Archivo de la etiqueta: Cámara de Comercio

El cierre de la Cámara de Comercio


                                          Sobre un final oscuro y silenciado

           La presidencia y la ejecutiva de la Cámara de Comercio de Melilla se gastó un millón de euros en la rehabilitación del edificio (la mitad fue aportada por la Delegación del Gobierno), pero en la hora de su desaparición, oscura y envuelta en la omertá informativa (solo El Faro ha informado de ella), se niegan a los tres trabajadores de la extinta Cámara, los derechos retributivos que les corresponde por Ley.

         Uno de las grandes problemas de este País, es su clase empresarial. Han dado lecciones de economía a todo el mundo (gobiernos, sindicatos, trabajadores, políticos, economistas), pero a la hora de la verdad, la de los hechos, se esfuerzan en no pagar a los trabajadores, y eso que la leyes laborales reformadas y podadas por el Partido Popular, ya dejaban los derechos laborales en sus mínimos históricos.

                 Lo que asombra en este oscuro asunto es que ningún partido político o Institución se haya pronunciado sobre este “silencioso” cierre. Ahora nos hemos enterado que los trabajadores de la Cámara llevaban desde 2015 sin percibir sus salarios o de que tampoco habían percibido las bonificaciones sociales concedidas por la Ciudad Autónoma. Asombra también que la presidente de la Cámara, afirmara hace no mucho que los excedentes o fondos de de reserva de las cuotas, se habían gastado en la rehabilitación del edificio.  La presidenta de la Cámara pasaba por ser un referente empresarial de la ciudad, e incluso nacional, por eso, resulta más asombroso aún que solo comunicara con “un sobre encima de la mesa”, el despido a los trabajadores, algunos de los cuales llevaban allí desde 1998, o que no ofreciera a los trabajadores el máximo de indemnización previsto por las ya exiguas leyes laborales. Parece que han fallado las formas, en aquellos que deberían ser el ejemplo, de un modo de actuar que luego exigen a la Administración Pública, a la que siempre acusan de despilfarro. Despilfarro es gastar casi un millón de euros en rehabilitar un edificio, cuando la Cámara de Comercio estaba en una situación tan crítica.

             Las Cámaras de Comercio son corporaciones de derecho público con personalidad jurídica propia. No parece que vayan a dejar de existir las del resto de las ciudades españolas, por lo que nos encontramos ante un caso quizá único y específico de Melilla. ¿Ha habido una mala gestión, había alternativas a este cierre precipitado y casi a escondidas?. Las preguntas son muchas, pero los partidos políticos deberían hablar y exigir explicaciones sobre lo ocurrido a su presidenta, quien sin embargo no dudó en responsabilizar de este cierre al gobierno de Rodríguez Zapatero, haciendo una afirmación de carácter partidista, impropia de quien representa a un organismo que debe mostrarse imparcial.

         ¿Ha sido el carácter voluntario del pago de cuotas la única causa del fin de la Cámara de Comercio de Melilla?. ¿Son incapaces los empresarios melillenses de pagar una cuota mensual de 50€, por mantener un organismo que les beneficiaba a todos?.¿Pueden algunos de sus representantes públicos, miembros de una asociación que se ofrece así misma como ejemplo de “bonhomía”, tener un ejemplo tan contrario a lo que predican, en el modo de despedir a sus trabajadores, que se han dedicado con lealtad y eficacia a la labor que se les exigió?. ¿Cuando se concedió la subvención para la rehabilitación ya estaba en una situación financiera crítica?.

           Mandar a trabajadores al paro, con 50 años de edad de media, es una de las situaciones más terribles y desoladoras posibles, porque  rectificar la vida laboral es muy difícil en ese tiempo. No nos creemos que no hubiera alternativas al cierre, que nadie conociese la situación, o que hubiese que hacerlo de esta manera. Las formas con las que se ha producido el cierre es inadmisible en un organismo de esta índole.

                   Lo peor, sin ningún género de dudas, es el silencio de partidos políticos, instituciones locales y gubernativas, y de quienes tienen la obligación de informar y dar a conocer estas cosas, salvo la excepción de El Faro de Melilla.

              Nota: (1) https://www.boe.es/boe/dias/2014/04/02/pdfs/BOE-A-2014-3520.pdf, (2)https://elalminardemelilla.com/2012/05/27/camara-de-comercio-de-melilla-rehabilitacion/

El Alminar desde el cielo


        Fotos desde el aire de zonas del casco histórico de Melilla 

       Las contínuas dificultades para fotografiar zonas cerradas, áreas restringidas, obras en las que no se permite el paso, o simplemente para fotografiar las cosas desde otra perspectiva, obliga a una búsqueda constante de nuevos modos de ver aquello que está frente a nosotros y que habitualmente pasa desapercibido.  Asaltar la realidad, mirar en donde otros ha mirado y ver lo que otros no han visto, o simplemente prestar atención a aquello a lo que nadie se la presta.

          Se corren riesgos, no suele gustar este tipo de actividad, y ya se sabe que cuanto más alto es el alminar, más se llama la atención del enemigo. Hace exactamente un año no éramos nada, solo un proyecto, una idea. Un blog más entre cientos de miles. Es mucho lo que nos amenaza, hay maniobras más oscuras de las que nadie imagina en contra de El Alminar. Aquí se escribe todo, con nombre y apellido y a la vista de todos, o del que quiera verlo. Por eso, hemos decidido no sacar nunca a la luz, a aquello que habita en la sombra y cuyo alimento es la oscuridad.

        Hoy colocaremos a la vista de todos, omnes gentes, una serie de fotografíss obtenidas desde el aire.  La vista  del tejado completamente demolido de la Cámara de Comercio, una fotografía de la escalera, único elemento que han decidido proteger en la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento de Melilla, y la vista total de la superficie en donde se va a construir el Centro Tecnológico, para que se aprecie la barbaridad que ha supuesto autorizar, en una zona histórica y arqueológica, un edificio de semejantes características. Una fotografía de la Casa Lafont sin tejado y cuyas pinturas no se sabe si fueron conservadas o no.

         El Alminar es un elemento arquitectónico  alto, pero sus cimientos están en el suelo. No perdemos de vista esa situación, y por es Alminar el nombre de este blog. Mientras sea más y mas poderoso lo que nos protege que lo que nos amenaza, sobreviviremos.  En cualquier caso, nada es eterno y El Alminar tendrá su fin, porque como dice un proverbio árabe: “Incluso el Sol se pone”.  

     Nota: El Alminar se está preparando para una interrupción prácticamente total de su actividad, desde el día 10 de junio, hasta el próximo 10 de julio. Dejamos tras de nosotros un mundo con 600 entradas y más de 3000 comentarios. Para que todo pueda seguir es necesario renovarse de modo constante, aunque a veces esos cambios resulten imperceptibles.

Cámara de Comercio, edificio protegido


       No puede entenderse cómo la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento de Melilla ha podido autorizar el destrozo del interior de la Cámara de Comercio y no se entiende tampoco el silencio, espeso como siempre, de la Consejería de Cultura de la Ciudad de Melilla. Sí se entiende la reforma del Reglamento que hizo la Consejería de Cultura en veramo de 201o, cuando expulsó de la misma al representante de La Delegación del Gobierno de Melilla y al Colegio de Arquitectos de La Ciudad.

      Un hecho insólito e inaudito del Gobierno Local que más veces modifica los reglamentos de funcionamiento. Todas las modificaciones que se han llevado y se llevan a cabo, no tienen otra finalidad que dificultar e impedir, hasta el límite legal, la labor de control y de vigilancia ( tanto del propio Gobierno, como las de las distintas áreas que lo componen), por parte de la oposición política.

       El edificio de la Cámara de Comercio, como prueban los documentos que nos han facilitado, está catalogado como Bién de Interés Cultural, con grado de proteccción integral, lo  que debería impedir su demolición interna, que es precisamente lo que han intentado llevar a cabo, o lo que ha autorizado la Comisión de Patrimonio del Ayuntamiento. Nadie está ofreciendo explicaciones, pese a existir ya una denuncia interpuesta por Julio Bassets, que fuera diputado y senador socialista por Melilla. La obra está paralizada en este momento, pues parece que la licencia de obras podría estra caducada.

             Como puede apreciarse en las fotografías realizadas, el grado de destrozo ya es intenso en la planta baja, desconociéndose cuál pueda ser el estado de la planta superior, la que ha estado sin techo y expuesta a los erosivos agentes ambientales.

        Nota: El interior del Cine Nacional también estaba protegido y aprobado que no se demoliese su interior, pese a lo cual se llevó a cabo. En un reciente informe, el Tribunal de Cuentas expresa sus dudas al afirmar que las obras realizadas excedieron el ámbito de la rehabilitación y pregunta sobre si hubo otras propuestas para el reformado, obligatorias cuando se supera un determinado volumen presupuestario.

La Cámara de Comercio de Melilla, sin techo


  

            Afectada por las obras del Kursaal

      No todo el mundo sabe estas cosas, entre otras cosas porque ni se han contando, ni se han querido contar, pero las obras millonarias de la refundación del Teatro Kursaal, afectaron a todos los inmuebles colindantes. El aumento del volumen del edificio en altura, el aumento de la presión de las cargas de los muros sobre las edificaciones vecinas, provocaron grietas y resquebrajamientos en todas esas casas, habitadas por melillenses de renombre. El único de todos los afectados que dio a conocer los hechos fue el senador socialista Julio Bassets, quien además interpuso denuncias contra las obras del Kursaal y presentó las oportunas reclamaciones por los daños en su vivienda. La Consejería de Fomento deberá hacerse cargo de esos daños y deberá vigilar los inmuebles durante los próximos diez años, por si vuelven a reproducirse las grietas.

        La más afectada por las obras del Teatro Kursaal ha sido la Cámara de Comercio, cuya pared hace medianería con la escena del Teatro y es la que soporta una carga mayor. Quedó completamente afectada por el aumento del volumen del nuevo edificio y el techo se resquebrajó y hubo que tirarlo abajo. Es por la parte trasera en donde más se aprecia el aumento de la envergadura del Kursaal, que se ha elevado casi 5 metros sobre su altura anterior. Ahora hay que rehabilitar por completo, prácticamente rehacer toda la Cámara de Comercio, con cargo a la Consejería de Fomento, lo que incrementará, todavía más, el enorme dispendio que ha supuesto “la faraónica obra del Kursaal”, con un coste equivalente al de la Nueva Estación Marítima o a la mitad de la inversión que supondrá el Nuevo y moderno Hospital Universitario de Melilla.

          La Cámara de Comercio de Melilla lleva desplazada de su lugar natural casi dos años, casi desde que se iniciaron las obras del Teatro Kursaal Nacional de todos los Santos y de Fernando Arrabal, y ahora ya sí se puede entonar aquel poema que dice:
¡ Es mi Cámara de Comercio mas solariega que todas, pues por no tener tejado le da el Sol  a todas horas !, con permiso de Quevedo.

         PD: https://elalminardemelilla.com/2011/06/09/%c2%bf-hacia-donde-va-el-gasto-del-kursaal-nacional/