Levantando el vuelo


      Nadie puede perseguir a un ave. En cuanto sienten el más mínimo indicio de amenaza, levantan el vuelo delante nuestra y desaparecen. No tiene mayor trascendencia el hecho. Levantan el vuelo y se van. Lo hacen de manera sencilla, aprovechando una corriente de aire y desplegando sus alas. Vigilan nuestros movimientos por el rabillo del ojo y cuando nos sienten demasiado cerca, con suave movimiento de las alas, se elevan. No hacen un esfuerzo innecesario y calculan perfectamente el empuje adecuado para elevarse. La única manera de cazarlas es intentar mantenerlas pegadas al suelo, en donde el fango y la ausencia de aire les limitan los movimientos.

      Hay miedo a la libertad, de siempre. Quien se atreve a pensar por sí mismo, a no seguir las sendas marcadas, es rápido objeto de ataques y de asechanzas. La seguridad es vivir sin cuestionar nada, aguantando una tiranía insoportable, respirando un aire envenenado por los vapores sulfurosos, mezclados con todo tipo de gases tóxicos y nocivos. Mirar al suelo para no ver los deleznables comportamientos que se nos muestran. Eso sería lo fácil y lo sencillo. Ocurre que los humanos somos gregarios, y cuando alguien se separa del grupo, se le anatemiza, se le califica de hereje y de cismático. Quien demuestra que se puede vivir sin participar del cieno, crea inseguridad en los que le rodean. Por eso se les acosa y juzga

      No aceptamos el tipo de lucha que nos proponen. El suelo es nuestro medio, porque somos humanos, pero el fango y el lodo, no. Hoy levantamos el vuelo.  Mañana ya veremos.

Anuncios

9 Respuestas a “Levantando el vuelo

  1. Hospitalario me alegra siempre leerte y sabes que te aprecio y te respeto. Hemos tenido debates interesantes. Están a la vista de cualquiera en el Blog. Reconozco que mi tono no suele ser sumamente comedido y sobre todo acorde a la intención y forma del contertulio. Yo tengo de enemigo lo que tú, o cualquier otro compañero que trata de que sus ideas sean expuestas. Y tanto derecho tiene tu realidad como la mía. Es así de sencillo. Si consideras que aquí no tengo sitio, me marcharé. Que la Virgen nos ayude a todos.

    Cordiales saludos.

  2. Hospitalario, hasta hoy no habia entendido bien lo que querias decir con que “levantamos el vuelo”. Espero que sea por poco tiempo.Siempre estaremos esperando tu regreso.

  3. Querido Hospitalario, luchan, de un lado, los defensores de la religión, de la propiedad y de la familia. Del otro, los “representantes” del Socialismo, del marxismo, y del amor libre. Son las dos ciudades enemigas de que habla San Agustín.

    Lo siento por aquellos que no saben comportarse, se pueden decir las cosas de mil maneras sin resultar odiosas, pero no olvidemos que, no hay escombrera en la que no podamos hallar objetos de valor. Salud.

  4. “Es hora ya de levantar el vuelo”
    (Antonio Gala Velasco)

    Es hora ya de levantar el vuelo,
    corazón, dócil ave migratoria.
    Se ha terminado tu presente historia,
    y otra escribe sus trazos por el cielo.

    No hay tiempo de sentir el desconsuelo;
    sigue la vida, urgente y transitoria.
    Muda la meta de tu trayectoria,
    y rasga del mañana el hondo velo.

    Si el sentimiento, más desobediente,
    se niega al natural imperativo,
    álzate tú, versátil y valiente.

    Tu oficio es cotidiano y decisivo:
    mientras alumbre el sol, serás ardiente;
    mientras dure la vida, estarás vivo.

    • Bella poesía, Ego. Prefiero escribir los adjetivos en femenino siempre. Se alzará el vuelo, aunque antes haya que dar testimonio sobre algunas cosas. Luego cuando toque, retornaremos, al igual que lo hacen estas aves.

  5. ¿Cuándo y cómo levantar el vuelo?. Siempre que sea necesario. Este lugar es nuestro, es mi creación y no va a desaparecer, por más que lo pretendan y se conjuren los servidores de lo oscuro. El tiempo es largo, nada se va a decidir este mes de junio, pero si queremos seguir, tenemos que llevar a cabo reformas (informáticas) ineludibles, a demás de poner en orden muchos y variados asuntos.

  6. Las aves siempre regresan. Hay que dar término a algunas cosas. Cuando vuelvan a aparecer será el fin, pero entonces, el final será el principio.

  7. En una entrada muy parecida a esta, que ya está próxima y que pondrá fin a esta etapa, intentaremos aclarar todo. Había muchas cosas pendientes y teníamos que ponerlas a la vista de todas/os. Aquellas que hemos considerado de interés, las que no merecían quedar en el olvido.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s