Archivo de la etiqueta: bateria real

La muralla de caliza amarilla


         Tenemos localizados tres segmentos de la muralla de caliza amarilla (Florentina, parque Lobera y plaza de Armas), dos están enterrados y solo uno a la luz, el primero mencionado. Había otro segmento más, estaba en las laminadas escalinatas de acceso a la Batería Real, pero fue picado a conciencia y eliminado sin consideración y sin criterio científico alguno. Las fotos que realicé en diciembre de  2010, muestran claramente la diferente composición de la muralla, e incluso los restos de la argamasa original. Diferente composición significa diferente periodo de construcción.  Esto prueba realmente que el baluarte y el caballero de La Concepción se construyeron sobre la antigua alcazaba árabe, e incluso ésta sobre algún resto de construcción anterior.  Así que cuando se escribía: “se afirma sin pruebas que el baluarte de La Concepción se construyó sobre una edificación anterior de origen árabe…….”, se estaba haciendo esa afirmación más acorde con los deseos de un origen hispano inmaculado, que con la evolución histórica de la fortificación de Melilla.

         Había otro segmento mucho más grande de muralla de caliza amarilla, según me comentaron  los operarios que trabajaban en la reinterpretación  de Melilla La Vieja, pero la orden fue igualmente taxativa: “pasarla por la piqueta”. Las fotografías lo muestran claramente. Aquí había algo anterior, que no era hispano, y que quedó empotrado dentro de las fortificaciones que se construyeron a partir de  1525, cuando el Rey Carlos I ordenó el repliegue de los castellanos hacia el peñón rocoso, abandonando La Alafía o Plaza de Armas, por considerarse demasiado insegura.

                Las Crónicas de la conquista de Melilla, nunca publicadas en la ciudad y que no están en ningún archivo o biblioteca, hablan de que se trajeron: “gran cantidad de maestros para reedificar”, no para construir o hacer nuevo.

Falsificación monumental en Melilla, III


            Aquí había un aljibe, casi seguro de época española o incluso anterior. Aquí todavía hay un arco que soportaba la bóveda del antiguo aljibe. Aquí estaba la parte más elevada de la fortaleza musulmana de Melilla, de la que hablan “las fuentes árabes” y el melillense Juan Antonio de Estrada. Lo encontraron por casualidad y estuvieron excavando por la parte de arriba. Guiado por la mano del destino, una tarde me acerqué allí en los inicios de “la falsificación de la Batería Real” y los operarios me dejaron entrar. En aquellos momentos el blindaje del Área 51 todavía no era total. Había una fisura  y pude aprovecharla. Realicé las únicas fotografías del aljibe del que hasta ellos mismos desconocían su existencia.

       Nunca informaron de nada al respecto. No nos consideraron merecedores de alguna aclaración o de algún dato histórico. La verdad oficial no puede ponerse en duda. sucede en Melilla exactamente lo mismo que en Israel, en donde existe la llamada “arqueología bíblica”, que es una especialidad dedicada a demostrar que todo lo que dice la Biblia es cierto y sobre todo, a que nada pueda ponerla en cuestión. Osea, una modalidad científica, pero que parte de un planteamiento de falsedad histórica. Aquí existe lo mismo, pero “españolista”.  Nada puede poner en cuestión la fundación española de Melilla y que esto era una ciudad desocupada que nunca jamás fue conquistada.

        La teoría nos decía que los españoles ordenaron construir en 1570 los dos magníficos aljibes de la plaza del mismo nombre, porque no había en dónde almacenar agua y resulta que luego aparecieron otros, de los que no se sabe la procedencia. Este de la Batería Real era muy grande, a juzgar por los contrafuertes de la muralla. La toma de agua estaba más arriba, junto a la escalera de ladrillo rojo que también se cargaron. Veremos a ver que queda cuando nos digan que esta zona está completamente rehabilitada o “reinventada o reinterpretada”. Que cada uno escoja el término que le aparezca más apropiado. Será la batería Real, pero ésto, de real no tiene nada.

         Sabemos también que aquí había un antiguo cuartel y que el aljibe dejó de tener utilidad y que se convirtió en las escaleras de acceso a parte de las dependencias del cuartel.

            No se entiende que no informen de nada y que luego hagan esto con la muralla, cubriendo cualquier vestigio o material original con su preceptiva capita de cemento, de enfoscado. Nada resiste a la uniformidad “mixtificadora” del cemento. Todos los que deberían hablar, y están obligados a ello, callan.

      PD: La teoría del aljibe escondido:

http://www.elfarodigital.es/blogs/enrique-delgado/24174-el-aljibe-que-siempre-escondieron-i.html

http://www.elfarodigital.es/blogs/enrique-delgado/24312–teorema-del-aljibe-escondido-y-ii.html