Archivo de la etiqueta: el buen pastor

Relevo en la Iglesia de Melilla


 

Roberto Rojo, la marcha del buen pastor

    En octubre de 2011, en el primer semestre del incipiente Alminar, conocimos la renovación del Vicario episcopal melillense Jose Manuel Barreiros. En aquel momento llegaba un vicario más, de los muchos que han sido en nuestra ciudad, Roberto Rojo Aguado. Nadie podía imaginar en aquel entonces, que el recién llegado Vicario episcopal se iba a convertir en uno de los más duraderos en el cargo, y también en uno de los que más huella han dejado. Para comprobar esto, solo basta teclear su nombre en un buscador y aparecerán decenas de reseñas, muchas de ellas escritas desde este blog.

           En cierto sentido, Roberto Rojo es el vicario que ha acompañado al Alminar en este su primer septenio. Por muchas razones y situaciones, hemos salido en su defensa o en el simple relato de sus hechos. Por ello, la actividad testimonial del blog se ha cruzado en muchas ocasiones con la suya. Existe otro nombre, el de monseñor Ramón Buxarrais, que también ha marcado parte de la actividad del Alminar, y aquí revelaremos un dato no conocido, una de las misiones encargadas por el obispo Catalá Ibáñez al Vicario arciprestal. En varias confesiones, porque obispos y sacerdotes también deben confesarse, Roberto Rojo me manifestó lo siguiente: “Yo solo saldré de aquí detrás de monseñor Buxarrais”. Esto lo repitió en algunas ocasiones delante del obispo emérito de la Diócesis de Málaga: “Ya sabe, monseñor, que yo solo saldré de aquí detrás de usted”.

           Es cierto y todo está manifestado, que la intención de Ramón Buxarrais era quedar en Melilla hasta su último día, y también que el obispo Catalá le tenía ofrecida la residencia para sacerdotes del Buen Samaritano. Al final, la voluntad de Dios se compuso de tal manera, que todos pudieran dar cumplimiento a lo que deseaban. El Vicario Roberto Rojo se marcha de Melilla, hacia la parroquia del Rosario de Fuengirola, detrás del obispo Buxarrais. Es un buen destino, y una justa recompensa a los largos y duros años que ha debido afrontar en la ciudad.

         El nuevo Vicario episcopal es Eduardo Resa Huerta, que llegará a la ciudad procedente de Velez-Málaga, población malacitana de similares características que Melilla, con casi 80.000 habitantes. Allí era párroco de la iglesia de San José, y capellán del hospital.

                                 La parábola del buen pastor

             <Os lo aseguro: quien no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino que salta por otro lado, es un ladrón y un salteador. Pero quien entra por la puerta, es pastor de las ovejas. A este le abre el portero y las ovejas escuchan su voz; llama a las ovejas propias por su nombre y las saca fuera….El asalariado, el que no es pastor, de quien no son propias las ovejas, ve venir al lobo, deja las ovejas y huye – y el lobo las arrebata y las dispersa…..Tengo también otras ovejas que no son de este aprisco. A estas es preciso que yo también las guíe, y oirán mi voz; y habrá un solo rebaño, un solo pastor>. Juan 10, 1-16

              Roberto Rojo ha sido un buen pastor, como otros antes que él, y como lo serán otros después que él. Se ha encontrado con muchos problemas, porque en un rebaño no solo hay ovejas, también carneros e incluso cabras, y cado una tira para su aprisco y tendencia. El buen pastor siempre debe ocuparse de todas/os, incluso de los que no son de su aprisco.  Lo más normal en estos tiempos, es que solo se cuide y atienda a los que son del propio aprisco o familia, y que casi nadie vele o intente velar por todos. No ha sido así en este caso, aunque cada cual tenga su propia opinión y juicio.

              Aquí y en este día, también termina la misión que monseñor Buxarrais encomendara al Alminar, y que ahora también revelamos: la de velar por el vicario, hasta el último día de su estancia en Melilla. Todos han cumplido aquello que deseaban.

        Nota:http://www.objetivopasion.com/gracias-eduardo-resa/

 

 

Anuncios

Parábola del socialista y el vicario


                  Yo soy el buen pastor. El que es asalariado y no pastor, ve venir al lobo y abandona a las ovejas, y el lobo las arrebata y dispersa. Yo conozco las mías, y las mías me conocen. Otras ovejas tengo que no son de mi aprisco; esas también las tengo yo que recoger. Evangelio de Juan.

          José Torres Vega, médico endocrino y socialista apasionado es una de las mejores personas de Melilla, y con él, su mujer Mª del Carmen Muñoz. Es un matrimonio al que siempre se les ve juntos, tanto, que ambos fueron atropellados gravemente en mayo de 2015, cuando salían de votar del Colegio Reyes Católicos. Pepe Torres es socialista y su mujer también, él fue secretario general y presidente del PSOE de Melilla, ella concejala en al menos dos legislaturas. José Torres, Pepe Torres, resultó afectado de manera muy grave, debatiéndose  varios meses, 7, entre la vida y la muerte.

             Reconozco que en un principio me sorprendió la presencia del veterano y entrañable socialista en la misa del pasado 1 de julio, la primera del sacerdote melillense Ruíz Guillot, pero luego no, porque pensé que en esa amplia familia hay integrantes muy significados de los socialistas melillenses. Luego, reflexionando en casa, y en días posteriores, me llamaron la atención las muchas y significativas ausencias, entre los que se denomina a sí mismos, hombres y mujeres de iglesia, y eso que la celebración litúrgica contaba con la presencia de monseñor Catalá Ibáñez, obispo de la diócesis.

                                  Pepe Torres y la parábola del buen pastor

              Pepe Torres me manifestó que quería hablar conmigo y contarme algo importante. Me lo encontré apenas dos días después y me contó lo que sigue: “Durante los primeros días posteriores al atropello, se me acercó el Vicario Roberto Rojo, y además de tranquilizarme, me preguntó que si deseaba que me administrase el sacramento de la “extrema unción”; a lo que le respondí que yo era médico, socialista, y que no creía en otra cosa que no fuera el ADN. Luego me dijo que si no me importaba que viniera todos los días a hablar un rato conmigo. Le dijo que por supuesto podía hacerlo. A lo largo de 7 meses, más de 200 días, el Vicario Roberto Rojo, no faltó un solo día a la cita. Nunca intentó hacer proselitismo, ni yo le hablé nunca de política. Entre nosotros se estableció una sólida y profunda mistad, surgida en circunstancias muy especiales.

              Me contó todo esto porque había seguido atentamente la conspiración de la derecha eclesial de la ciudad contra el vicario episcopal, algo nunca visto hasta la fecha, y también porque  había leído mi artículo,  publicado en El Alminar, y en los medios de comunicación de la ciudad. Quería que contase con ese elemento de juicio, no solo para mí, sino para todos aquellos que nos leen y siguen. He de reconocer que es un dato importante, para unir a otros muchos, de los que nada puede decirse, aunque muchos ya han salido a la luz en los medios de comunicación, y en conciliábulos en las redes sociales.

               Seguimos pensando lo mismo, que entre las ovejas, hay acechando lobos. Que hay muchos que pretender darle lecciones a Dios, que creen que las cofradías son cortijos, y que las están vaciando de gente y de fe. También seguimos pensando que el Vicario debió conducirse de otra manera en muchas cuestiones, pero que también, los peores enemigos los tiene o ha tenido dentro. Quienes han aireado todo, eran los que estaban más cerca suyo. También ha quedado muy claro que cuenta con el apoyo del Obispo de la Diócesis. Todo esto es lo que ha salido a la luz ahora, y por eso también es muy importante lo relatado por Pepe Torres, un socialista creíble y convencido.

           Nota:https://elalminardemelilla.com/2013/04/23/el-por-que-de-las-parabolas/

El completo silencio de los corderos


            Las ovejas, el borrego, las cabras son animales muy curiosos y confiados.  Suelen estar en silencio, pero siempre están atentas a todo. Cuando están tranquilas  y protegidas por la cerca, se acercan a mirar. El rebaño y el buen pastor, ese que cuida de todas las ovejas y que en la noche sale a buscar a la que le falta, para que no caiga en manos del lobo. Si algún animal sabe quién es el lobo, esa es la oveja, que también lo distingue de otras maneras. El lobo siempre aúlla, no puede evitar manifestarse como tal. El hombre es un lobo para el hombre, decía Hobbes, y las ovejas nos miran con curiosidad. Ellas no entienden esas filosofías. Si alguno de entre nosotros es lobo, se manifestará, tarde o temprano. Por eso miran ellas con atención, eso sí, siempre protegidas por su cerca. Desde allí ven todo, se dan cuenta de cualquier cosa. ¿Porqué el cordero es de Dios y la cabra del diablo?. Nunca lo he sabido. Acaba el mes de octubre, con cifras impensables. Ya daremos cuenta de ellas.

 

El por qué de las parábolas


            A vosotros se os ha dado los misterios del Reino de Dios, pero a los demás, a los que están fuera, todo se les anuncia en parábolas, para que los que ven,  mirando no vean, y los que oyen, oyendo no entiendan, no sea que en algún momento se conviertan y sean personados. Marcos 4, 11-13

                             Sobre el buen pastor

                ¿Quién es el buen pastor, el que predica solo a sus acólitos, a los convencidos, a los que van a regalarle los oídos, el que solo se preocupa únicamente de quienes están dentro sin preocuparse de los que están fuera?, o por contra, ¿el buen pastor es aquel que ve que falta una oveja en el redil  y sale en su busca, y que incluso se lleva  igualmente, a ovejas que no son de su rebaño, y las atiende como si lo fuesen?. La respuesta es clara. El buen pastor es el descrito en el segundo de los ejemplos, sin embargo, a menudo, vemos que La Iglesia Institución, solo se ocupa de los que están dentro.

                     Están sucediendo cosas todos los días, y vemos que mientras aumenta la zozobra y el desamparo, una institución que pretende la vertebración de la sociedad, o incluso ser un referente sigue condenando el matrimonio civil entre personas del mismo sexo, niega la comunión a personas divorciadas, a discapacitados y a cualquiera que no lleve el estilo de vida “oficialmente  cristiano” o cristiano solo en apariencia y en los ritos.

                    El sábado pasado, 20 de abril,  acudí a la Iglesia Patronal de Melilla, a la conmemoración de la festividad de La Divina Pastora y seguí con atención el sermón del Vicario Episcopal D. Roberto Rojo. Hablaba sobre la necesidad de ser bueno, no solamente en las formas. Ser buen padre, buen sacerdote, buen trabajador, buena madre, buen amigo. Todo muy correcto, pero no solo puede quedarse en las formas. Cuando se ha visto y ve, a hombres de iglesia (y digo hombres porque apenas hay mujeres), incluso a sus propios ministros, volver la cara y torcer el gesto, simplemente por el hecho de haber escrito, con absoluto respeto, algo distinto de la versión oficial, sobre los sucesos del Viernes Santo,  o haber intentado aportar una visión nueva, para el posible futuro de la semana santa melillense, o incluso  por fotografiar, por pura casualidad, una reunión de la que salieron tres comunicados distintos;  simplemente se deja de creer en lo que se ve y se oye, porque queda manifiestamente claro, aquello mismo que manifestaba  Jesús el Cristo: “Haced y cumplid todo lo que os digan, pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos dicen y no hacen”. Mateo 23, 3-4.

             He conocido y conozco a muy buena gente dentro de este mundo, del de la Iglesia, pero no están en primera fila. Pasan silenciosos entre los focos, están día a día, cuidando y atendiendo a las personas que por allí acuden, y que nunca preguntan o ponen una mala cara o un mal gesto. Habitan entre las sombras, pero no pertenecen a ellas. No se reúnen con el Poder político, no están pendientes de él, ni del qué dirán. No juzgan y no son juzgados. Hacen y dejan hacer. Se les pide ayuda y la ofrecen.  No digo nombres porque no quiero que nadie se sienta aludido, y que cada cual, como siempre, se sitúe en el grupo que quiera.  Eso sí, un Papa, Francisco, acaba de decir que:  La Iglesia está llena de trepas en busca de gloria*.

        A La Iglesia le gusta opinar de todo, y reclama su derecho a hacerlo, pero no le gusta nada cuanto se opina de ella y se juzgan sus actos. Creo que no tienen derecho a desamparar a nadie, o a preocuparse únicamente por los suyos. Predomina en general, y no solo dentro de La Iglesia, la primera de las concepciones descritas, acerca de lo que debe ser un buen pastor. Cada uno se preocupa de su rebaño, si es que lo tiene. Los grupos son cada vez más cerrados e impermeables.  Ahora es un Papa el que empieza a señalar la posible causa de tanta iglesia vacía, y a  todos aquellos que han hecho de esto, de la Fe,  un modo de vida, en todos los sentidos.

                                La Divina Pastora en Melilla

         La Hermandad de La Divina Pastora, advocación capuchina, se encuentra en proceso de constitución canónica. La imagen que está en el altar homónimo, data de 1918 y pesa casi media tonelada, lo que hace prácticamente imposible su porte, dada la escasez de porteadoras, pues en este caso es llevada solo por mujeres. Desde hace algunos años, se saca en procesión una imagen más pequeña. Conocí esta advocación y hermandad por mediación de Pepe Vacca, anterior Hermano Mayor,  hasta el año de su fallecimiento en 2007.  La imagen original y casi centenaria, está encima de la impresionante talla del Ecce Homo, que en estos días atrás estaba iluminada y perfectamente visible. En todos los años en que Pepe Vacca fue el Hermano Mayor de esta hermandad, la procesión se celebraba en el mes de junio y desde  su fallecimiento se realiza en abril. No he entendido, ni nadie ha explicado, la razón de este cambio. Sin Pepe Vacca, no hubiese entrado nunca en este  mundo, el de la religiosidad cristiana de Melilla , ni hubiese podido desvelar cosas que, ahora ya  sé, que muchos deseaban que permaneciesen ocultas. 

     Nota: Las fotografía ilustran este artículo y esta reflexión. Que nadie relacione las fotografías que se publican, con las opiniones aquí expresadas.

        *Declaraciones del Papa Francisco: http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/04/22/francisco-en-la-iglesia-tambien-hay-trepas-en-busca-de-gloria-iglesia-religion-papa.shtml