Amistad animal


 

 

     Los animales tienen sentimientos, e inteligencia, sin embargo, cuando a algún humano muestra comportarse sin ninguna de estas dos cualidades, se suele decir de él que es “un animal”. Cuando llevan a cabo acciones salvajes, sin calificación posible, bien individual o colectivamente, se las suele calificar como animaladas. Hoy parece claro que los elefantes, además de una gran memoria, parecen tener conciencia de la muerte, algo solo reservado a los humanos; e incluso alguna forma de lenguaje, como los delfines, y grandes cetáceos, que pueden comunicarse entre ellos. Quien vea imágenes de primates, puede comprobar lo cercan que están, en casi todos los sentidos, de los reyes de la creación.

      Lo que distingue a los humanos, no son solo los sentimientos, la inteligencia o el lenguaje, sino la capacidad para adaptar el medio natural en su beneficio, e incluso, en su propia contra. Ninguna especie animal es capaz de provocar el exterminio de otra, ni tampoco de alterar el medio natural hasta provocar su propia extinción, o la inhabitabilidad del medio en donde vive. Esto es una conquista específica humana.

         Los animales miran y nos observan, y son muy curiosos. Se muestran confiados, aunque cautos, ante nuestra presencia, en especial las garcillas, que suelen levantar el vuelo en cuanto tiene ocasión. No suelen pensárselo mucho. Hoy era un día de calma en Melilla, muy tranquilo. El cielo nublado ha suavizado la implacabilidad habitual del Sol en estas fechas, y en esta situación geográfica.

            Los animales establecen sus sociedades y sus relaciones. En la alberca de Sidi Ouarich, hay una pequeña colonia de garcillas, protegidas por ese caballo o mulo negro, que si te acercas a fotografiarlas, se pone furioso. La otra imagen muestra otro caballo, que se desplazaba en paralelo a nuestro intento de fotografiar al ave, en actitud clara de protección. A cambio, las garcillas limpian de parásitos a su protector.

      Nota:https://elalminardemelilla.com/2014/10/12/la-ultima-alberca/

Anuncios

20 Respuestas a “Amistad animal

  1. Espero que el poder político no se cargue a las garcillas

  2. El poder político no sé, pero quienes lo ostentan… cualquier cosa. No en vano los humanos (por no decir los hombres) son los únicos que matan y torturan a miembros de su misma especie por puro placer, sin ningún otro objetivo ni finalidad. Con que imagina qué no serán capaces con otras especies animales y vegetales.

  3. Tu comentario, Isa, me recuerda al de una mujer que participa en un foro feminista, en el que yo colaboro ocasionalmente, que siempre habla de “las humanas” y los hombres. Es muy ocurrente esa diferenciación que hace, y muy cargada de sentido.

  4. Dime cuál es el blog de ese foro.

  5. Tienes que ir a Facebook y buscar el grupo Fans de Lidia Falcón. Sabía que te gustaría esa expresión.

  6. Ahora se está utilizando bastante el femenino para todos/as refiriéndonos a que todos/as somos “personas”. Yo creo que es mejor hablar de hombres y mujeres, porque en temas de violencia como la machista, por ejemplo, decir que “una persona” ha cometido un delito está evitando nombrar a quien lo hace, hombre; mientras que en asuntos positivos como puede ser un beneficioso descubrimiento científico, con decir que lo han hecho “personas”, se está aludiendo a hombres, porque en el imaginario colectivo universal, ¿quién es la persona humana por excelencia? El hombre.

  7. En mi primer comentario lo mejor habría sido decir: los únicos “primates” capaces de matar y torturar…

  8. Acabado un largo periodo de vigilia un poco más lejos de lo habitual, vuelvo. por poco tiempo a mi ciudad. Me ha sorprendido esta entrada. Porque me trae recuerdos de hace tiempo. No lejos de Melilla, en las Chafarinas, hace bastantes años hubo un ejemplo de esta “amistad animal” que comentas que sorprendia a todos. La que tenían el “Felipe”, mulo al servicio de la guarnición, y la “Chocha”, una oveja de las que hay en las islas. Donde iba el Felipe, iba la Chocha, y viceversa. Y que nadie se acercara con malas intenciones a la Chocha porque se las veía con la furia animal del Felipe. Y que no se le ocurriera al mulero, o a quien fuera arrear muy fuerte al Felipe, porque allí se lanzaba la Chocha como una posesa.
    Un día, el Felipe cayó enfermo. Vino un veterinario militar a verlo. Y las noticias no eran buenas. El animal se moría irremediablemente. Y no había quien separara a la Chocha del Felipe. Al final murió, sedado, tranquilo, pero su último movimiento fue para mirar a la Chocha y lamerla y al instante murió.
    El cadaver se enterró en los antiguos huertos, y hubo que sacar a la Chocha varias veces de la fosa. Una vez cerrada, no hubo forma de apartarla, y allí, balando tristemente estuvo 48 horas, al cabo de las cuales, murió. De pena.

  9. Por supuesto se le enterró junto a lFelipe

  10. Los animales padecen estrés. A consecuencia de él pudo darle un infarto a la Chocha.

  11. Con todos mis respetos, Corona 71; ¿ésto es un una historia verificable o es una leyenda de cuarteles?. Yo he estado en ellos y sé por experiencia, que se cuenta de todo. ¿Desde cuando no hay ovejas en Chafarinas?. La historia puede ser de 1960 0 1970.

    • Fue a finales de los 80. Yo conocí a ambos animales y su”amistad”, pero no estaba allí cuando murieron…… Me lo contaron compañeros que si estuvieron.

  12. Preciosa historia en la que los animales se protegen entre ellos. Conocí en mi casa un caso parececido. Un pastor alemán alsaciano de grandes dimensiones, dejando comer en su plato a las crías de una gata que teníamos en casa. Cosas sabias que permite la naturaleza.

  13. Hay historias increíbles de animales leales. No sé si conoces una que sucedió en Japón sobre la que se ha hecho una película. Es la historia de un perro que iba todos los días a la entrada de la estación del tren a esperar a su dueño cuando volvía de trabajar. El dueño murió y el perro siguió yendo todos los días a esperarlo durante años, hasta que un día murió allí mismo, a la entrada de la estación. El perro tiene un monumento en ese lugar en recuerdo de lo que hizo.
    La historia de Corona 71, sin embargo, además de bonita tiene mucho de irreal, y no en lo referente a la “amistad animal”, sino en la existencia de tantos “sentimientos humanos” en un cuartel como para preocuparse de que un pobre mulo muera tranquilo y sedado y como para ocuparse en enterrar a una oveja con él. Creo que a quien le contó la historia se le fue la mano en fantasía.

  14. En esa historia hay una base real y otra de leyenda. En aquellos años (1980-1982) estaba yo en el ejército español, y no destacaba por su sensibilidad.

  15. Bueno, Chafarinas era Chafarinas. En esos mismos años se movilizaban medios para quitarle el aro a Peluso….. Y lo del Felipe y la Chocha era una anécdota graciosa en las islas. Y sí, en las islas siempre ha habido, y hay hoy, un rebaño de ovejas. Dice la leyenda que por si falla el suministro. Yo también he conocido cerdos, gallinas, conejos y patos en la antigua granja.

  16. Por cierto, Corona 71, ahora que has recordado a Peluso. ¿Han vuelto a verse focas monje, las sirenas de Ulises, por la zona?. Dicen que se han refugiado en Alborán, las pocas que queden.

  17. Ni idea. Hace años que no voy porlas islas. Por Alboran si, y bastante. Y nunca he visto ninguna allí ni he oido de que se hayan visto nunca.

  18. Habrán desaparecido ya.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s