Archivo de la etiqueta: alcalde mir berlanga

La placa falsificada


                      El franquismo tardío en Melilla

     El edificio nº1 de la calle Castillejos, junto a la Comandancia General de la ciudad, es la residencia de los jefes del Tercio Gran Capitán 1º de La Legión. Esto es un simple hecho administrativo sin mayor transcendencia. El que uno de esos jefes del Tercio fuese el Tte. Coronel Francisco Franco, es un hecho histórico simple, sin mayor relieve. Es uno más de los muchos jefes de La Legión. Solo el hecho de que se convirtiera en dictador, tras sublevar al Ejército de África, tal día como hoy, en 1936, hizo que se le enalteciera por encima de cualquier razón histórica, atribuyéndosele méritos muy por encima de sus hechos.

       El homenaje franquista a Franco es muy tardío en Melilla, declarada Adelantada en 1961, y concediéndose esta placa a su residencia en la ciudad en 1971. Lo más estrambótico de todo, es que se le erigiera una estatua ya muerto, en 1979, única en toda España, dedicada eso sí a su etapa de comandante. Parece que el retroceso hasta ese momento anula todo el mal que supuso su sublevación contra La República, y el baño de sangre al que sometió a España. Resulta ridículo deslindar esa parte del resto de su vida, o de sus 40 años de dictadura. Sería ridículo homenajear al cabo Adolf Hitler por sus acciones en la I Guerra Mundial, o al seminarista Iósif  Stalin, o al buen actor teatral que era Benito Mussolini.

     Si falsa era la placa instalada en 1972, porque afirmaba que allí “había residido su Excelencia el Jefe del Estado”, la actual es mentira, porque Melilla jamás le dedicó homenaje alguno por “las labores de socorro a Melilla en 1921”. Falsa era la primera placa que debió retirarse sin más, mentira y falaz es la segunda que jamás debió instalarse. Es una manera de burlar la Ley de memoria Histórica. Como curiosidad cabe destacar que la primera placa recordaba al Tte. Coronel y la 2ª al Comandante. No hay acuerdo histórico sobre a quién homenajear.

 

 

El autor de la estatua de Estopiñán


 

                         La historia de un autor

                La amputación del ” brazo armado” de la estatua de Pedro de Estopiñán en Melilla La Vieja, ha servido para poner de actualidad muchas cosas. Entre otras, y la más importante es la del nombre del autor de la efigie, el alcarreño Restituto Martín Gamo, artista nacido en Guadalajara en el pueblo de Condemios de Arriba en 1914. El importante dato fue rescatado por el historiador religioso melillense José Luis Blasco, que colabora en El Alminar bajo el nick de Imparcial. También aportó otro dato, el de la inauguración del monumento en su emplazamiento original (17-09-1970), junto a la antigua estación de autobuses, en la antigua calle del Mantelete.  La estatua lleva pues en la ciudad 42 años, de los cuales 12 han transcurrido en la situación de la plaza de Estopiñan, en la ciudad vieja. Indagando más en el nombre del autor, descubro otro dato semi olvidado, y es que la escultura  de Isabel La Católica de la plaza de Torres Quevedo, es también del mismo autor. También lleva en uno de sus brazos una espada. Es una coincidencia curiosa. Buscando otros datos del escultor alcarreño, aparecen más obras suyas en otras ciudades de España, tales como la réplica  de un busto de Pío Baroja en el casco viejo de San Sebatián, o una figura de San José en una interesante iglesia de Madrid.

                   Refranquistización tardía de Melilla

        Toda España soltaba lastre con respecto a Franco en el inicio de la década de 1970, salvo nuestra ciudad, en donde a lo largo de la década se producirá un anclaje más firme si cabe, con respecto al Generalísimo Franco.  El impulsor de esa refranquistización será el alcalde Mir Berlanga, creador del mito de la conquista de Melilla y de algunos otros más. Casi 5 siglos después del hecho, se colocará la primera efigie de Pedro de Estopiñán.  Simultáneamente se erige  una escultura dedicada a la reina Isabel La Catolica, transformada en un idealizado ángel flamígero y evangelizador, del mundo y de Melilla. Se dedica también una placa en 1972, en la calle Castillejos, que recuerda el paso de Franco, como Jefe de La Legión, en el inmueble, y se bautizará con el nombre de Melilla a un petrolero, acto al que acude Alcalde Mir Berlanga, y que tendrá a su excelencia La Señora (Carmen Polo), como madrina del acto. Fue una verdadera lástima que solo tres años después de este impulso franquista en nuestra ciudad, falleciera el objeto de culto,  Francisco Franco.

      El hostil acto de amputación de la estatua del conquistador real o supuesto de la ciudad, llevado a cabo por un grupo marroquí de intenciones anexionistas, ha sacado del olvido a un escultor, que en 1943 fue Premio Nacional de escultura.

        Notas: http://www.agustinosrecoletos.org/es/reportajes.php?carpeta=201003&reportaje=srita&id=10.

http://gentesdeguadalajara.blogspot.com.es/2011/08/restituto-martin-gamo.ht