Archivo diario: 13 julio, 2014

Real y Arellano, obras que no se entienden


        Hay un hospital sin terminar a falta de 9 millones de euros, y el Gobierno de Melilla va a gastar 3 millones en cambiar las aceras y el enlosado del paseo central del Barrio del Real y de la calle Carlos R. de Arellano. Ningún colectivo ciudadano, ninguna asociación de vecinos ha pedido esas obras. Solo en el barrio del Real existe una asociación casi desconocida, de la que el gobierno local se sirve, a modo de bastón, para justificar la necesidad y la petición vecinal de esas obras. En ambos casos, lo que más va a notar el ciudadano es la pérdida de aparcamientos en la vía pública, alrededor de 100 ( 50 en cada sector).

       El gobierno de Melilla decide, hace y confunde un grupo facebook con el debate público y la exposición del proyecto a los ciudadanos. No ha habido reuniones o cartas a los vecinos en donde se les comunicase la necesidad de las obras, la aportación de sugerencias o  pedirles que evaluasen las necesidades del barrio. El barrio del Real es un barrio residencial, 13.000 habitantes,  comercial y de gran densidad del tráfico rodado. Casi toda la mercancía que se dirige hacia el polígono industrial, lo hace a través de la calle del General Villalba, y el acceso al barrio se produce por la calle Aragón. Las obras que pretenden realizar van a afectar de modo acusado a estas dos calles  y no tienen nada previsto. Van a congestionar durante 9 meses, las entradas y las salidas del barrio sin tener nada previsto. Es una obra electoral, que pretenden inaugurar en el próximo mes de mayo.

      Los comerciantes y propietarios de negocios de hostelería no han recibido información sobre la eliminación de sus terrazas en el paseo, que se pretenden derivar hacia las calles laterales, lo que redundará en mayor pérdida de aparcamientos.

     Lo mismo va a suceder en la calle Carlos de Arellano. La diferencia estriba en que en esta última zona los vecinos y propietarios de locales comerciales sí han mostrado sus dudas y han iniciado una recogida de firmas. En el barrio del Real no sucede eso, porque una asociación ha patromonializado la voluntad y la voz de todos los vecinos y se han erigido en los interlocutores del barrio ante la Administración local. No digo que carezcan de buenas intenciones, simplemente es que no representan a todos. Muchas de las propuestas de este grupo son lógicas y fáciles de llevar a cabo, lo que sobra es gastarse dos millones de euros en el paseo central de barrio.

Mas del 80% de los vecinos del Real no conoce lo que va a ocurrir ni con su barrio, ni con el paseo central, ni sabe cómo evitarlo o proponer alternativas, que ya dijeron que no se aceptarían.  Nadie ha pedido esas obras, en ninguno de los dos barrios. Son tres millones de euros que podía invertirse de otro modo. Lo que los barrios necesitan es atención constante, mantenimiento y respeto a las normas urbanísticas y a los reglamentos de convicencia urbana.

Anuncios