Archivo de la etiqueta: pediluvio

Historia de una escalinata


   Lleva poco más de un año construida, quizá dos, pero ya está resquebrajada y deformada. Es lo que sucede cuando se emplean materiales artificiales, falsa piedra envolviendo una falsa colina.  Las dos fases del Parque Forestal supusieron un gasto disparatado, para un decorado da cartón piedra. No se aprovechó nada de lo anterior, ni las edificaciones que ya existían y que hubiesen aguantado en pie otros 50 años. Se eliminó el terreno natural existente y todo se rellenó y dispuso de una manera artificiosa. El falso terreno, simulando falsas colinas y ondulaciones, que al absorber el agua de la lluvia se hincha y mueve,  provocando ondulaciones y el desplazamiento de los caminos, veredas e incluso de las escalinatas, como esta que da acceso al pediluvio, que también está siendo reparado. Esta segunda fase, la de granja de animales de corral, aves palmípedas  y aves tropicales, tiene solo dos años pero parece que pudiera tener al menos cinco, o tal vez cien. Algún día pagaremos todo esto, pero los responsable del disparate ya no estarán. Todo este entorno, en donde grabaron sus nombres de modo  imperecedero, desaparecerá tragado por la tierra, la misma que está deformando todo lo ya construido, como esta escalera.     Sin embargo el pediluvio si fue y sigue siendo un éxito.

  Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/03/20/el-exito-del-pediluvio/

El éxito del pediluvio


             Está situado en la zona nueva del Parque Forestal, en la cada vez más deslucida zona de animales. El avestruz desapareció para siempre. Los pájaros volaron. Ya no se ven los conejos, los cerdos de Vietnam, los perritos de las praderas,  y otra variopinta fauna. No es tanta la afluencia de público a esta zona del parque. La zona deportiva no se usa demasiado y le faltan algunas cosas, como siempre, sombra.

          Sin embargo, de todo el conjunto de la parte alta del parque, lo que más éxito tiene es lo menos pensado, el pediluvio, que parecía un elemento con una función más decorativa que práctica. La foto está hecha en el mes de febrero, uno de los más fríos de la última época. Pese a la frialdad del agua, un grupo de mujeres paseaba y sometía a un baño relajante a la parte más sufrida del cuerpo humano, los pies, que es a la que menos caso se suele hacer.