Desembalando a Crono


   Melilla y los monumentos absurdos

              Los lectores del Alminar van a ver antes que nadie el futuro monumento al dios Crono, un monumento absurdo instalado en la plaza del 1º de Mayo, plaza de los trabajadores. En Melilla, cuando no hay un suceso bélico que conmemorar o acciones militares que enaltecer, ya no se sabe qué colocar en las calles, qué otros hechos o qué personas (hombre o mujeres), son dignos de ser recordados en las calles. Esta es la plaza del los trabajadores y aquí solo debería haberse erigido un monumento a todos los trabajadores y trabajadoras que han hecho posible la existencia de la ciudad a lo largo de sus cinco siglos de historia. Esto es demasiado pedir, a un gobierno de estas características.

                                          La historia de Crono

                Nadie que conozca la mitología erigiría un monumento a Crono, uno de los dioses más despiadados del Olimpo. Crono era uno de los 7 titanes engendrados por Urano en la Madre Tierra, el que mató a su padre cortándole los genitales con una hoz que llevaba en su mano izquierda, que desde entonces es considerada como una mano de mal agüero. Por esto nadie saluda con la mano izquierda. Sin embargo, de la castración de Urano cayeron tres gotas de sangre sobre la madre Tierra, de las que brotaron  las tres Erinias o Furias (Alecto, Tisífone y Mégera), que vengan los crímenes del parricidio y del perjurio. Tras este hecho, Crono se hizo dueño del Olimpo y ejerció su poder con tiranía, casándose con su hermana Rea.

                  La madre Tierra y el moribundo Urano profetizaron que Crono sería destronado por su propio hijo, por lo que éste, devoraba continuamente a sus hijos nada más nacer. Con grandes dificultades, Rea consiguió esconder a su tercer hijo varón, Zeus, que vivió oculto en Creta hasta su mayoría de edad. La guerra entre Zeus y Crono duró diez años, pero al final fue vencido, sobre todo porque su abuela, la madre Tierra; le recomendó que para vencer a Crono, debía valerse de todos aquellos que habían sido desterrados y humillados por él. Crono fue derribado definitivamente por el rayo de Zeus. Quien erige un monumento a Crono, está anunciado su propio fin.

                     Aparte está el hecho de que cuando un Régimen tiene su artista oficial, todos los monumentos se parecen.