El misterio de La Navidad


 Acerca del hijo de María

     Jesús, el hijo de María, nació en la localidad de Belén, en unos establos, pero esto no lo cuentan los evangelios canónicos, redactados ya bajo la doctrina, sino los denominados como apócrifos, que sí recogen leyendas y tradiciones orales sobre el niño nacido en Belén, el hijo de María. En el evangelio del pseudo Mateo, en el apartado XIV, sí hay establo, buey y asno, entre otras cosas, porque estaba predicho por Isaías: “El buey conoció a su amo, y el asno el pesebre de su señor”. Un poco más adelante se lee otro dicho del profeta Habacuc: “Te darás a conocer en medio de dos animales”. Todos los apócrifos sitúan claramente los lugares establecidos por una tradición que les precedía.

         En aquella época los viajes duraban meses y las noticias viajaban lentamente. A la antigua Persia llegó la noticia del nacimiento de Belén y cuando Los Reyes Magos la conocieron, se pusieron en camino hacia el lugar de donde procedía la noticia. Llegaron a Belén al cabo de dos años y hallaron al niño sentado en el regazo de su madre y le hicieron objeto de los presentes conocidos: oro, incienso y mirra; objetos propios de la realeza. En estos evangelios conocemos detalles de la infancia de Jesús, de sus juegos de niño, de las relaciones con su madre, de la huida a Egipto, incluso de la situación temporal del nacimiento de Jesús, el hijo de María. En ellos también conocemos los nombres de las parteras que asistieron a María, La Virgen. Incluso existe un evangelio árabe de la infancia de Jesús.

           Con el paso del tiempo, el rabí Jesús sería conocido como el nazareno, gentilicio de la localidad en la que pasó los años previos a su aparición pública. Es un hecho histórico indudable su existencia, como que también afirmó haber venido a:  hacer cumplir La Ley (mosaica) y no a abolirla.  En cualquier caso su aparición y predicación pública cambió el mundo conocido y luego el futuro.

         La magia del espíritu de la navidad reside en que la gente, llena de problemas y de angustias, olvida todo por unos días u horas, y conmemora un nacimiento muy lejano en el tiempo. Es el triunfo de la deidad solar, la de Mitra, la creencia  más popular entre la ciudadanía y el ejército de Roma. Las personas siempre han preferido la luz frente a a las tinieblas que casi siempre han ofrecido las élites que han gobernado el mundo, incluso ahora en estos tiempos .

       Al menos un día al año se conmemora y celebra el triunfo de la luz. Dijo el propio Jesús que “quién me ve a mí, ve al Padre”, a lo que añadimos:  aquel que  quiera conocerlo,  que busque a la madre.

Anuncios

2 Respuestas a “El misterio de La Navidad

  1. Mañana renace de nuevo el Sol
    Que paseis una buena festividad “Dies Natalis Solis Invicti”

    • Debía ser una alegría para los antiguos ver como cada cierto tiempo los días aumentaban, no los invadía la oscuridad y el sol volvía a “reinar”.
      Pero lo que verdaderamente se celebra mañana es algo mucho más importante que un cambio de estación, es el nacimiento de de Jesucristo, la luz del mundo. El nacimiento de alguien que después de dos mil años sigue siendo la luz y la esperanza de millones de cristianos en el mundo tanto en la vida como ante la muerte, de alguien que continúa alumbrando de día y de noche, en verano y en invierno.
      Que Él nos ilumine en estos días y en toda nuestra existencia.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s