Archivo de la etiqueta: Abriendo Fronteras en Melilla

Encuentro en Melilla


              

                      La criminalización de la protesta
En las democracias empieza a surgir un riesgo, y es que las mayoría absolutas, otorgadas por los votos ciudadanos, acaben siendo una nueva forma de autoritarismo totalitarioo, con el que el partido gobernante impone al resto de la sociedad su mentalidad, y su visión del mundo, que por lo general suele ser excluyente. La mayoría absoluta es democrática, pero no el ejercicio autoritario del Poder. Si el Poder no se renueva, y la democracia o las instituciones que lo soportan y controlan no están bien delimitadas, o no son firmes en su papel, todo acaba influido por el poder político, que acaba controlando y desbordando todo.  El reforzamiento y la independencia del Poder Judicial, uno de los pilares fundamentales del Estado, se hace hoy más necesario que nunca, para la defensa de una Democracia amenazada por la corrupción, el nepotismo y el autoritarismo.
También hemos comprobado que las victorias electorales  pueden ser obtenidas de maneras distintas, desde el directo y grosero “pago” a cambio de un voto, a otras más eficaces y menos visibles como las redes clientelares, o la inducción del voto mediante un uso preciso de los medios de comunicación disponibles y previamente subvencionados. El control de la información es total y obsesivo. La libertad de expresión y el derecho a una información objetiva se resienten por todos lados.

                        La marcha Abriendo Fronteras en Melilla

                    El ministro más autoritario de la última etapa democrática, Jorge Fernández Díaz, llegó a Melilla y coincidió con la presencia en nuestras calles de la caravana Abriendo Fronteras. Fue objeto de una protesta simbólica e inmediatamente el Poder reaccionó criminalizando a los manifestantes y solidarizándose con el ex ministro, reprobado por el Parlamento español. Hay un libro muy interesante de David Bondia, Felip Deza y Ana Sánchez, en el que se estudia con múltiples casos, la criminalización de la protesta een todo el Estado, mediante una adecuada campaña de los medios de comunicación afines al nucleo duro del Estado y de la derecha española, paso previo a la instauración y puesta en marcha de la denominada Ley Mordaza. El libro lleva por título Defender a quien defiende, y está editado por Icaria.

             Tras la puesta en marcha de la Ley, es nototio y evidente el descenso del número de protesta en todo el territorio español. Es una restricción más del derecho de manifestación, recogido por la Constitución española. La capacidad de amedrentamiento de un Estado es mucha. Las autoridades melillenses ya han impueto sanciones por matifestaciones y concentraciones no autorizadas. También amenazaron con denunciar a los responsables de la Caravana por unas supuestas pintadas que fueron borradas nada más ser fotografiadas y que nadie vió realizar, mientras que existen cientos de pintadas en la ciudad, que permanecen en los muros durante décadas.

                              Despedida de la Caravana en Melilla

            Una de las cosas que parece haber ofendido más es el hecho de que todos los integrantes de la marcha a Melilla se hayan pagado el viaje, algo que casi ha parecido una provocación, en una ciudad en la que cualquiera que la visita en grupo suele venir con los gastos pagados.

            Abriendo Fronteras ha dejado la ciudad repleta de abundantes y gratificantes imágenes de solidaridad y de compromiso social. Lo más importante de todos es que 5 centenares de hombres y mujeres de todas las edades han venido a conocer la realidad de la ciudad en persona. Una vez regresados a sus lugares de origen, están llenando los medios de comunicación de sus ciudades, y sus páginas en redes sociales, con sus propias impresiones sobre lo visto y acontecido en Melilla. Ha sido una corriente de aire fresco que ha recorrido la ciudad durante tres días.

      Queda la satisfacción de comprobar que hay una extensa amalgama de organizaciones sociales que dedican a la solidaridad y al compromiso social una parte de sus vidas, y que el testigo del inconformismo político sigue pasando de unas generaciones a otras, manteniéndose vivo en amplias capas de la sociedad española, pese a todas las dificultades y trabas, representada especialmente por la Ley Mordaza, cuyo impulsor y alma pater, coincidió con ellos/as en las puertas del Palacio de la Asamblea de Melilla.

      Muchas veces hemos escuchado decir a nuestros gobernantes ante cualquier crítica adversa que: “no era válido criticar desde fuera, que se acercasen a al ciudad y conociesen su realidad”. Les han tomado la palabra y lo han hecho, ahora han visto y han oído, con sus propios ojos y oídos.

 

Anuncios

La Libertad guiando al pueblo


 

                Tres días en Melilla de actividades solidarias y de concienciación. Son 450 personas que han venido a Melilla utilizando recursos propios, con los gastos lo más ajustados posibles, y procedentes desde todos los lugares del Estado. Han pagado entre 70€ y 200€ según la distancia de procedencia. Están agrupados en más de 200 organizaciones entre las que Podemos solo es una más.

                   Han sido hostilizados desde el Poder y la ciudadanía les ha mirado con recelo. Se les ha vigilado día y noche, y pese a ello, “se les ha acusado de quemar los contenedores” que ayer ardieron en las calles de Melilla. Podríamos comparar lo sucedido con el trato que se dispensa a cualquier otro colectivo que visita la ciudad (eso sí, a gastos pagados), pero no merece la pena.

                Cuando la Libertad guía al Pueblo, produce imágenes hermosas, como las de estar tarde, ante la estatua que envenena Melilla y cuyo fantasma sigue alterando la vida de gran parte de España.

               Mujeres y hombres de todas las edades, han recorrido todo el espacio que conforma el universo melillense, y han conocido la realidad de la ciudad, viéndola con sus propios ojos, sin que nadie se la falsifique ni edulcore. Sin campañas de publicidad ni propaganda pagada. Melilla abierta y sin fronteras.

               Esta tarde, bajo el implacable sol africano, y frente a la estatua del Tirano, jóvenes y adultos se han subido sin miedo a su pedestal, para poner en evidencia el anacronismo que supone para la ciudad que semejante estatua, sea ya la única que sigue erigida en todo el Estado Español a su funesta memoria. Un grupo de ciclistas ha increpado a los concentrados, desde un vehículo se han dado “vivas” al dictador, y se ha arrojado agua desde lo alto de la muralla.

              En tres días, la caravana de Abriendo Fronteras ha hecho historia en Melilla. Las imágenes que han ofrecido quedarán para la historia. Desde El Alminar les agradecemos haber dedicado tres días a la solidaridad, y a conocernos.

Abriendo fronteras, abriendo Melilla


           La Caravana de Abriendo Fronteras ha llegado esta mañana a Melilla con la beligerancia moderada de las autoridades, el recelo de gran parte de la población, y la cobertura mínima de los medios de comunicación bajo la férrea mano de la censura. Sin embargo resulta una gran iniciativa apoyada por muchos colectivos de la ciudad. Es necesario que Melilla se abra al mundo, y que el mundo conozca y llegue hasta Melilla. El contacto siempre es positivo.

           Hay que conocer la ciudad y sus fronteras, la denominada frontera sur europea, a la que Melilla se han enfrentado en soledad a lo largo de los últimos 20 años, y con la incomprensión de gran parte de Europa, que no las consideraba como algo propio. La gran crisis de los refugiados sirios de 2016, hizo que Europa tomara conciencia de que vivimos en un mundo de fronteras y de conflictos, y de que cualquier situación de guerra afecta a todos los países, por lo que la atención a los refugiados deber ser obligatoria, y respetuosa con la Carta de Derechos Humanos.

           La vigilancia de organizaciones no gubernamentales, de voluntarios y de muchas personas concienciadas, hizo que las vulneraciones de derechos en las fronteras se conociesen en cualquier parte del mundo. Gracias a esto, y a la atención de algunos medios de comunicación y de profesionales implicados en valores humanos, se han reducido las situaciones humanamente insoportables que se producían en las fronteras.

          Las fronteras existen y seguirán existiendo, pero la atención humanitaria debe ser esencial, así como el respeto a los Derechos Humanos. No puede haber zonas de sombra en la legalidad internacional, frente al derecho de Asilo y Refugio.

          Conocer y ser conocido es fundamental para deshacer prejuicios. En una mañana calurosa y húmeda, 400 personas procedentes de diversos puntos del Estado Español han llegado a la ciudad en ocho autocares, de los cuales cuatro procedían de Euskadi, y los otros cuatro de Madrid, Valencia y Andalucía. Este es el segundo viaje que organizan, en 2016 fueron a las Islas Griegas.

          Desde El Alminar les damos a todos la bienvenida a todos, y esperamos que en estos tres días conozcan la ciudad y a sus moradores, a la vez que también esperamos que los melillenses expliquen la realidad de la ciudad y de la convivencia con la frontera, a todos aquellos que les hagan preguntas. Las autoridades todavía están a tiempo de desoír los consejos de asesores provincianos, y recibir a estos visitantes de otras partes de España como se merecen. Que reciban el mismo trato que los moteros.

          Los 400 visitantes se han alojado en el camping de Rostrogordo, en la Residencia de Estudiantes y en casas de particulares.

Nota:https://abriendofronteras.net/