Archivo diario: 25 enero, 2014

El anuncio de lo inexistente


El anuncio inexistente

                      Este cartel anunciador de las mil y una excelencias de ocio y compras de nuestra ciudad, anuncia lo que ya no existe y lo que existe,  no lo anuncia. Desconocemos por completo quién gestiona este panel, o si ya solo es un resto de una campaña ya vencida y que nadie se atreve a quitar, entre otras cosas porque ya no pertenece a nadie. A bote pronto, y entre mucha información de dudosa utilidad, se identifican al menos una decena de establecimientos que han dejado de existir hace algunos años. Hemos señalado unos cuantos, pero dejo a los colaboradores y comentaristas del Alminar la identificación de algunos más. Existen dudas acerca de los talleres y establecimientos náuticos de Puerto Noray, pero al carecer de embarcación no puedo confirmarlo. Está situado en la plaza de Menéndez Pelayo. Todavía alguien lo mira, intentando extraer alguna información del mismo. Si las cosas no se vigilan y mantienen, aparte de perder la utilidad para la que fueron concebidas, se convierten en armatostes  en la vía pública.

Anuncios

El gran lío del Rastro


                       Las imágenes no son de hoy, pero da igual, porque esto sucede en el Rastro todos los días. Es una zona caótica y sin regulación de tráfico. Aquí no se invierte nada, porque no se ve. No hay rotondas, casi ni señales, pero tampoco existen normas civilizadas. En este punto confluyen los flujos de tráfico de las calles García Margallo, de Gran Capitán, y de la carretera del Tiro Nacional, más la subida hacia Montes Tirado y el giro hacia García Cabrelles. En la práctica se puede realizar casi cualquier giro. Aquí se atasca la COA (autobús de Melilla) todos los días, al menos media docena de veces. Para solucionar este inmenso enredo, que más parece una pista de coches de choque, con coches girando en cualquier dirección, bastaría con impedir que la circulación procedente de la calle Gran Capitán, pueda seguir en dirección ascendente hasta la calle Montes Tirado, cortando a su vez los vehículos que giran desde García Margallo en dirección a García Cabrelles. No hace falta una rotonda millonaria. Con una señal y una isleta sobre la calzada sería suficiente. No hay carriles marcados sobre el pavimento. No están indicadas las zonas de giro. No hay señal que prohíba nada. En teoría, todo está permitido aquí.