Archivo diario: 2 enero, 2014

El orgulloso enero


Enero es el mes que abre el año, dedicado al dios Jano (el de los principios y fines), por los romanos y que siempre se representaba con dos caras, una amable y otra agria. Enero, el januarius romano, abre el año y la luz, por en este mes la luz solar aumenta en casi 46 minutos a lo largo del mes. Pese a su apariencia festiva, es un mes duro, tanto que muchos refranes aluden a este carácter: quién pasa enero para el año entero, y el de “siempre los labradores están llorando, unas veces por duro y otras por blando”. La luz de enero siempre es engañosa.

Buscaba una imagen para reiniciar esta tarea, no un tema porque hay muchos pendientes. Buscaba el modo de arrancar y paseando por el Belén de Melilla, encontré la imagen de un orgulloso pavo real y el de un gallo peleón. Ambos posaron para El Alminar. Ninguno eludió nuestro objetivo. El orgullo es la perdición del poderoso y también de la de cualquiera. Fue el orgullo lo que llevó a Lucifer a la rebelión.  Es por este motivo por el que de  todas las actitudes del ser humano, la del orgullo es la que se considera como de inspiración luciferina.

El año es muy largo y todo acaba de empezar. Las calles del Belén del Hornabeque estaban vacías y el ángel se encontraba en una posición, en la que no se sabe si protege o está presto a echársele encima  a alguien que se acerque al Belén de modo indebido. Este es el motivo por el todavía tanta gente se resiste a ver lo que está pasando. Intuyen o quizá ya ven que no nos están protegiendo, pero tienen temor, y eso ya se percibe en cualquier parte. Han mordido incluso a la Lotería Nacional. Ha habido fiesta pero no alegría.