La edificación de mezquitas en España


     En abril de 2010 un grupo de fanáticos simuló enterrar un cerdo un una barriada de Sevilla, San Jerónimo, en los terrenos en los que se iba a construir un mezquita. Tres años antes se había hecho algo parecido en “Los Bermejales”. En ambos casos no se construyó la mezquita. En julio de este año, el diario Gara informaba de que un grupo de vecinos de la localidad vizcaína de Basurto, se manifestaba en Bilbao para conseguir que la comunidad musulmana del lugar, edificara una mezquita.

              La receta, enterramiento de cerdos, para supuéstamente impedir la construcción de edificios religiosos musulmanes es ofrecida incluso en páginas web y en foros en los que se hace gala de la defensa de “la marca hispánica”. Olvidan, niegan y quizá también desconocen, que el mundo musulmán fue una de las señas de identidad de la península ibérica hasta el siglo XV. La frontera entre el mundo cristiano y el musulmán se estableció en el río Tajo en el siglo XI y en el Guadalquivir en el siglo XIII. Casi la mitad de Andalucía, Murcia y parte del antiguo Reino de Valencia, llevan bajo la cultura “cristiano occidental” tres siglos menos de los que estuvieron bajo el dominio de la “oriental musulmana”. Esto no es nada más que un dato, pero es un hecho que durante ocho siglos hubo un Islam hispano.

                Sorprende que años de promoción de la “multiculturalidad, del pluralismo, de la tolerancia, incluso en zonas que están fuera de toda duda como Cataluña, salten en pedazos en cuanto un grupo o comunidad musulmana instalada en la zona, o en la región, solicitan los permisos oportunos y pertinente para edificar un edificio de culto religioso islámico. Este es el caso de la localidad gerundense de Salt. Los exegetas del acuden de inmediato con toda una serie de razones con las que pretende dos cosas: “Justificar una decisión injustificable y alejar la sospecha de racismo o de miedo al Islam”, cuando por más que digan, se trata de ambas cosas.

            Para dar una mayor solidez argumental a la decisión de prohibir la edificación de mezquitas, comparable sólo, pero a la inversa, con las órdenes de demolición de las mismas, o de transformación en templos de culto cristiano, decretadas por el Cardenal Cisneros en 1510, se alude a que la solicitud podría estar avalada por determinados grupos radicales islámicos del movimiento sálafi, salfistas. No conozco el caso de que a ningún grupo rigorista y ultra católico, que los hay, se le deniegue la construcción de una capilla o parroquia, sólo por sospechar que forman parte del sector mas conservador de Iglesia Católica.

           Alí Mohamed Laarbi, en “hacia una representación democrática del Culto islámico en España”, detalla que “salvo en unas pocas capitales”, los musulmanes establecidos y afincados en España, rezan en garajes y en locales poco dignos e inadecuados para cumplir con su función de culto religioso”. La situación dista mucho de ser problemática o “cercana a la invasión o de reconquista musulmana”, como interesada y desvirtuadamente se pretende hacer ver en algunos sectores de opinión y medios de comunicación afines.

          PD: Imagen del gran alminar de la nueva mezquita de Farhana.

Anuncios

2 Respuestas a “La edificación de mezquitas en España

  1. Ya hablaremos,saludos

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s