El alumbrado público de Melilla


            ¿Hay derroche luminoso en las calles de nuestra ciudad?

        La partida de gasto referida al alumbrado público supone para el presente año 2013, la cantidad de 1.958.070€, que en principio parece una cantidad bastante alta, habida cuenta de que la cifra esta referida únicamente al alumbrado de las calles. ¿Hay desperdicio lumínico en el alumbrado público, están bien iluminadas nuestras calles?. La impresión es que a la primera parte de la pregunta se debe responder de modo afirmativo, y en sentido negativo a la segunda. Hay calles con exceso de luz y calles mal iluminadas, con farolas demasiado altas, lo que supone una dispersión de la luz y una mala iluminación a ras del suelo. Hay también dispersión de luz en altura. Esto último se observa claramente,  viniendo en barco por la noche, en donde contrasta la silueta negra del macizo del cabo Tres Forcas, con la enorme mancha luminosa de color naranja procedente de Melilla. El efecto es aún mayor cuando las nubes de levante están posadas sobre la ciudad y ejercen de pantalla para la luz procedente de la ciudad.

             Ahorrar energía es una necesidad imperiosa, pues la producción de electricidad resulta cada vez más onerosa y también más contaminante para el Medio Ambiente. Debería hacerse un nuevo plan de alumbrado público en la ciudad, con farolas más bajas y que concentren toda la luz sobre el suelo.  Las farolas no deben alumbrar el tercer o cuarto piso de las casas, sino la vía pública. La mala iluminación se nota también en que en muchas calles, se ha instalado un segundo foco de luz blanca, de forma redonda, para compensar la mala iluminación proporcionada por el alto foco de luz naranja, como ocurre en  muchas calles de la ciudad.

          Hay que racionalizar los gastos, cesar en el derroche de dinero, de energía y empezar a emplear los recursos existentes, en atender las necesidades básicas de una población con necesidades básicas, como la alimentación, sin cubrir. Gastar esa cantidad de dinero en el alumbrado público, mientras que mucha gente no tiene dinero para pagar el recibo mensual de electricidad, o para caldear su casa en los meses fríos de invierno. Este es uno de los muchos contrastes de un mundo obsceno.

Anuncios

Una respuesta a “El alumbrado público de Melilla

  1. A mi también me ha parecido muy iluminada. Está bonita, pero excesiva.
    Nada que ver como estaba hace unos años. Recuerdo que yo bajaba por el barrio Calvo Sotelo en dirección a Álvaro de Bazán, y aquello era una oscuridad absoluta. En ocasiones hasta peligrosa. Ni una sola farola en todo aquel tramo. Deambular de noche era peligroso. Ni que decir lo de cruzar el puente camellos en dirección al centro.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s