Archivo de la etiqueta: plaza aviación española

Plazas calcinadas


                          Calcinar es abrasar por completo, especialmente por el fuego. Si un verbo, o una sola palabra define la acción del gobierno saliente de Melilla, es calcinar. No sería difícil conocer la cantidad exacta de dinero del que han dispuesto en los últimos 10 años, y compararlo con el estado de la ciudad. Han calcinado presupuesto tras presupuesto, en derroches sin fin, y una década después, la huella de esta forma de gobierno, totalmente descuidada con respecto al erario público, dejan su huella sobre la ciudad. El aspecto urbano de Melilla es lamentable. Áreas de gobierno están abandonadas por completo, y su acción, no se deja notar más allá de los despachos. Es con mucho, la peor gestión que haya padecido nunca la ciudad.

               Da igual que sobre un lugar se haya llevado a cabo un gestión onerosa en los últimos tres años, o que no se haya realizado ninguna en la última década. El lamentable aspecto de abandono es exactamente el mismo. Las únicas inversiones que permanecen para la ciudad, son las llevadas a cabo por el Estado a lo largo de los últimos años, eso sí, algunas ya obsoletas por la falta de renovación y/o ampliación (Hospital, Piscina Municipal).

                                                    Dos plazas calcinadas

             En la plaza de La Aviación Española (denominación franquista), se invirtieron 600.000€ en su remodelación. Dos años después ya mostraba claros signos de deterioro, desidia y abandono. En la plaza sin nombre del Centro de Salud de Batería Jota/Cabrerizas, no se ha invertido nunca nada, y en un enigma sin resolver aún, todo se dejó a medio hacer. Escribimos de ambas plazas hace un año. En la pasada campaña electoral, esta vez ni siquiera han visitado los barrios. Lo fiaron todo al voto por correo y no na dado el resultado que esperaban, afortunadamente para Melilla. Esta es la realidad que sigue escondiendo la propaganda.

      Notas: (1)https://elalminardemelilla.com/2014/04/03/plaza-de-la-aviacion-espanola/. (2)https://elalminardemelilla.com/2014/04/23/la-plaza-inexistente/

Historia de tres aviadores en Melilla


 

Virgilio Leret, García Morato y Castaño de Meneses

    Esta es la historia de tres aviadores que en su día, y en algún momento de sus vidas, tuvieron relación con Melilla. No vamos a volver a relatar las biografías porque son de sobra conocidos, al menos los dos primeros. El último, Castaño de Meneses, era un absoluto desconocido, salvo en círculos muy específicos, en la historia de la ciudad. Uno era un “héroe de la aviación franquista”, García Morato Castaño, otro era un militar republicano y leal hasta la muerte, con el gobierno al que juró defender, Virgilio Leret Ruíz. El tercero, Castaño de Meneses,  nació en 1929 en Castellón de La Plana, residía en 1936 en Melilla, cuando su padre, también militar, quedó comprometido con el Alzamiento Nacional.

       Joaquín García Morato era nacido en Melilla, pero murió en Madrid el 4 de abril de 1939, en las inmediaciones del aeródromo de Griñón, rodando una película para la Legión Condor. Es a todos los efectos considerado como un malagueño de adopción, ciudad en la que se casó con una mujer perteneciente a una de las familias de más renombre de Málaga, Carmen Gálvez.  A la familia de García Morato se le concedió el marquesado del Jarama. En Melilla sigue contando con una avenida, y una placa en su casa natal, en la calle Vara de Rey.

          Castaño de Meneses nació en Castellón en 1929  y murió en Madrid en 1982. Además de ser campeón del mundo de Acrobacia Aérea, se destaca en su biografía que participó en abril de 1959, en el desfile de La Victoria de ese año, en una escuadra compuesta por 100 aviones a reacción. Ahora, se conmemora su figura en nuestra ciudad con una estatua casi ciclópea, en la plaza de La Aviación Española. Sin desmerecer ni juzgar biografía alguna, no se han explicado los motivos para homenajear a este aviador, fallecido hace mas de tres décadas y cuya vinculación con la ciudad no pasa de ser circunstancial, pues en 1945 ya se encontraba con su familia en Ceuta, tras pasar antes por Cádiz y Guadalajara. Debe quedar claro que tampoco pensamos que la familia tenga nada que ver con este homenaje. Para ellos es su familiar y poco mas debe decirse. Las claves y las intenciones hay que buscarlas en otro lugar.

        Virgilio Leret Ruiz, aviador , Comandante Jefe de la Base de Hidros del Atalayón, primer militar republicano que hizo frente a los sublevados, y que fue fusilado en la madrugada del 18 de julio de 1936, es el único de los mencionados que está enterrado en Melilla, aunque en una fosa común y anónima. Pese a la importancia de su figura y la calidad de su ejemplo, sigue sin recibir el más mínimo homenaje en la ciudad en la que reposa desde el inicio de La Guerra Civil.

      La explicación de esto no resulta sencilla, salvo que achaquemos estos actos al franquismo residual en España, muy reducido pero muy compacto. La revista Ares, de Militaria de la España de Franco (como se define a sí misma), dedicó un reportaje espacial a García Morato en su número 38. En ningún lugar se mencionaba su condición natal de melillense. En cuanto al aviador Castaño de Meneses, se puede resaltar o no, en su biografía, los aspectos tangenciales de su estancia y vivencias en la ciudad. Por lo que respecta a Virgilio Leret, es imposible escribir o hablar de él, sin mencionar que está enterrado en nuestra ciudad. De todos, es el que siempre estará vinculado a Melilla, aunque se le sigan negando los homenajes.

Nota:

http://www.ejercitodelaire.mde.es/ea/pag?idDoc=ABE97277F81A697CC1257AFA004BFD35&idRef=3C918196A0133D0EC1257B2400521E1F

Plaza de la Aviación Española


 

           Esta era la plaza del aviador melillense García Morato, comandante aviador de la Aviación Nacional. Como ya tenía una calle dedicada, no estaba justificado mantener la duplicidad del nombre y se inventaron una nueva denominación, no demasiado imaginativa. Tras no mucho pensar, se decidieron por el de la plaza de la Aviación Española, nombre demasiado arcaico y con reminiscencias franquistas, porque ya nadie llama así al Ejército del Aire o a la Fuerza Aérea de España. Claro que de lo que se trataba era de huir de la denominación de aviación nacional, sin perder la esencia de la plaza.

              El caso es que una plaza de nombre tan ostentoso necesitaba de una reforma adecuada y grandiosa, al estilo del urbanismo de los “Nuevos Ministerios”  de Franco y llevaron a cabo esta reforma por una cantidad cercana a los 600.000€, con cesión de la hélice incluida. Del deterioro constante de la hélice ya hemos dado cuenta en El Alminar.  De la situación de descomposición de la plaza es la primera vez. Si nada se cuida y mantiene, es necesario gastar un constante río de dinero en su reparación. Esta plaza no lleva más de dos años rehabilitada. Está en el mismísimo centro de la ciudad, al lado del faraónico templo del Kursaal. El equipo de gobierno y su corte, solo pasean por la calle Ejercito Español, otra denominación de la misma catadura, y no suelen subir hasta aquí, por eso no ven.

         ¿Para qué haberse molestado en buscar nombres de republicanos/as que defendieron con lealtad a su gobierno y pagaron el precio de sus vidas?.  Melilla, la muy desmemoriada.

   Notahttps://elalminardemelilla.com/2013/10/16/la-historia-interminable-en-melilla/

La hélice y el eucalipto azul


          ¿Existe una política monumental en Melilla?. Está claro que no. No se consensua ni se debate nada. A quien corresponda se le ocurren cosas y estas se llevan a cabo sin mayor problema. Sí se aprecia una tendencia a conmemorar solamente aquello que sintonice con el entorno palaciego. La ciudad se ha dividido en dos mitades claras y se está intentado recuperar la imagen de la Melilla de la década de 1960. A cada uno se le da lo suyo, si es que corresponde. Otra tendencia que se aprecia es el retorno del carácter militar de la ciudad. Los últimos monumentos tienen que ver con el ámbito militar. No es algo de lo que haya que renegar, porque el pasado de es el que es, pero la imagen proteccionista de lo militar, sobre lo civil, no es algo que se corresponda con estos tiempos, ni con la sociedad real, aunque separada en compartimentos estancos, que conforma a la ciudad.

       Dentro de ese política de neo militarismo, se ha instalado una hélice, en la plaza de La Aviación Española, nombre casposo donde los haya, y también franquista, porque el que corresponde es el de Fuerzas Aéreas, o incluso el de Ejército del Aire. La hélice, desprovista de toda leyenda o explicación  adicional, bien podría ser un monumento al ADN (cadena genética humana), o una receta, porque eso de “avión T12”, no se sabe a qué heroicidad o acontecimiento corresponde. Lo único que indica claramente, es que pertenece al Ministerio de Defensa y que ha sido cedida. ¿Tiene la hélice T12 algo que ver con la ciudad?, ¿tiene algún interés para alguien?. Lo pregunto simplemente porque lo desconozco.

       Lo que mueve también a la confusión, es el eucalipto pintado de color azul. Ya no es un eucalipto, sino un tronco seco. ¿Representa el color de la bandera de Melilla, o el color más significativo del partido gobernante?. ¿Sigue siendo Melilla azul?. No se nos escapa nada, y sobre todo, cuando contamos con las observaciones de nuestros colaboradores.