Archivo de la etiqueta: comercio en melilla

Cuando Eroski cambió nuestras vidas


El Parque Murias y el fin del paelocomercio

Corría el 30 de noviembre de 2017 y el Parque comercial Murias abrió sus puertas en la ciudad, entre grandes expectativas de consumo y de empleos. Esto es lo que escribimos hace 3 años: “Con su apertura el pasado 30 de noviembre de 2017 se ha subsanado una anomalía económica de Melilla, la inexistencia de centros comerciales o de grandes superficies. Dicen que hay “un tiempo para cada cosa y una cosa para cada tiempo”. No hacerlas cuando corresponden es un error, y hacerlas a destiempo subsana en parte el error cometido, pero no corrige los efectos perniciosos del retraso”.

En 1996 la Confederación de Empresarios de Melilla y la Asociación de Comerciantes de la Ciudad se opusieron de manera anacrónica, a dar los pasos para iniciar los trámites para instalar una Centro Comercial en la ciudad. Loockout empresarial o cierre patronal, desmanes de todo tipo, e incluso el boicot a la feria de 1997, con apoyo de sindicatos y partidos políticos, hicieron desistir al gobierno de la época de equiparar a la ciudad con el resto del Estado.

Años después, la propia Confederación de Empresarios de Melilla quebró, le fue embargada su sede, la tradicional Cámara de Comercio, y abandonó su actividad tras dos años de impagos de salarios a sus trabajadores. Los restos de aquella directiva empresarial, han retrasado todo lo posible la renovación en la directiva de los empresarios melillenses. Ni se entendió la lección de entonces, ni tampoco la de ahora. El camino fácil fue el del comercio mayorista, las importaciones a mansalva, los pingües beneficios, el contrabando y la destrucción económica de la ciudad.

Cuando se produjeron las manifestaciones de comerciantes y empresarios de 2018, ya era tarde. La cosas solo podían empeorar y lo han hecho, de modo probablemente definitivo, porque el comercio transfronterizo no volverá. Sin embargo, después de 20 años de paleocomercio, solo aliviado por la instalación de las franquicias en el centro de la ciudad, se autorizó la apertura de un nuevo gran supermercado, que se unió a todos los ya existentes, y que alteró la frágil estructura comercial de la ciudad.

Los modos del gobierno de Ignacio Velázquez no eran admisibles, pero probablemente la instalación de aquella gran superficie, impulsada por el grupo Eroski, hubiese forzado la renovación del comercio en Melilla. Al final el remedio y la enfermedad estuvieron a la misma altura.

Cierre de frontera y colapso comercial

El descenso de descarga de mercancías en nuestro puerto ya era una realidad en 2018. El intento de convertir la Estación Marítima más cara del mundo en un centro comercial bis, ha resultado un fiasco. La ampliación del Puerto una quimera y un engaño.

El Parque Comercial Murias, en unas previsiones quizá algo elevadas, contaba con una clientela potencial de 400.000 personas. El estrangulamiento fronterizo provocado por el monopolio del comercio atípico, impedía la entrada y salida normal de los ciudadanos de ambos lados de la frontera (españoles y marroquíes). Las autoridades extintas no hicieron ninguna previsión de futuro, y el cierre de las aduanas comerciales, previas al cierre total pandémico, han hecho el resto.

La gran superficie de Eroski, la que cambió nuestras vidas, lleva desabastecida todo el mes de agosto, entre la angustia e incertidumbre de los trabajadores, atrapados entres los Ertes y los EREs. Se habla de Carrefour, pero en esta situación social y económica de desconocida duración, nada puede aventurarse.

La legión de las furgonetas


 

              Al ser preguntado por su nombre, el espíritu del endemoniado de Gerasa respondió de esta manera: “Mi nombre es legión, porque somos muchos”. Al igual que lo ocurrido en Gerasa, las camionetas y furgonetas dedicadas al “tránsito de mercancías” hacia Marruecos, son muchas, por ello constituyen una legión. Vistas en una de sus bases de aparcamiento, junto a la frontera de Hardú, componen la imagen de un ejército, el del comercio atípico.

                Todas estas furgonetas, venidas desde el más allá peninsular, con numeraciones de matrículas muy antiguas, tanto que algunas llevan todavía el distintivo provincial, está ahora desplegándose por todo el barrio del Real, saturando el poco aparcamiento disponible en el barrio, tras las últimas reformas en las aceras y paseos.

               Ya no se distinguen las rotulaciones publicitarias de las provincias de origen, aunque en algunas todavía sí. Todas las furgonetas vienen con la ITV en vigor, y quizá hasta hayan cambiado el impuesto de rodaje a nuestra ciudad. En algún lado, en otra provincia, la compra de furgonetas usadas está viviendo un pequeño renacimiento. algunos rótulos son muy antiguos y ya no se corresponden con marcas reales.

             El desorden en el comercio atípico ha colapsado la frontera. El abundante dinero que proporciona la descarga de mercancías en el Puerto de Melilla, aunque en disminución, no es algo al que quiera renunciar nadie. Ni los comerciantes que obviamente se benefician de ello, ni la recaudación municipal- La situación es tan desordenada, que ya ha rebasado el ámbito fronterizo extendiéndose hacia la carretera de circunvalación, intransitable durante la mitad de la semana, y ahora alcanza ya al espacio físico dentro de la ciudad.

            Se habla de crear áreas de aparcamiento en zonas lindantes con la frontera, no se sabe si permanentes o temporales, pero eso choca con el carácter estratégico de toda la zona, y con la necesaria autorización del Ministerio de Defensa.

             Las furgonetas y camionetas empiezan a verse por otras partes de la ciudad. Se mueven, no está siempre aparcadas en los mismos lugares. No es ninguna denuncia, ni nada fuera de la legalidad. Se trata de  un hecho y situación que comenta todos los que lo ven, en los barrios en donde empiezan a proliferar.