Archivo diario: 19 noviembre, 2014

Parada de autobús en Melilla


Parada de autobús

Parada de autobús

       ¿Es esto una parada de autobús o es un resto antiguo?. No hay bordillo señalizado con el preceptivo color amarillo y tampoco existe banco para los usuarios. No sabemos si alguien coge el autobús aquí, en la carretera de Farhana. No hay señal de parada. El lugar da miedo. Allí había existe una arqueta de la que robaron la tapa, señalizada por la valla de los bomberos de Melilla, pero hay que fijarse mucho. La realidad es que da la impresión de que la señal afecta incluso a la propia parada, en un mal estado evidente y notorio. Todo parece estar a punto de caerse. Lleva así meses. Enfrente se encuentra el colegio del Buen Consejo. Melilla solo tiene 12 kms². Es una superficie pequeña. Las cosas no pueden estar en este estado durante tanto tiempo, hasta que algún ciudadano compasivo lo denuncia, y le hace el trabajo gratis al gobierno de la ciudad.

El picudo rojo llega a La Constitución


      En el día primero del mes escribíamos sobre la extensión de la plaga del picudo rojo, de la que la  Consejería de Medio Ambiente advirtió hace tiempo. No sabemos el alcance de la plaga, porque esta es otra, que está asolando las palmeras de nuestra ciudad. Lo que sí parece claro es que la extensión es cada vez mayor. Ya no hay barrio o zona en la que no se encuentre una palmera afectada o devastada por la acción del picudo rojo, que parece afectar más a las palmeras datileras, que a las de otras variedades. En el Parque Hernández hay muchas afectadas, y también las hemos visto en la Plaza de Toros, en la selva del antiguo Hospital Militar, en el Barrio de Ataque Seco, calle Ramiro de Maeztu e incluso junto a la Consejería de Economía. El picudo rojo, que orada y seca las palmeras en el tronco y en las copas, lo está devorando todo, incluso en zonas exteriores como la barriada de La Constitución. Los capuchones de plástico empiezan a aparecer por todos lados.

         El picudo rojo amenaza a las palmeras de Melilla. Una de las muchas causas que se mencionaban en el enlace que pusimos en la anterior entrada, era la de “las malas podas”, o podas a destiempo.  A una plaga seguirá otra, como si se tratase de una advertencia o maldición bíblica.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2014/11/01/la-llegada-del-picudo-rojo/