Archivo diario: 18 octubre, 2013

La hora de La Justicia en Melilla


            Hay tiempos de corrupción en calderilla y otros en doblones, de fechorías esporádicas y otros de corrupción totalAlejandro Nieto

El enemigo  a las puertas 

La Justicia es el tercer Poder del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial). España es un país arruinado, más de la cuenta, por el despilfarro y por las prácticas corruptas o administrativamente dudosas. La corrupción ya se sitúa como uno de los principales problemas de España, en opinión de los ciudadanos. La cuestión es que la práctica corrupta es muy difícil de identificar, y más aún de sancionar. Los que elaboraron las leyes, fueron muy laxos en la identificación de determinadas prácticas administrativas, y muy benévolos en cuanto a la incautación del los “bienes obtenidos”mediante esas maniobras , y la ulterior condena de las mismas. Esto lo estamos viendo a diario. Quien hace la ley, hace la trampa, dice el refrán español, y esto resulta un hecho y una evidencia. Está claro que la intención de los legisladores, no fue atajar la corrupción de raíz, sino solo sus excesos.

Los juicios por prácticas corruptas o de dudosa legalidad son muy lentos en su instrucción, y llegado el caso, las condenas no suelen ser tan ejemplares como la ciudadanía espera. La Justicia solo puede trabajar con los medios legales que el proporciona el Poder Legislativo, y sancionar de acuerdo con las leyes vigentes.

Darle un tirón del bolso a una anciana es una figura penal muy nítida, mientras que desfalcar al Estado, la prevaricación administrativa, la evasión de capitales, el alzamiento de bienes, la sobrevaloración de precio en los contratos administrativos, la atomización de contratos para evitar el concurso público, etc, no resultan tan fáciles de ver, plasmar en sentencia judicial y sancionar posteriormente.

Entrar en una tienda de ropa, robar un vestido y salir corriendo, es un robo, y si te ha grabado la cámara no tienes escapatoria posible, eres un ladrón. Si embargo, ser Presidente de la Generalidad valenciana, que le hagan  trajes a medida, y  no pagar nada, no es delito, porque no se pudo probar que esos regalos, aunque  persiguiesen un determinado trato de favor del President, éste, en última instancia lo dispensase.

 La hora de los Jueces y Juezas

No tienen demasiados medios, deben hacer verdaderos encajes de bolillos para conseguir definir un delito administrativo, y atribuirlo a determinada persona, o sea, encontrar al autor. Pese a todo, es su hora, la de los Jueces y de las Juezas, la de La Justicia. Respetando siempre la presunción de inocencia, hasta que no haya una condena en firme.

Palabras que niegan los hechos

Los magistrados y magistradas en ejercicio de sus funciones, no suelen hacer visitas. Si un magistrado acude a tu domicilio o lugar de trabajo acompañado por la Fuerza Pública (Guardia Civil o Cuerpo Nacional de Policía), esta llevando a cabo una acción que se llama “registro judicial”. Si en virtud de ese “registro” se lleva tu ordenador, no lo está hurtando, sino incautando y trasladando a sede judicial, para investigar.

A veces los jueces te llaman, mediante  requerimientos judiciales, a que los visites en su centro de trabajo, y eso no es necesariamente malo, pues se les puede visitar en calidad de testigo. También puedes ser citado como “imputado” y tampoco pasa nada, porque puede estar solo investigado un hecho.  Es un signo serio el que el magistrado o magistrada no te de la oportunidad de ir a verle, y te obligue, mediante la fuerza pública a visitarle. Esto último ya es alarmante, pero resulta peor si el Juez o Jueza, tras hacerte preguntas, interrogar, mantiene la calificación de imputado, y aquí ya no es lo mismo que sea una falta o un delito. También se puede producir el caso inverso, y es que tras ser citado como testigo, se salga como imputado.

Aun así, el ser interrogado e imputado tampoco es el fin del mundo, porque existen varias posibilidades, como el ser puesto en libertad con cargos, o con fianza, o que te deje en libertad. El asunto solo se oscurece cuando no te deja ir a casa tras hacerte esas preguntas o interroga y envía a prisión, pero tampoco esto es definitivo, porque todo son medidas provisionales, hasta que no haya sentencia firme.

 Conclusión

Lo mejor de todo es que estamos en Democracia y que nuestros jueces y juezas son demócratas, que vigilan por el cumplimiento de Las Leyes y  no suelen ser arbitrarios en las medidas que dictan o toman. Contra la posibilidad de la corrupción y su sombra, que se han acercado demasiado a las puertas de Melilla, y esta no es la primera vez; solo cabe apoyar a los magistrados/as, para que esclarezcan hasta el último de los extremos. La luz que representa La Justicia, debe entrar hasta el último rincón, por muchos que quieran apagarla. Solo produce vergüenza, el esfuerzo por no llamar a las cosas por su nombre.

Nota: https://elalminardemelilla.com/2012/03/20/el-efecto-domino-2/

Anuncios

La piscina municipal de Melilla


         ¿Aguas tranquilas en la piscina municipal de Melilla?

La piscina municipal de Melilla ha permanecido cerrada desde el día 15 al 17, ambos inclusive. Es curioso como una fotografía puede reflejar unas aguas tranquilas y en calma, y aparentemente prístinas, y la realidad puede ser justo la contraria.

Los libros de reclamaciones agotan sus hojas prácticamente por meses. Hay días en que los usuarios/as salen con los ojos enrojecidos. Hay veces que se ven lombrices saliendo de los desagües de las duchas. En algunos momentos hay saturación en el uso de una infraestructura obsoleta y con la fecha de caducidad rebasada. Hay demasiados usuarios, que se quejan mucho, pero al final, nadie deja de ir, porque no hay otra opción, en la ciudad de los tres pabellones deportivos, de los tres campos de fútbol y de todo duplicado, hasta los altos cargos.

No se sabe lo que ocurre, pese a que los rumores arrojan todo tipo de detalles, incluidos los de una supuesta contaminación por plomo en el vaso, que se atribuye a lo anticuado de las conducciones de agua. También se habla de un vaciado completo   de la piscina que no sabemos si resultó efectivo. La infraestructura es muy antigua y la instalación pierde calor. Se pasa frío fuera de la piscina, en el tránsito por el bordillo y en los vestuarios, escasamente dotados de duchas, de secadores, y casi siempre con el agua templada, más bien camino del agua fría.

Es una instalación muy antigua que se usa todos los días del año, salvo en el mes de agosto, que fue aprovechado para instalar pasamanos en las escaleras de las gradas, hasta ahora inexistentes, y para instalar un nueva valla divisoria de metacrilato y aluminio blanco.

Hay quejas y reclamaciones por todo tipo de circunstancias y hay problemas de los que no se habla públicamente, por que ya nadie se molesta en explicar nada. Parece ser que ya no cumple la normativa ISO de calidad, en vigor en toda la Comunidad Europea. Se debería haber hecho una nueva, y adaptar ésta, pero se prefirió seguir derrochando en lo superfluo y fugaz, y no en lo realmente necesario.

Melilla carece de casi todo, en comparación con cualquier otra ciudad de España, incluidos los villorrios. Nos hemos acostumbrado a no tener nada, pero pareciendo que tenemos de todo. Eso es lo que intentan hacernos creer.