Archivo de la etiqueta: plátano de sombra

La carretera de los plátanos de sombra


Fichas botánicas de Melilla II

El otoño estaba a punto de comenzar en la ciudad. Apenas unos días antes había visto hojas amarillas de ficus caídas en el parque Hernández. Buscaba imágenes otoñales, pero a veces la hojas amarillean porque no hay suficiente alimento en el  suelo. Algunos días después, trabajando, me encontré con el que plátano de sombra que hay junto a la travesía de Madrid, en la subida hacia el barrio de La Victoria. Recogí unas hojas de muestra y al buscar de qué árbol se trataba, me encontré con un libro sobre Rutas Botánicas en los Parques de Melilla*. Allí estaba la única fotografía existente del plátano de sombra, lo que me facilitó su identificación. En días posteriores, ya buscando nuevos ejemplares de este árbol, localicé dos en el centro del Parque Forestal, que no fotografié por ser ya de noche. Luego vino el temporal de poniente y no pude fotografiar los árboles.

Yendo de un lado a otro de la ciudad por las carreteras de Farhana y la de circunvalación (única manera de evitar los atascos organizados por las diferentes consejerías), y habiéndome olvidado ya de los plátanos de sombra, me encontré con toda una calle llena de ellos, al menos medio centenar y a ambos lados de la carretera, desde la curva de la Barriada de La Constitución y hasta la rotonda final de la carretera de Farhana. La imagen del otoño que buscaba, se abría ante mis ojos justo en el instante en el que ya no la estaba buscando.

La luz del Sol a esa hora de la mañana no era demasiado brillante, lo que acrecentaba los tonos dorados de las hojas de otoño. Es muy común en las calles de la ciudad de Granada, en los márgenes del Darro junto al centro de la ciudad. La esencia obtenida de las hojas del plátano de sombra tiene propiedades medicinales: tranquilizantes, antiinflamatorias y expectorantes. También se elaboran algunas infusiones.

* Juan Antonio González y Carmen Enrique

Nota: http://www.ugr.es/~aerobio/platano.htm

La imagen del otoño en Melilla


                                             El plátano de sombra

En días pasados escribí sobre la inminente llegada del otoño a nuestra ciudad, y mostraba  una de las pocas imágenes de hojas caducas en Melilla, concretamente  algunos tipos de ficus. La mayor parte de la flora arbórea de la ciudad pertenece a especies de hoja perenne,  y fue plantada no se sabe con qué criterios botánicos. Se desdeñaron muchas especies autóctonas y se plantaron otras, como los ficus, pinos carrascos  y los destructivos y terroríficos eucaliptos, que nada tienen que ver con la botánica del entorno. Hoy por hoy, es casi imposible saber cual era la flora autóctona a la llegada de los castellanos en 1497.  Las necesidades defensivas primero y las expansivas después, llevaron a la deforestación del perímetro melillense. Melilla se llenó de parques con flora tropical del mundo entero, pero muy poca de la zona. No sabemos el criterio botánico, pero si imaginamos la motivación ideológica que subyace detrás de todo. En cualquier caso, tampoco quería escribir de esto.

En aquella entrada se anunciaba la llegada del otoño, y la dificultad para buscar imágenes apropiadas.  La búsqueda constante, produce a veces hallazgos casuales, como la de este “plátano de sombra” o “de paseo”, que nos ha proporcionado la auténtica imagen del otoño melillense, y de su limitado esplendor. Parece ser que fue muy común en la ciudad en otras décadas, hasta que los árboles tropicales  y sus efímeros coloridos,  anegaron todo e impusieron su hegemonía. Hoy ya es el único árbol de esta especie que queda en Melilla, en donde hay más flora australiana que rifeña o autóctona.

Nota: para más detalles resulta imprescindible el libro Paseos botánicos por la ciudad de Melilla, de Juan Antonio González y Carmen Enrique. Es muy crítico con la implantación de determinadas especies, sobre todo tropicales, en la ciudad.