dedicó una campaña salvaje, y la calificó como una bañera. La renacida y crecida oposición popular, secundó una campaña que solo puede ser calificada como cerril, y prometió el derribo de la fuente en el momento que tomara el mando del gobierno municipal. Algo que efectivamente hicieron.

                  En esta ocasión, solo había que haber demolido el monumento. Crear una zona ajardinada,  con abundante sombra, y sobre todo diáfana. La sensación actual es de un espacio apelmazado. No se ha buscado un futuro de concordia, nombre que debería llevar la nueva plaza, sino que se ha dejado encendida la semilla del desacuerdo, al dejar ese monumento en pie, que es lo que pretendió Falange al crearlo, con su estética fea y agresiva . Les sigue dominando el rencor hacia los vencidos.

             Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/05/22/la-fuente-del-alcalde-gonzalo-hernandez/

La oportunidad perdida


           En Melilla todo existe hasta que se pregunta por ello. Es posible descargarse colecciones completas de periódicos y revistas de la Biblioteca Nacional, incluso de la homóloga de Francia, pero no es posible tener una copia digital de un determinado año del Telegrama del Rif. Se puede acceder a catálogos digitales con fotografías de cualquier parte del mundo, pero es imposible  acceder a catálogos fotográficos de la ciudad, que no sean los comunes que circulan por las redes sociales. Se da también la circunstancia de que los archivos personales, están más nutridos que los públicos y repletos de materiales inéditos. Se pueden obtener decenas de fotografías de excavaciones arqueológicas de cualquier lugar de España, pero ni una sola del “muerto” hallado en el 4º Recinto defensivo de Melilla, que se protege cual si fueran las fotografías de los extraterrestres estrellados en el desierto de Arizona.

                El resultado de una búsqueda individual y libre suele acercarse al cero absoluto, un concepto que existe en el plano teórico, pero que es imposible alcanzar de modo físico. En el cero absoluto, la energía del sistema es la más baja posible, y el movimiento nulo.

                    Cuento esto por una experiencia vivida recientemente, en la que me negaron la existencia de unas fotografías que ya tenía, y que me habían ofrecido como muestra hace dos años, al interesarme por ellas en el momento presente. La disponibilidad de los trabajadores que atienden es máxima, pero el resultado suele ser infructuoso, debido quizá a que existen “máximas no explicitas”, de no facilitar o reconocer la existencia de cierto tipo de materiales. Una de esas fotografías muestras el sector remodelado, en el tiempo actual, de la plaza Héroes de España, tal y como se encontraba en el pasado, década de 1930. Lo fotografía muestra un espacio diáfano, que no rompía la armonía de la avenida principal de Melilla con sus calles adyacentes, algo que sí hace el feo mamotreto franquista, que el Gobierno de la ciudad ha decidido mantener en su posición.

                       El monumento lleva rompiendo la línea estética de la avenida, desde 1941, en que fue inaugurado. Ahora se ha remodelado la plaza, pero manteniendo el desproporcionado adefesio  franquista. Para colmo, en vez de crear un espacio diáfano y armónico, se han añadido unos enormes bancos o futuras fuentes (existen dudas sobre qué función realizarán), que rompen el espacio arrebatado a los vehículos y crean una sensación de apelmazamiento, relacionado eso sí, con la brutal estética fascista del mamotreto, dicen que diseñado por Enrique Nieto.

                       Es una oportunidad más, perdida por la ciudad de Melilla para crear entornos agradables, armónicos y de futuro para los ciudadanos/as. Los gobernantes de la ciudad, siguen mirando hacia un pasado extinto y que representa a unos pocos, en vez de crear una imagen de futuro, con elementos comunes, y que represente a todos y todas. Otra fotografía, difundida en internet, muestra la desproporción del mamotreto, con respecto a la plaza remodelada, y que se adueña del espacio existente. No sabemos si será demasiado pedir, que también se busque un nuevo nombre para la plaza, aunque esto parece lejos de los alcances de mira que predominan en este tiempo presente.

La plaza sin monumento


 

  La remodelación no acabará con el monumento fascista

   Se ha escrito absolutamente todo del monumento al Alzamiento Nacional de la plaza Héroes (falangistas) de España. En un monumento fascista, tanto en su estética como en su concepción, cuyo diseño se atribuye, sin mostrar prueba alguna, al arquitecto Enrique Nieto. Es un monumento protegido desde la sombra y la oscuridad, por “la nomenclatura cultural” de la ciudad de Melilla. Nadie se atreve a dar la cara por este feo mazacote, sin embargo, la Comisión de Patrimonio de Melilla, que ha autorizado el derribo de edificios modernistas, incluso del propio Nieto, no se atreve a sepultar o incluso defiende, un monumento que afea por completo la estética de la avenida principal de la ciudad y de la calle del general O´Donnell. Sin el derribo de este monumento agresivo, erigido solo para eliminar la memoria del Café La Peña, arrendado al concejal republicano Julio Caro,  que fuera asesinado por falangistas en julio de 1936, no hay remodelación admisible, ni aceptable con la presencia de ese mamotreto. Es imposible desposeer de su carácter fascista a un monumento que lo es en su esencia.

       En días anteriores, Uno de Melilla, un colaborador habitual del Alminar y que además tiene dos importantes blogs (Fotografías de Melilla y La Otra Melilla), publicó en un foro fotográfico de la red social Facebook, un magnífico trabajo sobre cómo quedaría la remodelada plaza sin el referido monumento. En nuestra ciudad ya se ejerce la censura desde los niveles más bajos, y las fotografías y el propio hilo fueron suprimidos, pese a que contaban con muchos comentarios y una amplia aceptación.

        En el propio blog, única manera de expresarse libremente en nuestra ciudad, Uno de Melilla ha dado a conocer el trabajo fotográfico, que desde El Alminar comentamos y elogiamos como uno de los mejores que hemos visto. Así es como debería quedar la plaza remodelada.

      Nota:http://fotografiasdemelilla.blogspot.com.es/2016/04/la-plaza-heroes-de-espana-sin-el.html