La iglesia de San Silvestro in capite


             La reliquia del cráneo de Juan el Bautista

           Se sabe que Los Templarios llegaron a Tierra Santa en busca de algo, y que veneraban una misteriosa cabeza que se pensaba era la de San Juan Bautista. También que los Hospitalarios de San Juan de Jerusalén lo escogieron como patrón. El culto al Bautista, pese a lo poco que se sabe de él, es después del de Jesucristo, uno de los más populares y extendidos. Sus reliquias, a las que se consideran como portadoras de capacidades milagrosas y protectoras, son las más buscadas y deseadas por toda la cristiandad. No resulta pues extraño que las iglesias ofrezcan como título de distinción el contar con alguna de sus reliquias.

           La catedral de Amiens en Francia, la iglesia de San Silvestro in capite en Roma y la mezquita de los Omeyas en Damasco, afirman poseer el cráneo del Bautista, un personaje igualmente santo en ambas religiones. ¿Es posible que existan tres cráneos auténticos del Bautista?. Está claro que no, pero el cráneo humano está compuesto de ocho huesos, por lo que es técnicamente posible que todas las reliquias sean auténticas.

                              San Silvestro in cápite de Roma

         En los orígenes del cristianismo, las comunidades se constituían primero como grupo de personas y luego se erigía el edificio. El vocablo ekklesia es de origen griego y significa asamblea o comunidad, pero como el significado de una palabra es su uso en el lenguaje, hoy en día, lo que se conoce como iglesias son los propios edificios, aunque  carezcan de comunidades establecidas en ella. Ha habido pues, una patrimonialización del concepto por parte de la Institución.

          En el frontal de la iglesia de San Silvestro in capite de Roma se puede leer una estela que dedica el edificio a los Papas Sthefani (Esteban 254-257)) y Silvestri (Silvestre 314-335), bajo cuyo pontificado se celebró el Concilio de Nicea, que proclamó el Credo de la Fe católica. La reliquia del Bautista parece proceder, como casi todas las más importantes de la cristiandad, de la Iglesia de Constantinopla. El inicio del culto y la recopilación de reliquias se inicia en la parte oriental del Imperio, que acabó siendo conocido como Imperio Bizantino.

           La cuarta cruzada organizada por la Iglesia de Roma, fue realizada contra Constantinopla en el año 1204, y concluyó con la devastación y el saqueo de Bizancio. La mayor parte de sus reliquias, como el “Mandilion” o rostro de Jesucristo pintado por el evangelista Lucas, desapareció en aquella injustificable orgía de destrucción. Las reliquias que se salvaron, poblaron y llenaron las iglesias cristianas occidentales. El origen de la presencia del cráneo del Bautista en San Silvestre de Roma, debe estar en este hecho. En la iglesia de San Silvestre, la tela con el rostro de Cristo, se llama “il santo volto”, y pretende ser una réplica aproximada del original perdido.

                                      Historia de la iglesia de San Silvestre

              La primera iglesia de San Silvestre estaba ya construida en los inicios del siglo IX. La segunda parece arrancar en la parte final del siglo XI y la tercera y definitiva data de finales del siglo XVI. El Libro de los Pontífices y la tradición, atribuyen al Papa Pablo I su fundación (757-767). No hay que olvidar que Roma fue saqueada y arrasada por los ostrogodos de Alarico en 410, y destruida de modo definitivo por los hérulos de Odoacro en 476, que puso fin al ya nominal Imperio Romano de Occidente. Las iglesias, como edificios, eran destruidas, vueltas a construir, sufrían derrumbes y debían ser de nuevo edificadas. Afortunadamente, las reliquias de los principales santos y santas del cristianismo se mantuvieron a salvo en Bizancio hasta el año 1204, y hasta la conquista definitiva de la ciudad por los turcos en 1453. Sin Bizancio o Constantinopla, la historia de Europa hubiese sido completamente diferente.

                                               Juan el Bautista

            Juan el Bautista es un personaje excepcional. Es el precursor y el profeta que anunció la llegada del Mesías. Lo dirá su primo, Cristo: “En verdad os digo, que entre los nacidos de mujer, ninguna hay más grande que Juan”. Solo uno de los evangelistas relata que tras conocer la noticia de su muerte, se retiró durante unos días a un lugar apartado.

             La reliquia custodia en San Silvestre de Roma no es un fragmento craneal, propiamente dicho, sino diversos fragmentos óseos,  unidos con cera y lino. Los análisis a los que fueron sometidos los restos, los situaron en fechas anteriores al siglo VIII.  El sobrenombre de  in capite,  de la Iglesia de San Silvestre y San Esteban, se debe a la presencia en reliquia del cráneo del  Papa San Silvestre I.

             A lo largo de los siglos, los mejores artistas (escultores, pintores, orfebres, ebanistas), trabajaron en Roma para La Iglesia, cuando ésta estableció allí, de modo definitivo, la Sede Papal. Esto hace que las iglesias romanas sean sublimes y de una riqueza artística incomparable. Las pinturas de las bóvedas, de las capillas, las hacen parecer como “capillas sixtinas”, pero de barrio. Los ornamentos, las esculturas, los cuadros, las convierten en pequeños reinos de los cielos. San Silvestre in capite es una de las iglesias más hermosas que haya visto nunca.

             El patio de entrada es un pequeño museo de lápidas , de esculturas, de frisos y de restos históricos de todo tipo, que muestran su evolución a lo largo de la historia. Otra de sus curiosidades, es que la iglesia pertenece a la archidiócesis de Dublin. Es muy común en Roma, que las iglesias pertenezcan a diócesis de distintos lugares de Europa.

    Nota:  La Chiesa di San Silvestro in capite a Roma. Eileen kane

Anuncios

6 Respuestas a “La iglesia de San Silvestro in capite

  1. Solo así es posible superar una entrada como la que la precede.

  2. Encender velas y estar frente a la presencia de una reliquia del Bautista, era uno de los objetivos de la ya realizada peregrinación a Roma. Su poder protectores inmenso. El Alminar queda ya bajo su amparo.

  3. Gracias por compartir una visita como esta.

  4. Sí, Juan. Gracias a esta entrada hemos visitado todos un poco la iglesia y sentido algo de su magia y misterio.

  5. Magnifica ciudad. Y sobre el cráneo de San Juan Bautista hay una anécdota muy curiosa. En una iglesia de Fromista, se exhibe uno, pero ojo, no es un cráneo cualquiera de San Juan Bautista, no. !!! Es el cráneo de San Juan Bautista CUANDO TENÍA 17 AÑOS!!! Toma del frasco. San Juan Bautista mudaba de cráneo todos los años. Todo esto dicho con todo mi respeto. No en vano mi Patrón es San Juan Nepomuceno.

  6. Si vuelvo… otro lugar por visitar….

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s