El año de la Misericordia en Melilla


                La Iglesia de Melilla atraviesa tiempos y momentos difíciles. La falta de sacerdotes está obligando a cerrar templos y a comprimir los horarios de los oficios religiosos. Se esperaba que el obispo de la Diócesis impusiese un cambio de orientación en la dirección de la iglesia melillense, tras su última visita pastoral de noviembre, en la que entre otras cosas, reinstauró el culto al Cristo de Limpias en la Iglesia de San Agustín. Sin embargo, no se cumplió ninguna de las expectativas. La marcha de sacerdotes ha sido superior a la de las llegadas, con lo que se han tenido que reducir los oficios religiosos o misas. Esta última Semana Santa el obispo malacitano ha sido criticado por no acudir a la visita que El Cautivo realiza al Hospital Civil de Málaga, y le recordaron públicamente, su obligación de estar al lado de los afligidos. La exhortación del Papa Francisco en el  año de La Misericordia, obliga a abandonar la mesa y la compañía de los poderosos, para trasladarse junto a los pobres y a las periferias. Los nombramientos diocesanos se producen por goteo y todo parece estar paralizado. No solo el mundo político parece no saber qué camino tomar.

             A esta difícil situación de la que todos hablan, pese a la férrea doctrina de silencio impuesta, se unieron las daños de la naturaleza, con él gran terremoto de Melilla del pasado 25 de enero. La parroquia castrense que estaba remontando y ocupando un lugar preponderante en la comunidad cristiana de la ciudad, resultó la más afectada por el movimiento sísmico, lo que cercenó su evolución, debida en gran medida a la labor de su párroco, Francisco Sierra, al que se conoce como el peregrino, dada su gran afición a los viajes de peregrinación a distintos lugares del mundo, entre los que destaca Tierra Santa, a donde ya ha acudido más de 50 veces. Ha formado una de las comunidades más activas y participativas de la ciudad, y cuenta con un amplio grupo de peregrinación. El último viaje se ha realizado a Irlanda, en donde visitaron la catedral de San Patricio. Cada año realiza al menos dos peregrinaciones. Mientras unos llenan sus iglesias, otros las vacían, o las mantienen a duras penas.

                  La iglesia del Sagrado Corazón, ante el vacío de fieles y la falta de sacerdotes, suspendió su misa de las ocho de la mañana, y también la última de los domingos, la vespertina. Parte de ese vacío se ha suplido con el traslado de la misa mayor de la parroquia Castrense al templo Arciprestal. La iglesia de Batería Jota ha quedado reducida a un oficio semanal, y también ha reducido su actividad la de San Francisco Javier, la antigua capilla del hospital de Cruz Roja. Sta. Mª Micaela, al pertenecer a la comunidad Paúl, no sufre esas restricciones. Los no muy numerosos fieles de diario, van de un lugar a otro para poder oír una misa. Oficiar una misa al día es una obligación es una obligación para todo sacerdote. La situación está algo paliada por la actividad del obispo emérito monseñor Buxarrais, que oficia una misa diaria desde noviembre de 2011. La parroquia castrense, tuvo que suspender su tradicional misa matinal, y esos fieles han migrado hacia la parroquia del Centro Asistencial. La Iglesia Patronal está ya casi fuera de la ruta de culto, salvo los actos oficiales.

                                San Agustín pierde una campana

        Mientras tanto, la iglesia de San Agustín, la que ha perdido la campana, por corrosión o viento, se ha convertido en una superparroquia, que ha tenido que unificar los archivos propios y los de Santa Mª Micaela, mientras que su único sacerdote, ejerce la también la labor de vicario parroquial de las iglesias Arciprestal y de la Patronal. Los colaboradores laicos de los archivos parroquiales escasean y por eso permanece cerrados la mayor parte de la semana. No hay comunicación entre la Iglesia y sus fieles, porque no existen encargados de difundir las noticias, encuentros o actividades que pudieran ser de interés. La Cofradía del Rocío sigue en manos de una gestora 14 años después de su intervención, no reconocida, y la de La Divina Pastora no consigue obtener su rango de Hermandad.

                                              Año de La Misericordia

                 El presente año 2016, ha sido declarado Jubilar por el Papa Francisco, única persona que puede hacerlo. Al menos tres iglesias deben colaborar en el Jubileo extraordinario, pero en Melilla solo una lo lleva  a cabo, la del Sagrado Corazón, que abrió una puerta que jamás fue santa o del perdón, para el inicio del año jubilar, y que luego cerró para siempre. En todas las ciudades, las iglesias jubilares aparecen ornadas con estelas, salvo en nuestra ciudad. El abatimiento parece dominarlo todo. Es justo lo contrario lo que pretendía el Papa Francisco, con su exhortación Evangelii Gaudium.

                     El Papa Francisco I no quiere iglesias cerradas ni vacías, situaciones ambas demoledoras para la fe, la poca que queda y que todavía resiste. No quiere caras largas, ni acedia egoísta, ni pesimismo estéril, ni grupos apropiándose de las iglesias, que deben ser de todos. No quiere arribistas que hagan carrera en los pasillos eclesiales y que arrebatan y se apropian de una gloria, que solo pertenece a Dios. Quiere cercanía al necesitado, abandonar el centro de las ciudades y dirigirse a las periferias, alejándose de la mesa y compañía de los poderosos, para compartir todo con los que menos tienen. Quiere alegría, culto a la verdad y el anuncio del evangelio. Hay que decir basta a las recompensas a los prebostes, para obtener luego influencias y posiciones con ellas. El evangelio es palabra y hechos, huyendo de la mundanidad y de sus dulces trampas.

Anuncios

11 Respuestas a “El año de la Misericordia en Melilla

  1. A Melilla no ha llegado la iglesia renovada de Francisco I. Hay algunos buenos sacerdotes, padre Ramón, padre Paco Sierra, padre Serafín que ya no está, y la comunidad Paúl, que nada pueden hacer con el actual modo de dirigir la iglesia en la ciudad, más acordes con tiempos pasados que con los actuales. Podría contar detalles para llenar un periódico entero, pero yo soy de las que prefiere buscar otra iglesia, otro párroco, incluso no ir a misa, antes que pisar la iglesia del arcipreste.

  2. El político y el religioso son modelos agotados. A la vista está que no sirven para conseguir el bienestar individual ni el colectivo. Tendremos que buscar otros. Actuar personalmente concienciados y responsabilizados de lo que sucede, practicando cada uno/una la misericordia, por ejemplo, ya que estamos en eso, en lugar de quedarnos a la espera de lo que a unos y a otros les venga bien proponernos como salvación.
    No es posible renovación ni revolución sin una toma de conciencia en nuestra vida personal, es en nosotros desde donde hay que empezar por hacer los cambios.

  3. Hospitalario, escalofriante tu relato. Después de leerte viene a mi mente aquel dicho popular: “Ojos que no ven, corazón que no siente”. Simplemente, ¡lastimoso!

  4. Gracias Imparcial. Aquí lo que sucede es aquello de: “Tenéis ojos y no veis y tenéis oídos y no oís”. La gente calla y otorga y se acercan hasta mí, o a cualquier otro/a que quiere oír, y cuentan para que otros tengan el valor o el medio de poder contar.
    Confunden el que se hable y escriba con atacar a la Iglesia, y llegan hasta los medios de comunicación para intentar parar tal o cual escrito. Lo has sufrido igual que yo.
    Solo quieren panegiristas.

  5. El culto a la verdad y el valor para decirla. Magnífico

  6. Es un gran trabajo el de Hospitalario, contar la verdad, intentar abrir las conciencias, entre el silencio y el miedo de unos y el inmovilismo y clara animadversión de otros.

  7. Gracias Isa. Todas/os van a seguir leyendo cosas, porque en la prensa hay censura y ya no publican nada. Solo temas y cuestiones muy anodinas.

  8. Cuestiones anodinas y propaganda ofensiva para la inteligencia más corrientita.

  9. Una iglesia llena, llena el cepillo y puede comprar objetos y ornamentar la iglesia, darle alegría y vistosidad. Una iglesia vacía tiene todo vacío. Nos pasan esta pregunta: “¿Si la iglesia castrense celebra la misa mayor en la iglesia arciprestal, a quién corresponde lo recaudado en el cepillo?, ¿se lo reparten por mitades?.

  10. Todo se ha cumplido tal y como decías, Hospitalario. El edificio de los fariseos se está viniendo abajo. De nada les ha servido callar y comulgar con las ruedas de molino. Ahora cada cual se quedará desnudo, con sus miserias expuestas frente a todos. Y los que callaron, siendo su obligación hablar, ya no tendrán donde resguardarse.

  11. Gracias, Juan. Las llamas nos han rodeado todo este tiempo, y hemos bebido un cáliz amargo, pero el incendio acaba siempre consumiendo a quienes lo provocan.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s