Archivo de la etiqueta: Mª Orlinda Montiel

Toros en Melilla


El oscuro final de Miraclaro

¿Qué legislación se cumple en Melilla: la Taurina del Ministerio de Interior o la de Sanidad?, mejor dicho, ¿se cumple alguna Ley en Melilla, en el mismo modo en que se hace en cualquier otra ciudad de Españaº?. No soy taurino, no he ido jamás a una corrida de toros y tampoco pienso ir, pero tampoco me encuentro entre los antitaurinos. Todo esto viene a cuento por el oscuro final de un toro indultado en la plaza de Melilla el pasado 4 de septiembre, de la ganadería de Manolo González Encaste Nuñez, de Aracena, de nombre Miraclaro y que pese a recibir el indulto y ser salvado de la muerte en plaza, fue ajusticiado en la oscuridad de los toriles.
Es un incumplimiento clamoroso del Reglamento Taurino, legalizado por el Ministerio de Interior, y que pese a la magnitud del suceso, no ha tenido respuesta ni eco en los medios de comunicación. Ningún taurino se ha sentido en la obligación de explicar el hecho a la afición taurina, ni siquiera por parte del presidente de La Plaza, el diputado Antonio Gutierrez. Entendemos eso de que un animal de pezuña que ha entrado en Melilla, ya no puede volver a Europa en ningún caso, en el inexorable principio formulado por Manuel Céspedes en su etapa de Delegado del Gobierno: “en Melilla se entra, pero no se sale”. Claro que el afamado delegado gubernativo socialista se refería a “vivo”, y a una situación administrativa. Nadie imaginó nunca que eso pudiera llegar a producirse, pero en una situación definitiva y sin rectificación posible, como es la muerte. ¿No pudo buscarse una solución para el animal en Melilla?. El toro Mircaclaro se había ganado el derecho a vivir en la plaza, tal y como recoge el tríptico editado por la Comisión de Festejos. El pañuelo naranja exhibido por el Presidente de la Plaza equivale a “indulto”, no a ejecución oscuro en el callejón de toriles. Incluso se le podía haber buscado una solución en vital en Marruecos. Cualquier cosa antes de mostrar al mundo que “indulto” en Melilla equivale a ser disecado.
Hace solo un año falleció una gran melillense y una gran antitaurina, Mª Orlinda Montiel, que me regaló un libro titulado “Los cuernos del diablo”, que son una recopilación de artículos contra la fiesta de los toros, escritos por un periodista que murió en un extraño accidente de tráfico. Mª Orlinda y su asociación Protectora de Animales hubiese escrito su artículo de rigor contra la tarde de toros en Melilla, este año no lo ha hecho nadie; y también hubiese organizado un formidable escándalo contra la ejecución de un “toro indultado”.
Si existe un reglamento debe cumplirse. Las fotos de la plaza son cedidas por Uno de Melilla.

Cosas que quedaron en Melilla


     

                                     En la despedida de Mª Orlinda Montiel

 En Melilla todo queda siempre pendiente. Melilla tiene siempre cuentas pendientes con mucha gente y con su historia. Cuando todavía no he regresado y no he acumulado las suficientes ganas para hacerlo, me entero de que ha fallecido Mª Orlinda Montiel.  Desde que llegue a la ciudad norteafricana en junio de 1979, el nombre de Mª Orlinda ha estado siempre presente en su vida cultural, siempre en defensa de su sociedad protectora de animales y plantas, siempre en contra de los toros, siempre de modo altruista. Fue mi vecina en la entonces calle del General Mola por unos cuantos años y luego, aunque cambio dos veces de domicilio pero nunca de barrio, conserve la amistad con ella. Nos separaban años e ideología  pero eso no importaba nunca. Era buena conversadora, amable y atenta.    Recuerdo muchas cosas de ella, pero hay una especial.

           En una ocasión, hace años, me llamaron de Radio Nacional de España desde su antigua sede, en el Mantelete, para realizar un debate sobre los toros y su cultura, o “incultura”, como diría ella. Al saber que era Orlinda la oponente, nadie se atrevía a ejercer el papel de defensor y recurrieron a mí como último recurso. Acepte y no siendo ni aficionado a los toros, ni tampoco anti taurino, intenté defender mi posición como pude. No quede mal, pero me borró del mapa. Me dijo, al finalizar el “debate”, que me perdonaba haber defendido a los toros, pero que no debía pisar jamás una plaza. No lo había  hecho hasta aquel momento, no lo he hecho desde entonces y creo que no lo haré  nunca. No me costará ningún esfuerzo seguir manteniendo esa posición.

               El final de Mª Orlinda llega en uno de los momentos más duros de la existencia de la Asociación Protectora de Animales y Plantas. Siempre había tenido problemas para su existencia, pero nunca atravesó una situación tan crítica como la actual. Nunca se quejó públicamente, pero esta última etapa fue la de mayores trabas y desatenciones. El cambio de la calificación urbanística de la zona, abocaba  a la Asociación que presidía Mª Orlinda a su futuro más incierto o probablemente a la desaparición. En los tiempos que corren, y con la especulación del suelo luchando por cada m² libre, ya no queda sitio para casi nada, ya no hay refugio ni siquiera para los animales, a los que siempre defendió.  En las últimas veces que conversé con ella, siempre le decía lo mismo: “No sé de donde sacas ganas y fuerzas, para seguir manteniendo esa lucha casi en solitario”.

         Como siempre, queda el sabor amargo de ver que la gente que dedica su vida a defender sus causas y a luchar por la ciudad en la que vive, muere sin obtener el más mínimo reconocimiento o amparo, y sin embargo, se ve recompensar día tras día, a personas cuyo único mérito es estar en el círculo más próximo al Poder. Sólo la Asociación de Estudios Melillenses le otorgó su “medalla de oro” hace unos años. Melilla, la muy humanitaria y siempre muy olvidadiza.  Para ella no ha habido título de melillense del año o placa del mérito social. Tampoco le hacía falta, pero nunca está de más ser generoso, mostrar bondad, incluso con aquellos que no se dedican a la alabanza o a la hagiografía.

   Nota: Solo Salvador Ramírez, recientemente fallecido, le prestó algo de atención en los últimos tiempos.

http://www.elfarodigital.es/melilla/sociedad/25736-maria-orlinda-protectora-de-los-mas-vulnerables.html.