La historia interminable en Melilla


                             La Nada devora la ciudad

Como en la novela de La historia interminable, la nada se va extendiendo y devora toda la ciudad. El mundo de la fantasía iba desapareciendo por que ya nadie tenía ideas, ni siquiera para dar un nuevo nombre el Reino y así salvarlo. Por este motivo, la nada se iba extendiendo y devorándolo todo, incluidos a los gigantes como rocas y sus enormes apisonadoras con las que recorrían todo el Reino de La Fantasía. Fue una gran novela que cautivó a millones de personas. Todos querían ser Bastian, el niño que con su atenta lectura se introdujo en la historia y acabó salvado al reino en riesgo de desaparición, proporcionando un nuevo nombre.

En Melilla, el reino de la fantasía para algunos, y de la pesadilla para otros, todo desaparece, pero a diferencia de la novela, aquí no va a aparecer nadie con un palabra mágica para salvarnos. Aquí no existe La Nada, más bien hay de todo. Aquí existe una palabra y se llama desidia, que acaba con todo, apenas a 6 meses de haber sido instaladas las cosas.

Una foto muestra el flamante aspecto que presentaba una emblemática hélice al ser instalada como monumento en el mes de abril. La otra fotografía muestra el mismo lugar y objeto, pero ya en proceso de aniquilación por la desidia y la falta de vigilancia. No hay nada más que decir.

Anuncios

4 Respuestas a “La historia interminable en Melilla

  1. Ese “monumento”, por llamarlo de alguna manera, eta mal hecho desde el principio. La ubicación, tan al ras del suelo, lo hace pasto de los indeseables que pululan por la ciudad. Lo primero que le quitaron, apenas dos días después de su instalación fueron las pegatinas de control del fabricante, que son esas que parecen pequeñas Banderas nacionales. Personalmente he visto como tíos de 15 a 20 años las usan de columpio. Menos mal que son de duraluminio, que es muy resistente, que si no ya estarían dobladas. Personalmente le hubiera elegido otro tipo de base. Quizás más vertical, y más alto. El caso es que esta ciudad no tiene remedio.

    • Con las vándalos ya contamos, y con los coleccionistas de pegatinas también. El problema radica en que no hacen caso a nadie, me refiero al Gobierno de Melilla, para instalar monumentos, o cualquier otra cosa, en las calles y plazas de la ciudad. Cada uno debe cargar con sus culpas y responsabilidades.

  2. Yo estoy de acuerdo con que la hélice deberían ponerla en una base vertical, más a la vista de todos, y más segura ante el vandalismo.

  3. El estado de la hélice y de la zona es cada vez más lamentable. Todo está abandonado a su suerte en nuestra ciudad, y ésto está al lado del Kursaal de todos los santos.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s