Falsificación monumental en Melilla, III


            Aquí había un aljibe, casi seguro de época española o incluso anterior. Aquí todavía hay un arco que soportaba la bóveda del antiguo aljibe. Aquí estaba la parte más elevada de la fortaleza musulmana de Melilla, de la que hablan “las fuentes árabes” y el melillense Juan Antonio de Estrada. Lo encontraron por casualidad y estuvieron excavando por la parte de arriba. Guiado por la mano del destino, una tarde me acerqué allí en los inicios de “la falsificación de la Batería Real” y los operarios me dejaron entrar. En aquellos momentos el blindaje del Área 51 todavía no era total. Había una fisura  y pude aprovecharla. Realicé las únicas fotografías del aljibe del que hasta ellos mismos desconocían su existencia.

       Nunca informaron de nada al respecto. No nos consideraron merecedores de alguna aclaración o de algún dato histórico. La verdad oficial no puede ponerse en duda. sucede en Melilla exactamente lo mismo que en Israel, en donde existe la llamada “arqueología bíblica”, que es una especialidad dedicada a demostrar que todo lo que dice la Biblia es cierto y sobre todo, a que nada pueda ponerla en cuestión. Osea, una modalidad científica, pero que parte de un planteamiento de falsedad histórica. Aquí existe lo mismo, pero “españolista”.  Nada puede poner en cuestión la fundación española de Melilla y que esto era una ciudad desocupada que nunca jamás fue conquistada.

        La teoría nos decía que los españoles ordenaron construir en 1570 los dos magníficos aljibes de la plaza del mismo nombre, porque no había en dónde almacenar agua y resulta que luego aparecieron otros, de los que no se sabe la procedencia. Este de la Batería Real era muy grande, a juzgar por los contrafuertes de la muralla. La toma de agua estaba más arriba, junto a la escalera de ladrillo rojo que también se cargaron. Veremos a ver que queda cuando nos digan que esta zona está completamente rehabilitada o “reinventada o reinterpretada”. Que cada uno escoja el término que le aparezca más apropiado. Será la batería Real, pero ésto, de real no tiene nada.

         Sabemos también que aquí había un antiguo cuartel y que el aljibe dejó de tener utilidad y que se convirtió en las escaleras de acceso a parte de las dependencias del cuartel.

            No se entiende que no informen de nada y que luego hagan esto con la muralla, cubriendo cualquier vestigio o material original con su preceptiva capita de cemento, de enfoscado. Nada resiste a la uniformidad “mixtificadora” del cemento. Todos los que deberían hablar, y están obligados a ello, callan.

      PD: La teoría del aljibe escondido:

http://www.elfarodigital.es/blogs/enrique-delgado/24174-el-aljibe-que-siempre-escondieron-i.html

http://www.elfarodigital.es/blogs/enrique-delgado/24312–teorema-del-aljibe-escondido-y-ii.html

Falsificación monumental en Melilla (II)


        Muralla del Foso de Santiago o de Plaza de Armas

          Este era probablemente el “resto de muralla” más antiguo de Melilla. Se encuentra en el barrio del Mantelete. Esas hileras de sillares de piedra podrían tener tranquilamente mil años o incluso más. Podrían haber pertenecido tanto a la muralla de la Melilla árabe, como haber sido una reutilización árabe de materiales anteriores.  El caso es que había que haberla conservado tal cual, asegurándola, pero dejando intacto el material original. Poco antes de las últimas vacaciones de Navidad (2010), vi que se estaban instalando los andamios y dejé publicada en El Faro, la alerta ante el previsible e inminente atentado a la “muralla histórica de Melilla”. Como siempre, con esta gente no hay posibilidad de error, no valió de nada. Nada vale contra “esta falsificación monumental” que se está perpetrando en Melilla.

          Hace dos años, antes de meterme profundamente en el tema histórico y monumental, al que había prestado escasa atención, decidí fotografiar primero absolutamente todo. Hacer fotos de todo, antes de publicar una sola línea. Así, cuando empecé a publicar  y a poner en evidencia las tropelías monumentales, los servidores de lo oscuro empezaron a dar las órdenes para cerrar Melilla La Vieja a cal y canto. Cualquiera que fuese visto haciendo fotos era inmediatamente detectado (tienen en la ciudad vieja un vigía), y se informaba a los responsables. Las zonas sensibles se clausuraban. No se permitía acceso a ninguna obra y se selló el Área 51 (Casa del Gobernador). Pese al rigor de la actuación ocultista, hubo algunas fisuras y seguí fotografiando y recibiendo fotografías de colaboradores, de lo que ni siquiera ellos se imaginan. Todo está a buen recaudo y esperando la ocasión en que pueda ser publicado y denunciado.

     De momento, me queda la satisfacción de que no ha quedado impune. Las evidencias están a la vista de todos. Como esta de la muralla antigua del Mantelete. Es una auténtica fechoría. Ahora está todo absolutamente clausurado y en Melilla La Vieja, se intimida al que deje pasar a hacer fotos a cualquiera no autorizado.

     PD: Hay un dato que avala la posible antigüedad de ese “resto de muralla” y son los sillares de piedra negra volcánica, probablemente extraída del Gurugú. Los españoles, una vez conquistada la ciudad en 1497, ya no volvieron a salir del perímetro en 4 siglos, por lo que esa piedra tuvo que ser labrada antes del siglo XV.

Falsificación monumental en Melilla (I)


           Enfoscando la Muralla Real

  Cuando se interviene o actúa sobre un recinto histórico, la primera norma es que la “intervención” se note lo menos posible y que se actúe sobre aquellas partes que realamente lo necesiten. Si de un paño completo de muralla, existe una parte que no necesite consolidación, se debe dejar tal y como está. sobre la parte que necesite ser consolidada o restaurada, se debe actuar de modo que “el material original”, quede perfectamente visible, que se distingan las sucesivas etapas históricas y constructivas en una muralla. Lo que nunca se debe hacer es esto, enfoscar, cubrir con cemento, unos sillares de piedra que estaban en perfecto estado. Unos sillares que han aguantado varios siglos a los agentes climatológicos y que no han resistido el paso de “los repelladores”, de los “ocultadores” de cierta parte del pasado de Melilla. ante spensaba que se hacía por desconocimiento, por falta de interés  hacia ese determinado pasado. Ahora si lo entiendo, creo que es deliberado y además pienso que cuanto más se escriba, cuanto más se denuncie (lo he hecho en prensa y ante las Consejerías correspondientes), es peor. Si se señala un posible elemento a conservar, si pueden, lo liquidan.

              No entiendo cómo han podido hacer esto, con esta parte de la muralla. Bueno, sí lo entiendo y sí creo saber porqué lo han hecho, pero no puedo expresarlo. Como decía Wittgenstein: “De aquello de lo que no debe hablarse, mejor es callar”. También pienso que a quién le importa esto. No se ha alzado una sola voz de los supuestos defensores del patrimonio ,ni de las entidades creadas por y para este fin.

            Nota: ” Vean Vds., a mí ya no se me ocurre que más decir, y esto no es de lo peor que han hecho “.

    PD:  Barbarie contra la historia de Melilla:

https://elalminardemelilla.com/2011/07/15/baluarte-de-san-fernando/

https://elalminardemelilla.com/2011/07/15/el-cemento-contra-la-historia-en-melilla/

https://elalminardemelilla.com/2011/06/09/la-ocultacion-de-vestigios-islamicos-en-melilla/

La falsificación de un baluarte


           En esta foto comentario queda ya completamente evidenciado lo que han perpetrado contra el Baluarte de San Fernando. La eliminación de los niveles del suelo. La liquidación de muros, de la vegetación, de esta pequeña escalera, del monolito puesto allí (no recuerdo ya por quién, ni en qué época), de otros vestigios, de la muralla ciclópea del siglo X u XI d. C.. Estuvimos allí en diciembre de 2010, mientras reinventaban el foso del Hornabeque y tomamos todas esas fotos, que hoy son ya la mejor acusación contra lo que se está haciendo, con el silencio cómplice de quienes deberían alzar la voz. Ya no escribo más. Para botón basta la muestra y ya llevo tres seguidos.

Baluarte de San Fernando


 

                 Explanado y allanado

         Vistas las fotos y leído la entrada anterior (el cemento contra la historia de Melilla), no hay mucho más que decir. Todo ha sido allanado. Las antiguas escaleras, la muralla ciclópea, las paredes, los vestigios. Trabajo de cantería y de picapedreros en contra del Patrimonio de Melilla. Durante varios años sostuve en solitario que había una auténtica conspiración contra cierta parte de la historia no deseada. Todo se hacía y se hace bajo el triple lema: “Se oculta, se destruye, se tapa”. Ahora, afortunadamente, otros ojos me acompañan y están viendo lo mismo que yo había visto uno o dos años antes. La diferencia entre el antes y  el después es estremecedora.

          Ha renivelado el terreno y se han cargado todo lo que han querido. Han eliminado hasta la profusa vegetación del baluarte, que indicaba que había terreno debajo y si había terreno, probablemente también restos. Desde hacía un mes había visto la tronera de escombros y no quería acercarme por allí para certificar el destrozo, pero ayer, en compañía de otros ojos, nos acercamos y vimos este demoledor enlosado de cemento. Había realizado estas fotos el verano pasado, para que al menos hubiese constancia documental de la perpetración de una fechoría contra el Patrimonio de Melilla. No hay derecho a que se haga esto con el pasado de Melilla, pero por 1ª vez, los perpetradores están ya frente a la evidencia de su acción y lo que yo veía antes en soledad, ahora está a la vista de todos. Que ya nadie se proclame “defensor del Patrimonio”. Todo es mentira.

          Post Data: Pongo las fotos en parejas. Son las mismas zonas, aunque ya no lo parezcan.

El cemento contra la historia en Melilla


               La mixtificación del baluarte de San Fernando

        La poca o mucha historia que quedase de la Melilla anterior a la ocupación española de 1497 está siendo tapada, conscientemente, con el silencio cómplice de entidades supuestamente protectoras del Patrimonio, bajo pesadas capas de cemento y losas falsificadoras. La Plaza de Armas, la puerta de La Alafía, el baluarte de San José, ya fueron mixtificados en las “supuestas reformas” de la última década, y más recientes han sido las mixtificaciones de la Muralla Real y del baluarte de La Concepción. Ahora le toca el turno a lo poco original que quedaba del baluarte de San Fernando, en dónde estaba situado el antiguo cuartel de la Policía Nacional.

       Se han derribado los escasos restos de murallas, se ha picado el suelo y se ha cubierto por una manta de cemento que impedirá cualquier excavación o investigación futura, caso de que quedase algo, o que dejasen algo sin alterar. Es un trabajo hecho a conciencia, que se viene haciendo desde hace mucho tiempo.

           En estas fotos presento un lienzo de amurallamiento de tipo ciclòpeo ( 1)(ya demolido) y que se asemeja casi completamente al que existe sobre el túnel de La Florentina. Es del mismo tipo de fábrica y piedra caliza de similar color amarillento, por lo que pudieran ser de la misma época (siglo X). Sería pues el resto de las murallas califales de Abderrahman III, el primero que amuralló y fundó  la ciudad de Melilla. Todo está ya arrasado. El resto del área, con un banco de piedra labrada, vestigios de ladrillo rojo y otros indicios de construcciones anteriores ya no existe. Todo el espacio está alterado y falsificado en  su valor histórico, que ya no existe. Si había alguna posibilidad de excavar ese suelo, ya no queda. Todo está cubierto por el cemento. Dentro de poco se podrán instalar nuevos chiringuitos y quizás nuevos aseos. ¡Que bonito, que nuevo y que falso!. Otra obra de picapedreros que pasa por encima de nuestra historia. Aquí dejo un enlace a la alcazaba musulmana de Almería, con los resultados de diez años de excavaciones y de respeto a la historia, cosa que no sucede en Melilla: http://biombohistorico.blogspot.com/2011/06/breve-historia-de-la-almeria-islamica.html

        PD:  Mañana colocaré las fotos de la misma zona arrasada  por el cemento y las arquetas.