Archivo de la etiqueta: piscina municipal

Tras el rastro del ratón verde


                 Lamentable situación de la Piscina Municipal de Melilla

   La Piscina Municipal de Melilla, única instalación de este tipo en la ciudad, fue inaugurada en abril de 1990, bajo el mandato del alcalde socialista Gonzalo Hernández. Por casualidad ha vuelto a Melilla el pasado fin de semana con ocasión de un acto político. Dos décadas después de su puesta en funcionamiento la situación higiénica de la misma no parecer ser la idónea.

       La semana pasada decenas de usuarios presentaban su quejas o denuncias en el libro de reclamaciones de la instalación. Habían visto en las duchas “una extraña sustancia amarilla”, muy viscosa, que se pegaba a la piel (el agente amarillo). Algunos vieron lombrices en los desagües de las duchas. Siempre hay pelos en abundancia obturando las cañerías. Es una única piscina, desde hace 21 años, para una ciudad de población creciente y con una demanda de uso cada vez mayor. Hoy, 21 años después, el nombre de Melilla suena en el panorama de la natación española.

        Si se compara la situación de cualquier ciudad o capital de provincia colindante con Melilla, de más de 75.000 habitantes, la descompensación resulta pavorosa. Quien hace 20 años tenía una piscina pública, hoy tiene dos; quien entonces tenía 5, hoy tiene el doble, salvo Melilla, que sigue teniendo la misma piscina. Eso sí, tenemos tres pabellones deportivos, dos palacios de congresos, un faraónico teatro y una estación marítima que costó lo que dos y no se sabe cuántos auditoriums.

                  Los ratones de la piscina municipal

    Hay un Consejero de Deportes, un director general de deportes, un director general de instalaciones deportivas y también ratones en la Piscina Municipal. Lo habían denunciado algunos usuarios, lo saben  los monitores que son los primeros que bajan al vaso de la piscina por las mañanas, lo saben muchas de las personas que los ven y los ven correr. Yo no sé cuál es la calidad de esas aguas, a qué tipo de análisis son sometidas o si se renuevan una vez al lustro.

       Quizá sea más importante regar el campo de golf de los 5 millones de euros  de fondos FEDER (Fondos europeos para el Desarrollo Regional), que hacer una nueva piscina o s mantener en condiciones dignas la que tenemos, la del Alcalde Gonzalo Hernández, la del año 1990. Dicen que ya no se va a cumplir la promesa electoral de una piscina olímpica.

       El caso es que hay una colonia de roedores deambulando por la piscina. El Alminar de Melilla ha encontrado el rastro de muchos y el cadáver de uno. Las fotos me dan asco, pero El Alminar de Melilla es un servicio público, o una vocación de servicio público y no cobramos nada.

El alcalde Gonzalo Hernández en Melilla


                 Primer y único alcalde socialista ( 1983-1991)

              El que fuera primer alcalde socialista desde la restauración de La Democracia en España y en Melilla, Gonzalo Hernández Martínez, ha regresado a Melilla con ocasión del XI Congreso de Juventudes Socialistas,  como invitado de honor. Fue una gran sorpresa por se el único que ya no reside en Melilla de los que fueran secretarios generales del PSOE. Pasado el tiempo y olvidadas las antiguas discrepancias políticas, resalta el hecho histórico de ser el primer y único alcalde socialista que ha tenido esta ciudad, desde la recuperación de La Democracia en 1979. Gonzalo Hernández ganó las elecciones municipales de 1983 y repitió victoria en 1987. También fue senador socialista de la V Legislatura, desde 1993  hasta el año 1996.

           Hoy, algunas de sus realizaciones como la de La Piscina Municipal, inaugurada en abril de 1990, permanecen en la ciudad de Melilla como la única instalación deportiva de este tipo. Si en Melilla no se hubiese instalado la época de “la desmemoria” y  de  “la recompensa al acólito”, tenga o no méritos, es indudable que la Piscina Municipal debería llevar su nombre.

      El tiempo debería hacer olvidar viejos rencores, discrepancias de diverso signo y críticas hacia Gonzalo Hernández, que hoy resultarían absurdas, de colocarse de nuevo ante los ojos escrutadores de la hemeroteca. Al final de todo, sólo quedan o deberían quedar los hechos. Fue un reencuentro sorpresa y una acertada y aceptada invitación, por parte de la ejecutiva saliente de Juventudes Socialistas de Melilla, que hasta ayer presidía el melillense Amin Azmani.

   PD: Se ha llegado a una situación en la que a algunos, no se les perdona un error (por muchos que cometieran), y a “otros”  no se les  ve ninguno, cuando yerran casi a diario. Eso no es bueno y además constituyen un falseamiento de la realidad política y social de Melilla.

Una sola piscina Municipal en 21 años


          En abril de 1990 se inauguraba la primera y única piscina municipal de Melilla. La obra la realizó el PSOE y todavía, 21 años después, se está viviendo de esas rentas, ya muy exiguas. La natación melillense está dando hoy frutos a nivel nacional, pero los 75.000 ciudadanos de Melilla, sólo tiene esta piscina para uso deportivo, terapéutico o simplemente para aprender a nadar.

          El presente Gobierno Local, que lleva en el ejercicio desde el año 2000, nunca ha considerado el iniciar las obras para dotar a una ciudad como Melilla de una segunda piscina municipal o para crear un área recreativa de verano para los melillenses. Mientras tanto ha construido un tercer pabellón de Deportes (Baloncesto) que además será sede de la Consejería de Deportes, o a lo mejor ni siquiera eso, porque quizá, al menos nominalmente, se suprima la Consejería.

      En los últimos diez años las subvenciones al deporte se han incrementado de manera desaforada, ascendiendo a volúmenes, que prácticamente convierten a los principales equipos deportivos (futbol y baloncesto), en equipos municipales, sin embargo, muchos de sus directivos cobran como si fueran dirigentes de equipos privados. Si alguien se toma la molestia de cuantificar las subvenciones deportivas en los últimos diez años, obtendrá una cifra escalofriante. Mientras tanto, se sigue viviendo de la piscina municipal de Gonzalo Hernández, Alcalde de Melilla entre 1983 y 1991.

       La Ciudad del Futbol, en los Altos del Real es una isntalación deportiva que apenas se ha usado, porque al estar cosntruida sobre un vertedero de desechos urbanos, se ha hundido varias veces, obligando a constantes y cuantiosas reparaciones. ¿Alguien se ha molestado en saber cuál ha sido la cantidad invertida en las instalaciones deportivas menos usadas de la historias de Melilla?. El que lo haga, obtendrá otra cifra escalofriante. Mientras tanto, se sigue viviendo de la piscina municipal de Gonzalo Hernández, Alcalde de Melilla entre 1983 y 1991.