La llegada del picudo rojo


 

               El picudo rojo ha llegado a las palmeras melillenses. Cada vez son más las afectados por este insecto, originario del sudeste asiático. En Europa fue detectado por primera vez en Almuñecar en 1995. Al parecer empieza afectado a palmeras de cierto tamaño, muy antiguas, mal podadas, según informa un muy interesante página de la Junta de Andalucía, que explica cómo detectar el mal y cómo actuar contra el mismo.

             En el Parque Hernández son cada vez más las palmeras a las que se les ha podado la corona, y que están cubiertas por el clásico capuchón de plástico.  El desprendimiento de las ramas secas, de gran peso y desde gran altura, puede suponer un grave riesgo para las personas. Aunque hay otro peligro aún mayor y es que se pudra el tronco, se seque y este se parta y caiga. Las palmeras son muy flexibles, pero si están secas en su interior o podridas por la acción del picudo rojo, pueden partirse y caer.

               En la parte del parque más cercana  ala plaza de España, hay ya varias palmeras afectadas por este mal. Se les ha desmochado la corona y la tienen cubierta con plástico. Junto a una de estas palmeras, hay otra muy esbelta e inclinada, que parece haber superado el límite de la verticalidad. La exagerada inclinación empieza en el primer tramo del tronco, justo en su parte más delgada. El tronco de la palmera parece bastante seco en esa parte. Ya se cayeron y partieron en primavera dos pinos en el parque Lobera. Ha ocurrido en los parques de Madrid.

Nota: http://www.juntadeandalucia.es/agriculturaypesca/portal/areas-tematicas/agricultura/sanidad-vegetal/plagas/picudo_rojo_palmeras/

Anuncios

2 Respuestas a “La llegada del picudo rojo

  1. En Madrid han muerto dos personas este año y ha habido varios heridos por caídas de ramas y de árboles enteros. Por la misma razón que ocurre todo lo demás, por los recortes. Subcontratas de jardineros y podadores.

  2. Llega una plaga y será una señal, y luego llegará otra, y será otro anuncio: ” y ellos construirán, y yo destruiré “, le decía el Señor a Malaquías.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s