Las Minas del Rif


              Si una política de exportación monopolística tiene que ser llevada a extremos de expansión violenta, es necesario imponerse a todos los estratos de la población, al menos hasta el punto en que están preparados  a sostener la guerra, pero los intereses reales del monopolio de exportación como tal, se limitan a los empresarios y a su aliado la alta finanza. J. A, Schumpeter

                      Guerra impopulares, beneficios particulares

   Un vizcaíno, Pablo Díaz Morlán, doctor en Historia por la Universidad del País Vasco, desnuda en apenas 200 páginas, toda la pretensión romántica, altruista o benéfica de la acción española en el Protectorado de Marruecos, según la visión del historicismo melillense. Se trata del libro “Empresarios, militares y políticos”, publicado por Marcial Pons Historia. Los intereses empresariales empujaron la acción militar y política de España en el Rif, en un entramado de intereses que en ocasiones se entrecruzaron, justificándose mútuamente, pero siempre bajo la visión reflejada en la tremenda cita, que abre el capítulo que da título al cuerpo de esta entrada.

      El Gobierno de España puso el dinero y mucho (5600 millones de pesetas, entre 1909 y 1931, el pueblo español los muertos (21.000), llenando las tierras del norte de Marruecos de héroes a la fuerza, y solo un puñado de empresarios, entre los que destacaban Romanones, Güel y  Zubiría, que jamás pisaron el territorio normarroquí, recogieron los beneficios mil millonarios, casi de modo íntegro (2100 millones de pesetas en seis décadas de existencia). Este es el tipo de libros y de historia que jamás serán presentados en Melilla.

     Las Guerras de Marruecos alteraron toda la política española del siglo XX, hasta el punto de provocar la Semana Trágica de Barcelona (1909), o dar origen y justificación  a la Dictadura de Primo de Rivera en 1923, para evitar las responsabilidades militares tras la hecatombe de Annual.

      El historiador bilbaino muestra su extrañeza por el hecho de que pese a la importancia de la Compañía Española de Minas del Rif (CEMR), solo un historiador y un único libro, se hayan ocupado de esta compañía minera, que condicionó, auspició y empujó casi toda la política española de penetración militar en el norte de Marruecos. Se refiere a Vicente Moga y a su libro Un siglo de historia de las minas del Rif.

     La interpretación y análisis marxista de la historia es irrebatible: La transformación de los medios de producción  y de cambio, el desarrollo de la sociedad y la lucha de clases, es la fuerza propulsora de todos los acontecimientos históricos importantes.  A esta visión se le pueden añadir toda las variables que se quiera, pero nunca alterarán el concepto básico.

     La necesidad de la explotación minera del Rif, la lucha entre los diversos intereses económicos, creó la necesidad política de la acción colonial, y luego la posterior justificación ideológica, cultural y doctrinal.

      La CEMR creó dos ciudades, San Juan de Las Minas y Uixan, y estructuró el paisaje melillense, condicionándolo a la necesidad de la exportación del mineral. Las vías de tren, el cargadero del mineral o los puentes, son todavía cicatrices visibles de aquella política económica. Todo el espacio existente se adoptó a la necesidad de sacar del Rif el millón de toneladas anuales de mineral de hierro. La CEMR era una compañía que lo controlaba absolutamente todo, y a la que únicamente hicieron frente  los franciscanos en la primera época, y luego los sindicatos en la etapa Republicana. Las condiciones de trabajo eran cuasi esclavistas, provocando muchos y duros  conflictos.

         Siguiendo el modelo económico de explotación económica colonial que el autor cita, como Rio Tinto en Huelva o La Arboleda en Vizcaya, la explotación del yacimiento no redundó en beneficios económicos y desarrollos sociales a para la zona, pues los beneficios y dividendos iban íntegros a manos de los accionistas y propietarios de la CEMR. También es el caso de Rodalquilar en Almería, muy bien retratado por Juan Goytisolo en Campos de Nijar. Desaparecida la explotación minera, la miseria seguía siendo la dueña de la zona.

         La pretendida magia y la visión romántica del Protectorado español en Marruecos, queda destruida como un cristal tras una pedrada, en un análisis corto, pero fulminante.

Anuncios

13 Respuestas a “Las Minas del Rif

  1. Es preceptivo añadir que durante la Segunda Guerra Mundial la mayor parte del hierro que se extraía del protectorado iba con destino a la Alemania nazi.

    • Desde varios meses antes del 1 de septiembre de 1939, a Alemania no se envió ni un solo gramo de hierro de las minas del Rif. Toda la producción exportada lo fue a Inglaterra. Durante la Segunda Guerra Mundial, todo el mineral fue a Inglaterra, ya que con su dominio de los mares impedía la llegada de barcos a Alemania.

  2. Es preceptivo y necesario. Se ha escrito mucho sobre cómo pagó La Republica la ayuda militar de la Unión Soviética, pero muy poco de cómo pagó Franco la ayuda de “los nazis”.

  3. Carlos Esquembri

    http://melillaizquierda.blogspot.com.es/2013/05/trabajo-y-vida-de-los-mineros-de-las.html
    La situación laboral de los mineros ya fue denunciada en 1931 por Aurora Gutiérrez Blanchard, la primera directora de la escuela de Magisterio de Melilla.

  4. Oda a Aurelia y a los mineros del Rif

    Aurelia Gutiérrez Blanchard excelente
    profesora de Pedagogía y Directora
    de la Normal de Melilla fue trasladada
    a la ciudad del Pisuerga (Valladolid)
    y hacia allí se dirigió con buen talante.

    Donde fue detenida y ejecutada el 30
    de julio de 1936 por los franquistas
    y sus crueles compañeros de viaje
    Se repetía una vez más la vil y trágica
    historia del “Viva la Muerte y Abajo
    la Cultura” maestros, poetas y…….

    Emocionado por la lectura del artículo
    humanista y acusador, sobre la vida
    y condiciones de trabajo de los mineros
    realizado por Aurelia siento la llamada
    de mi amado Sur ,recurro a mi admirado
    José Monge “El Camarón” y a la guitarra
    Tomatito en unas mineras y no puedo
    evitar las lágrimas en mis sufridos ojos.

    La jornada de trabajo era de 06:30
    a las 17:30 con una hora para comer
    12:00 a 13:00 los mineros de Melilla
    debían levantarse a las 04:00 para
    tomar la camioneta que les llevaría
    al tajo y el precio 1,25 o 1,50 ptas
    según a que mina se trasladasen.

    Un jornal de 5,50 si completaban las
    vagonetas establecidas de material
    en caso contrario perdían una parte
    del salario y las horas siempre eran
    las mismas los mineros rifeños entre
    4 y 4,50 y los niños que realizaban
    varios trabajos recibían mucho menos.

    Parte de la paga la cobraban en vales
    para intercambiar por productos del
    economato que eran mucho más caros
    que en las tiendas de Melilla y en caso
    de apuros económicos podían prestarles
    dinero que luego descontaban del salario.
    En Setolazar no había ningún anticipo
    salvo decisión del ingeniero de la mina.

    Murió el padre de un compañero y tuvieron
    que hacer una colecta para pagar el sepelio
    En aquel mundo falto de humanidad e injusto
    solo había deberes, los derechos no existían.
    La llegada de obreros de diversos lugares
    cambió los rituales sociales en la tierra rifeña
    y el mestizaje producido fue enriquecedor.

    Las llamadas casas una suerte de corralas
    denominadas “chivani” viejo en Chelja eran
    pequeñas de dos habitaciones y techo bajos
    cubiertos de maderas donde anidaban multitud
    de insectos solo había una ventana por lo que
    la ventilación y la luz eran muy escasas.

    Carecían de agua corriente y tenían que compartir
    cada tres viviendas cocinas y servicios que a veces
    se atascaban, así vivían los mineros y sus familias.
    Explotados sin piedad por banqueros y burgueses
    de Madrid, Pais Vasco, Cataluña y ojo con reclamar
    podía significar perder el empleo y estar entre rejas.

    Esta es una humilde Oda dedicada a los mineros
    del Rif y a una gran mujer, intelectual y solidaria
    Aurelia, asesinada por defender la justicia social.

    • Para NADORENSE. Mucho me ha gustado el relato sobre Aurelia Gutiérrez Blanchard y sobre la condiciones de trabajo en la Minas.
      Una observación: lo que has escrito NO es ninguna Oda, es lo que decía mi profesor de Literatura, “prosa encajonada”. Lo que has hecho ha sido cortar en trozos un relato que es prosa, pretendiendo que dichos trozos sean versos. Cuidado con las pretensiones.

  5. Carlos Esquembri

    http://melillamarinera.blogspot.com.es/2014/07/el-arrate-mendi-y-el-trafico-de-hierro.html
    El tráfico de hierro hacia la Alemania nazi se produjo durante la Guerra Civil.

    • ¿Tienes la estadística de cuantos barcos ingleses, o con destino Inglaterra hubo en esos años? ¿Porqué cayó tanto la llegada de buques alemanes en 1939?….. Es a lo que me refería, que desde antes de la IIGM no se envió ni un gramo a Alemania.

  6. Se pasaban por las fronteras terrestres o saldría desde otros puertos. A partir de 1939, los que no podían comerciar eran los Aliados, porque los submarinos alemanes se dedicaban a hundir un carguero detrás de otro. Los únicos que no tenía problemas para recibir suministros era la Alemania nazi.

  7. tristesa mucha tristesa me da lo que estoy i leyendo, sobre la tierra que me vio nacer y donde mi padre rego con su sangre, pobre de mi españa que tanto amo

  8. La Cabalgata de Setolazar

    Las niñas/os de Setolazar
    no tenían derecho a soñar
    con los Reyes de Oriente
    y muchísimo menos verlos
    llegar a lomos de camellos
    majestuosos o de corceles
    blancos,alazanes y negros.

    Lo habían decidido los jefes
    “mandamases” de la mina
    los que cada día,semana
    mes y año explotaban a sus
    padres los que se dejaban
    la piel trabajando en el duro
    tajo y sin derechos laborales

    Los mineros y sus familias
    vivían en casas precarias
    con carencias importantes
    en el capitulo de la higiene
    Dónde estaba la humanidad
    de los de misa de doce que
    vivían como reyes mientras
    los progenitores de los niños
    trabajaban como esclavos
    por un miserable salario.

    Y a pocos kilómetros Nador
    donde los pequeños gozaban
    de una noche mágica de luces
    de colores y alegría contagiosa.
    La luna llena se puso guapa
    para todos y pudo comprobar
    como las calles de Setolazar
    estaban desiertas y sin vida.

    En la localidad minera no hubo
    CABALGATA aquella triste noche
    mayores y pequeños lo sintieron.
    Como consuelo les quedó escribir
    una carta dirigida a la dirección
    pidiendo dos juguetes de una lista.

    Utilizaron el Casino para bailes
    para la entrega de los regalos
    Empezaron a vocear los nombres
    los niños presurosos los recogían.
    si pedían una pelotita de goma
    apenas duraba una jornada
    José un buen niño y muy aplicado
    pidió un tambor porque le hacia
    ilusión y recibió un tamborcillo
    de hojalata y encima debían estar
    agradecidos a la buena empresa.

    Para los retoños de los poderosos
    en la cercana Melilla había de todo
    cabalgata, bengalas ,caramelos
    en los zapatos y juguetes vistosos
    Y pudieron disfrutar de una velada
    acompañados de sus buenos padres.

    Hace mucho de lo sucedido en Setolazar
    pero esta noche me siento setolacero.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s