Archivo diario: 22 diciembre, 2015

El sol de invierno


          Estamos en el primer día del invierno, en el hemisferio norte. El Sol ha entrado en Capricornio a las 5h y 48´de la mañana. La luz solar ha detenido su periodo de reducción, y a partir de ahora, minuto a minuto, los días se irán ampliando. Hay luz, pero es un sol frío. Queda claro que solo es nuestra posición frente al acontecimiento la que marca que las cosas sean distintas para unos que para otros. El mismo Sol, achicharra la zona ecuatorial de modo constante a lo largo de todo el año, mientras que en el Sur da comienzo el verano austral. Todos/as estamos bajo el mismo sol, pero no en las mismas circunstancias. Nos espero mucho por ver, y quizá tengamos ocasión de escribirlo.

           Los cultos solares tuvieron gran arraigo en las culturas antiguas, aunque  su cenit se alcanzó en Egipto con el Akhenatón, el faraón maldito, que impuso el monoteísmo en Egipto en 1300 aC. El culto solar volvería a entrar con fuerza procedente de Persia, bajo el nombre de Mitra, y se extendió por todo el imperio romano, convirtiéndose en la religión casi oficial de las legiones imperiales.

         El incipiente cristianismo, tardó más de un siglo en adquirir cierta notoriedad pública. Durante al menos otros dos siglos, hasta el edicto de Cosntantino, convivió con el culto a Mitra, muy extendido y popular. La festividad del Sol invicto se celebra el 25 de diciembre, día en el cual ya predominaba de modo claro la extensión del la luz diurna. Es imposible afirmar que Jesucristo naciera ese día. Los conocidos como Padres de La Iglesia no lo afirma ninguno, ni en ningún modo, apenas, los más arriesgados, se atreven a establecer un pequeño lapso de tiempo. Es de suponer que se aceptó esa fecha como una asimilación de los cultos que sirvieron de cimentación a la religión cristiana. Lo novedoso del cristianismo es la idea de la resurreción, conmemorada cada semana santa, algo enteramente original, que la diferencia de todo lo demás. Como muy bien apreciara el apóstol Pablo: “sin la resurrección, nuestra fe no tendría valor”.  Cualquier religión, se asienta sobre lo anterior. Ninguna surge de la nada.

         Todo son paradojas. Cuando se inicia el invierno, empieza a predominar la luz. El sol alumbra pero apenas calienta. Los días empiezan a ser más largos, pero fríos y helados. Puede parecer otra cosa, pero el invierno acaba estacional acaba de empezar.

                      Comienza el ciclo anual de la renovación, del nacimiento y de la muerte. Todo es cíclico. Volveremos a pasar más veces por esto, hasta el instante final, mas allá del cual nada se sabe. El Sol sale cada día, pero también se pone, e incluso muchas veces, como hoy, también le cuesta abrirse paso.

Anuncios

Feliz Navidad de 2015


              Paz y Bien a los hombres y mujeres de buena voluntad

     Siempre me ha gustado esta frase dicha en Navidad, porque va dirigida exclusivamente a las personas de “buena voluntad”, y no a otras. Por buena voluntad entendemos la de aquellos/as que se preocupan por el bienestar colectivo, y no solo el de sus propios intereses. Hay mucha gente con buenas intenciones, pero cuyas buenas acciones empiezan y acaban en su propio círculo, en lo que suelen denominar como “los míos”. Ese tipo de buena voluntad no es a la que se refiere la frase.

       Preocuparse y ocuparse del círculo íntimo es una obligación, una ley natural, algo que hace hasta la más humilde de “las bestias”, por tanto eso no es algo digno de alabanza. La buena voluntad es la de aquel o aquella que la extiende hacia todo lo que le rodea, en la medida de sus capacidades. El buen pastor/a, no es solo el que se ocupa de su rebaño, sino también de aquellas ovejas que no son de su aprisco. Nada humano no es ajeno.

       Nos encontramos y caminamos hacia un mundo que tiende a agruparse en círculos cada vez más cerrados y estrechos, desde los que se ven como hostiles a todos los que no están en el propio grupo, que son diferente. Este  es para mí el éxito de facebook, con sus grupos cerrados, con su sistema identitario. Es una extraña sensación de agrupamiento y de entorno seguro, cuando en realidad es todo lo contrario. Las personas están abandonado los blogs, en donde uno domina su propio espacio, por irse a un mundo, en el que no se es dueño de nada.

       Todavía tenemos esperanza, porque vemos a personas dedicando tiempo, esfuerzo, e incluso dinero para ayudar a personas ajenas a su mundo, a su entorno y a sus grupos.Hemos escrito de muchas cosas y hay muchas más que seguirán esperando a que lo hagamos. Quedará aquello de lo que demos testimonio. En Navidad parece que todo se paraliza, pero en realidad todo sigue y permanece en el mismo lugar.

             Acabamos el año 5 del Alminar con dos imágenes, una de un Belén que visitamos siempre, el del Centro Asistencial, y otro que aparece por primera vez, el de la parroquia de San Agustín. Para todas aquellas mujeres y hombres de buena voluntad, pedimos que la estrella de Los Magos les sigue sirviendo de guía.