El accidente de cada día


Melilla tiene 81.000 habitantes censados en doce kilómetros cuadrados. Su vías urbanas son las que son y no son susceptibles de ampliación . El informe del Plan General de Ordenación Urbana, insiste, barrio a barrio en la carencia de vías lo suficientemente amplias como para permitir un tránsito ordenado, y la falta de aparcamiento en cualquier área de la ciudad. Los vehículos no se pueden tirar al río, ni la gente deshacerse de ellos, o dejar de usarlos porque a algún grupo ciudadano así lo considere.

        Dificultar la circulación de vehículos, con obras permanentes y sin planificación, o eliminado el tránsito rodado en vías principales, solo lleva a la saturación de las adyacentes. Es exportar el problema algunos metros más allá, en ningún caso resolverlo. Melilla necesita una planificación integral del tráfico, y aparcamientos suficientes en los barrios. No existe ninguna de las dos cosas. Las obras del bulevar del Real han resultado un fracaso y un derroche de dinero sin paliativo ninguno.

                 El barrio del Real es uno de los más populosos de la ciudad, con 13.000 habitantes y una exigua cantidad de aparcamientos en las vías públicas, que se han visto mermada de modo considerable con la obra de la calle de La Legión, que se ha vuelto intransitable. Una ciudad mal planificada, no puede tener un desarrollo ordenado y camina hacia el estrangulamiento.

                   El barrio del Real está estrangulado tanto en el acceso como en la salida del mismo, que solo puede realizarse por las calles Aragón, Gurugú y General Astilleros. Al retirarse el tráfico de la ya intransitable calle de La Legión, el objetivo que satisface a algunos; se han saturado las colindantes, como es la calle de Jiménez e Iglesias.  Entrar o salir del barrio en las  horas punta es una situación  infernal, que cuesta un mínimo de 10 a 15 minutos.

                     La remodelación del bulevar del Real ha supuesto, entre otras cosas, que el autobús urbano ya no puede transitar por allí. Ahora realiza las paradas en la calle de Jiménez e Iglesias, y al detenerse, provoca retenciones del tráfico. No se ve a ningún ciclista transitando por la recién peatonalizada calle central.

                 Estas obras o ensayos, no se pueden llevar a cabo si no existen alternativas, al tráfico rodado, a los aparcamientos eliminados, y a aquello que se ofrece como solución, el transporte urbano. Han conseguido empeorar las tres categorías, y aumentar la peligrosidad para peatones y conductores, que pagan los mismos impuestos. Los pasos de peatones de la calle Jiménez e Iglesias, son absolutamente vergonzosos.

Anuncios

5 Respuestas a “El accidente de cada día

  1. El alminar tiene una cruzada contra una movilidad del siglo XXI. Por un lado, recurrentemente, saca el tema a la palestra, aunque con el mismo escaso argumentario siempre. Si se toman las entradas sobre el tema que de vez en cuando, pero de forma siempre constante, publica, la lectura siempre es la misma sobre la situación y la propuesta de soluciones, también: ninguna.
    Las obras del Real han sido una chapuza. Si el mismo instigador del asunto lo ha reconocido: EMLQT, con lo nada que el PP rectifica ni nacional ni local, poco más se puede decir.
    Que todo lo paralelo y coadyuvante a este tipo de obras no se ha hecho, también.
    Pero ahí termina el encuentro en la lectura de la realidad.
    Si todas las ciudades modernas, las más ecológicas y sostenibles, en toda Europa, están planificando de una manera (y por lo pronto, es capital restringir el coche), el Alminar está empeñado en que no seamos Europa. ¿Que ha quedado más que demostrado que más aparcamientos llaman a más desplazamientos en coche, con lo que faltan aparcamientos nuevamente? Pues nada, el Alminar lo desconoce y punto.
    ¿En qué urbanistas, geográfos, etc., o en qué actuaciones en ciudades se basa el Alminar? En nada. Su opinión reiterada y punto.
    Y es una pena, porque declara querer enceder, dar luz, despertar, etc., a la gente. Pero el Alminar no parece querer despertar con este tema. Empieza atizando las obras; sigue dándole a “un grupo ciudadano”, siempre sin citarlo; y acaba pidiendo más infraestructura para el coche (¿calles más anchas? Hace 40 años que sabemos que las calles anchas invitan a correr, con lo que se incrementan los accidentes) como aparcamientos y asociaciones que los defiendan. Al rey. Que lo defiendan.
    No a los usuarios del transporte público, que diría uno de Podemos. No. Al coche.
    Parece que la problemática del tráfico en Melilla, absurda para cualquier especialista, son las obras del Real. Que nada pasaba antes ni pasa fuera de ese barrio con el abuso del coche.

    Pues aún a riesgo de que me bloquee el Alminar, lo invito a poder leer y comprender un poco sobre la cuestión y encontrar sus enquistadas ideas con por dónde va la ciencia sobre planificación urbana. Pienso como melillense que el empuje del Alminar en este tema podría por fin ser de utilidad.
    Espero no haber faltado al respeto, no ha sido mi intención.

  2. El Alminar es un espacio de opinión libre. No es la norma imperante en esta ciudad, por eso algunos se sienten extrañados.

  3. Melilla se colpasa. Se ha renunciado a planificar el tráfico, La obras realizadas solo empeoran la situación, tanto para peatones, para los que se piensan estas obras, como para los que deben usar su vehículo para desplazarse o trabajar, de modo obligatorio.
    El autobús urbano ha perdido trece mil pasajeros en el último año. NO es ajeno a este hecho las dificultades de tráfico que debe sortear. No es útil un medio de transporte que necesita casi media hora para atravesar la ciudad.
    El plan de movilidad sostenible solo tiene el nombre, del fin que persigue.
    No se pueden peatonalizar vías principales de tráfico. Lo que se hace en capitales europeas y españolas, no es ni aproximado a que se está haciendo en Melilla.
    Ese grupo, al que no mencionaré jamás, jaleó unas obras, cuestionadas por todos/as los residentes y comerciantes del barrio desde el principio. Es más se convirtió en la muletilla del gobierno.
    El Real es un barrio residencial. La pérdida de aparcamientos ha sido tan masiva, que para irte a tu casa dormir, es difícil encontrar aparcamientos.
    Los coches no se pueden tirar al mar. Si no se habilitan planes de aparcamientos, todo lo demás no es útil.
    Las zonas peatonalizadas de Málaga, Córdoba, Sevilla, etc., se apoyan en la abundancia de aparcamientos en las inmediaciones.
    Aquí el error está en el mismo origen.

  4. Hoy por hoy el unico resultado de las obras del Real ha sido colapsar Jimenez e Iglesias. Tal vez el Real no era el barrio mas adecuado para hacer estos experimentos de movilidad sostenible.

  5. La ausencia de planificación del tráfico en Melilla, la realización de acciones parciales, la proliferación de obras, son una causa directa del aumento de los accidentes de vehículos y de los atropellos de peatones.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s