Archivo de la etiqueta: juan carlos monedero

El adiós a Podemos de Juan Carlos Monedero


                                      La teoría de los pares

               Plutarco creó un género biográfico llamado “Vidas paralelas”, en el que comparaba las similitudes y diferencias de grandes personajes históricos, independientemente de su distancia temporal. Esto es algo que hoy se sigue haciendo. Sin embargo, existe un dualidad a la que se presta menos atención, y es la de aquellas parejas o pares, que entran en la historia de la mano y cuya separación, por causas naturales o políticas, acaba alterando o poniendo fin al proyecto ideado en común.  Nada vuelve a ser igual tras el fin del par.

                Grandes parejas históricas como Alejandro y Hefeistíon, Octaviano y Marco Antonio, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, Solimán el Magnífico y su favorita, la cristiana Roxelana o Hurrem. Dualidades contemporáneas y ya casi olvidadas  como Adolfo Suárez y Abril Martorell, o Felipe González y Alfonso Guerra, completan este breve repaso.  El más reciente de esos pares, de esos gemelos políticos e históricos, es el par fundador de Podemos: Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

         Tanto si la  separación se produce por causas naturales (la muerte), el enfrentamiento político (Antonio y Octavio), o el distanciamiento  personal, como en los casos mencionados de la política española reciente, el final suele ser el mismo, que no es otro que  el fin del proyecto nacido en la dualidad y la ambivalencia.  Las siglas, los Estados, sobreviven, pero no el proyecto, que se transforma en algo diferente. La Revolución rusa sobrevivió a la muerte de Lenin, pero Trotsky ya quedó aislado y no pudo parar el ascenso de Stalin. Lo mismo puede decirse de la Revolución cubana tras la marcha del Che Guevara. Nominalmente todo siguió existiendo, pero el resultado final y su evolución histórica, no fue, en ninguno de los casos mencionados, la que se hubiese correspondido con el proyecto dual.

                               La revolución de Podemos

             Toda revolución, y la de Podemos lo es, es como el grito de Tarzán en medio de la selva. Primero levantan el vuelo todos los pájaros y aves. A su estruendo, porque las aves son muy ruidosas, se alborotan roedores, ardillas y otros mamíferos menores. Cervatillos, corzos, gacelas, y topillos corren de un lado a otro, pero tras ellos aparecen los devastadores jabalíes y otros depredadores, como la temible mangosta que empiezan a tomar posiciones. Las aves rapaces y carroñeras sobrevuelan la zona levantada desde el aire, en   espera de la oportunidad  que el festín les brinda, tanto si la revolución triunfa como si fracasa.

              El grito o llamada de Podemos aterrorizó la selva sistémica, despertándola de parte a parte, provocando el espanto y la estampida. Todos los que holgazaneaban en el saqueo del Estado  temieron que  el botín, del que ya rascaban los huesos, pudiera escapársele de las fauces. La hambruna pareció ser el horizonte mas real para una clase política adocenada y acostumbrada a  vivir del maná presupuestario.

                 El problema, no resuelto aun, es que toda revolución se enfrenta a dos peligros, el de los empecedores y el de los contrarrevolucionarios. Contra topos, zapadores, submarinos y torpederos se puede combatir, pero el desgaste es inmenso. La guerra interna socava el ímpetu revolucionario mas firme. Hay una vieja máxima, incumplida con frecuencia que aconseja no subestimar jamás, la capacidad de reacción del enemigo. El Sistema contra el que combate Podemos, ha reaccionado de forma muy rápida y contundente, tanto desde fuera como desde dentro.

                   ¿Situación de Guerra o situación política acelerada?

              Para romper un proyecto gemelar, o de pares, lo que suele hacerse es quebrar a uno de ellos. La arremetida contra Juan Carlos Monedero fue rápida y de una violencia inusitada. Él habló de situación de guerra y su compañero Íñigo Errejón de situación política acelerada. Ambas cosas resultaron  ciertas. El amenazado Sistema declaró la guerra a Podemos y aceleró la situación política para provocar su centrifugado. En una situación tan acelerada con convocatorias electorales adelantadas, se busca provocar lo que en el juego del ajedrez se conoce como el error forzado. Es la complicación del centro del tablero con movimientos rápidos y amenazas diversas, la idónea para provocar ese error. En todo momento es imprescindible mantener la iniciativa,  no dejar nunca pensar al rival. Es lo que ha hecho el Sistema.

                    ¿Hubo  falta de reacción de la cúpula de Podemos?, ¿por qué se dio la sensación de que uno de los generales de la formación estaba abatido en el centro de la arena política, sin que nadie de su formación cerrara filas y acudiera en su rescate o amparo?. Tal y como afirmara Monedero en su libro Curso urgente de política, “el molino satánico” del Sistema se había puesto en marcha, pero en su contra. Juan Carlos Monedero es un profeta moderno. En ese libro está escrito su futuro y el de todos. Como dijera Errejón, la sola aparición de Podemos ya ha servido para transformar un buen número de cosas en este país, pero como demuestra el Estado ruso de hoy en día, el propio sistema dispone de tiempo suficiente y de medios, para anular la revolución más profunda.

                           Ningún sistema gemelar sobrevive a la caída de uno de sus pares, al menos en el diseño conceptual común, pero si cae Podemos, no quedará nadie para que defienda al pueblo. El Alien del Sistema ya está en marcha y es Ciudadanos.

Anuncios

Juan Carlos Monedero. Ética al servicio del Estado


         

  Creció primero la avidez de dinero, después la de poder. Esta fue la fuente de todos los males, pues la avaricia destruyó la lealtad, la honradez y las demás virtudes.. La ambición forzó a muchos hombres a hacerse falsos. Al principio estos vicios crecían poco a poco y se castigaban algunas veces. Después, el contagio se extendió como la peste y el poder se convirtió en cruel e intolerable. Todos robaban, todos saqueaban, el uno codiciaba una casa, el otro unas tierras. Desde que las riquezas empezaron a convertirse en un honor, la pobreza empezó a ser tenida como oprobio, y empezó a considerarse la honradez como malevolencia. Tras las riquezas, invadieron a la juventud la lujuria, y la avaricia juntamente como la soberbia: robaban, gastaban, daban poco valor a lo suyo, ansiaban lo ajeno, tenían confundidos el pudor, la vergüenza y todo lo divino y lo humano y carecían de escrúpulos y de mesura.  Salustio, La Conjuración de Catilina.       

               Curso urgente de política para gente decente

         ¿Cómo hacerse oír dentro del ruido circundante?, se preguntaba Wittgenstein en los albores del siglo XX. Un siglo después, el profesor Juan Carlos Monedero lo intenta,  justo cuando las redes sociales han multiplicado ese ruido por mil, y la denominada como “televisión de entretenimiento” y sus programas  asolan cualquier atisbo de propuesta moral o ética, tanto al servicio  de la persona, como de la del Estado. Ha escogido pues, el momento más difícil y la situación más complicada, pero también es el momento decisivo, aquel en el que un verdadero servidor del Estado ya no puede renunciar  a salir a campo abierto. O se intenta la regeneración de la sociedad, del propio individuo, de la vocación del servicio público y del Estado mismo, en este momento, o la amoralidad del neoliberalismo, del tanto tienes tanto vales, nos tragará a todos sin remedio.  Es un ahora o nunca, como en las frases de Salustio, único libro que no cita el profesor Monedero.

                            Las 100 propuestas de Juan Carlos Monedero

              Tener memoria significa ser fiel a los acontecimientos, solo cuando hay memoria los mentirosos tienen menos oportunidades*. Para ello tiene que existir quien relate las cosas, quien se atreva a escribirlas, y no es fácil en un mundo opaco*, como dice Monedero, u oscuro, como decimos en El Alminar. Cuando alguien mete una luz tan potente como la propuesta en el libro “Curso Urgente de política para gente decente”, es normal que los murciélagos, acostumbrados a la oscuridad,  se alteren, y sus ensordecedores gritos impidan toda comunicación. En una situación así, no cabe bajar la linterna, sino mantenerla encendida en la misma dirección, apuntando siempre al fondo de la cueva.

         El libro de profesor de La Complutense resulta todo lo contrario de lo que a primera vista parece. Es un curso acelerado, urgente, de mínimos, pero su análisis se extiende a un lado y otro de lo que vemos, parte desde el principio, desde los propios fundamentos del pensamiento. Es muy denso, obliga a detenerse constantemente para pensar. No resulta un libro fácil, y sus propuestas ascienden entre las rocas escarpadas del desastre social y humano que nos rodea. Hay pocos lugares a los que asirse.

                             Toda revolución nace del dolor

        La crisis que afecta al mundo es integral: financiera, laboral. alimentaria, ecológica, energética. Afecta a la manera de organizarnos, a la manera de pensar, a la manera de pensar la economía. Para tanto roto no hay alternativa pensada ni probada*. Las revoluciones surgen solo desde la necesidad de poner freno a los desmanes de la historia, en una determinada época, cometidos por las clases dirigentes. Las revoluciones surgen desde el dolor al que se somete a una sociedad. El capitalismo condena  a dos tercios de la humanidad a la exclusión, a la marginalidad y a la violencia*, y dentro del tercio restante, el 1% de de la población que vive en las sociedades desarrolladas, acumula tanta riqueza como el resto.

     Este es el panorama social frente al que nos encontramos, y al que hay que enfrentarse. La avaricia, la codicia, la amoralidad del capitalismo y su modelo social, no conocen límites ni hartazgo, una vez que ha abierto su particular caja de Pandora. ¿Cómo o qué es ser decente en un mundo así?, en el mundo del precariado, de la quiebra social, en el que hemos asimilado que solo los mejores y más productivos son merecedores de exageradas recompensas monetarias (futbolistas de élite, dividendos y stock options en las cúpulas bancarias y de empresas).

        Espartaco se rebeló frente al Imperio de Roma y sus legiones, desde el dolor más profundo y desde la falta total de opciones. Solo cuando se carece de todo y ya no hay nada que perder, deja de existir el miedo, como ha ocurrido en Grecia. Cuando los poderosos ya no puede amenazar con nada, entonces dejan de serlo. Soberbia es la cita de Helder Cámara: “Si cuido de los pobres me llaman santo, si pregunto por qué lo son me llaman comunista”.

               Acción política frente a desactivación social

      La actividad política es consustancial al ser humano, que es un ser político, pero casi sin darnos cuenta, a lo largo de décadas, la sociedad fue siendo desactivada, y los términos fueron invertidos. El adjetivo apolítico adquirió un carácter positivo, cuando en realidad era todo lo contrario. Significaba dejar la política, la sociedad, la gestión de la cosa pública,  en manos de los políticos profesionales. A la vista de cómo nos ha ido, y del estado en el que han dejado el Estado, podemos darnos cuenta del error tan grande al que hemos sido inducidos.   Si la sociedad está politizada, siempre está despierta, en vigilia para evitar estos comportamientos. Hacer de la corresponsabilidad una obligación. Ignorar no es un derecho*.

       ¿Cómo se ha llegado al desarme y la desactivación política de la sociedad?. De muchas maneras, pero principalmente con la industria del ocio televisivo, la televisión basura, el mundo feliz de las series de éxito, los reality shows, la verdadera industria del Gran Hermano orwelliano, el soma de Un Mundo Feliz. El poder de la industria audiovisual es tan poderoso – aveces sutil, a veces ordinario y vulgar- que logra presentar su veneno como medicina*.

                 ¿Se puede proponer una ética después de Wiitgenstein?

     Se puede y se debe. Todo está en el libro de Monedero, desde San Agustín hasta Gandhi, incluyendo a Bénjamin, Lukacs o Unamuno.  La revolución social que propone es la última antes de que nos conviertan en esclavos, en precarios. Es la rebelión social del nuevo Espartaco frente al Imperio del neoliberalismo, desbocado desde el tandem Reagan/Thatcher. Es la última oportunidad de recuperar la política para los ciudadanos, para reactivar conciencia la adormecida ante los desmanes y el desfalco del Estado. El modelo socialista se desvaneció con la caída del Muro de Berlín, y nos quedamos sin alternativas, mientras que las derechas quedaron indemnes y lo presentaron como su gran logro.

      La izquierda es  empatía radical en movimiento. Que socialismo es amor está en el Sermón de la Montaña. El amor es ética. Es amor porque es la afirmación de la empatía como criterio de la organización social. Cuando hay víctimas no puede haber negociación ni compresión hacia el poderoso*.

       Se nos propone pues el establecimiento de una ética al servicio del Estado y una ética del servidor público. No es extraño que ante una propuesta de semejante envergadura, se desate el molino satánico* en su contra. Los mismos contra los que luchó Don Quijote.

Nota: * Todas las citas son del libro de Juan Carlos Monedero

Juan Carlos Monedero versus León Trotsky


                            El león de octubre

            Toda revolución, la de Podemos lo es,  necesita un líder Pablo Iglesias, toda revolución necesita un ideólogo, Juan Carlos Monedero. Tras los cristales redondos de sus gafas no viene otra imagen a la cabeza que la de León Trostky,  el león de octubre.  La única vía posible para una revolución en una Democracia, es la de las urnas. La reacción de las fuerzas políticas dominantes y que se han repartido La Democracia española en los últimos  30 años ha sido de agresividad  y desconcierto desde el primer momento. Agresividad sobre todo por parte de la derecha, mientras que desde las filas socialistas (que evidencian una gran falta de reflejos), se ha pasado del desconcierto inicial a un tono de beligerancia contenida.

             Podemos llega en el momento político preciso y con una gran carga de análisis social y político, y sobre todo, no le ha quitado el espacio a nadie. Se han asentado sobre el inmenso campo vacío de la decepción, el desánimo, y el hartazgo de un lenguaje y una manera de hacer y entender la política, que ya no satisface a una gran parte de la población. Los discursos de los partidos dominantes resultan huecos, entre otras muchas cosas, porque a las palabras ya no le siguen los hechos.

                               La revolución de Podemos

               Toda revolución social implica cambios de paradigmas y de modelos. Toda revolución genera ilusión, y como decía Soren Kierkegaard: la ilusión no se puede destruir. Una vez que la ilusión ha arraigado y prendido, ya no puede ser eliminada. Se la puede hacer frente, pero se necesita una inteligencia política de la que carecen los partidos dominantes. El Partido Popular ha escogido la senda de la artillería gruesa hacia Podemos, pero absolutamente errada en la dirección y el contenido, mientras que el Partido Socialista muestra un absoluto desconcierto y solo se limita a marcar distancias hacia un movimiento al que no debería tener como enemigo. Mientras tanto, Podemos reparte golpes dialécticos hacia ambos, que tienen el mismo efecto que los golpes hacia “el boxeador sonado” en el ring político. No tienen manera de hacer frente a Podemos.

                                 Los problemas de la revolución

        Tal cual ocurriera en 1917, el capitalismo ya dominante pero todavía no hegemónico, se lanzó de todas las maneras posibles contra los revolucionarios de Octubre. Lo mismo está ocurriendo con Podemos y otros movimientos de izquierda europeos, la griega de Syriza, y las nuevas formaciones que están surgiendo en el territorio de la antigua y extinta República Democrática de Alemania. El neoliberalismo está tomando nota e intentando imponer “el miedo escénico”.  Las infames agencias de calificación y los grupos de económicos presión de presión que han generado y son la causa de la crisis mundial, ya han iniciado  sus amenazas y campañas de amedrantamiento  de la población.

      Toda revolución se enfrenta a varios problemas. El primero es que todo empuje de transformación social acaba deteniéndose en algún momento, efecto que León Trotsky intentó contrarrestar con su idea de la revolución permanente. Otra consecuencia de cualquier movimiento revolucionario o de transformación social, un tren en movimiento,  es que se le adhieren todo tipo de grupos, incluídos los elementos contrarrevolucionarios, para lo cual hay que ser muy exigentes en la vigilancia de todo lo que llega. La decisión de Podemos de no presentarse a las elecciones de Mayo de 2015, de mantenerse, es una medida profiláctica muy necesaria. No pueden exponerse a riesgos innecesarios. La peligrosa actividad de los empecedores, e incluso el de la inflitración del propio sistema, aconseja ser muy prudentes en los pasos a seguir. El Sistema ya está alerta y dispuesto a caer sobre el más mínimo error que se cometa.

          El espacio sobre el que se está asentando Podemos, está yermo y asolado. Es el espacio vacío que ha dejado abandonado el bipartidismo y sus nomenclaturas.

Nota: (1) http://www.juancarlosmonedero.org/

(2) http://www.marxists.org/espanol/trotsky/eis/1904-nuestras-tareas.pdf

(3) https://elalminardemelilla.com/2011/11/09/la-alternativa-es-rebelarse/

PD: Teníamos prevista la aparición de Podemos desde el año 2011.  Justo hace tres años, un 9 de noviembre.