Archivo diario: 18 noviembre, 2015

Sodoma y Gomorra en Melilla


            La prostitución se extiende por toda la ciudad

          “El clamor de Sodoma y Gomorra ha crecido mucho, y su pecado se ha agravado en extremo; voy a bajar,  a ver si sus obras han llegado  a ser como el clamor que ha venido hasta mí, y si no, lo sabréis”. Génesis 18

       La prostitución, es el único tipo de esclavitud que no ha podido ser abolida a lo largo de la historia de la humanidad. No solo eso, sino que además es uno de los negocios más lucrativos del Mundo, junto con los del tráfico de armas y el de drogas. La frase bíblica alude al problema del que vamos a escribir y sobre todo, indica que antes de pronunciarse sobre un tema, debe comprobarse de alguna manera por medios propios.

          Marx, Engels y sobre todo León Trotsky, aludían a la situación de opresion de las mujeres, como la revolución eternamente pendiente. Éste último decía: Una revolución no es digna de llamarse tal si con todo el poder y todos los medios de que dispone no es capaz de ayudar a la mujer —doble o triplemente esclavizada, como lo fue en el pasado— a salir a flote y avanzar por el camino del progreso social e individual.

     Nos encontramos pues ante un problema no resuelto. No se debe combatir a la mujer que se prostituye, sino al que hace uso de ella mediante el dinero, y sobre todo, al que saca beneficio de la explotación sexual de las mujeres, esto es, el proxeneta.

               Una visión marxista sobre la prostitución

      En la web del movimiento político Corriente Roja *, hemos encontrado un interesante análisis sobre la prostitución y este demoledor análisis de Federico Engels: “Pero cuanto más se modifica el hetairismo [prostitución] antiguo en nuestra época por la producción capitalista a la cual se adapta, más se transforma en prostitución descocada y más desmoralizadora se hace su influencia. Y, a decir verdad, más desmoraliza a los hombres que a las mujeres. La prostitución, entre las mujeres, no degrada sino a las infelices que a ella se dedican, y aún a estas en un grado mucho menos de lo que suele creerse. En cambio, envilece el carácter del sexo masculino entero”.

                             La situación en Melilla

      La situación en Melilla está desbordada. La crisis ha hecho que entren desde Marruecos muchas más mujeres a ejercer la prostitución. Se habla del problema en el Barrio del Real y en algunas de sus calles, pero se omite que en pleno centro de la ciudad, en el parque Hernández, apenas a un centenar de metros del Palacio de La Asamblea, y a la misma distancia de la Consejería de Servicios Sociales, decenas de mujeres esperan sentadas a que alguien solicite sus servicios, a lo largo de toda la mañana. Junto a ellas, situados a pocos metros, en el banco contiguo o en el de enfrente, se sitúan sus controladores varones, sin otro oficio que el de vigilar, controlar y obtener el beneficio de la actividad de estas mujeres. Es la misma situación que en la periferia, pero en el mismo centro de la urbe.

       Por la noche la situación varía, pero la situación del Centro es la misma que la del Barrio del Real, con la diferencia que al tener escasa población, la molestia para los vecinos no es la misma. También existe la prostitución encubierta, en locales de restauración aparentemente normales, pero en donde se ampara este mismo tipo de actividad degradante e impropia del siglo XXI y de cualquier otro. Hace apenas unos meses, hubo un tiroteo con un varón fallecido, en un conocido pub de la ciudad, del que poco más se ha vuelto a saber.

        ¿Tiene la Consejería de Bienestar Social algún plan para evitar que Melilla se convierta en un destino de turismo sexual?. ¿Hay algún censo aproximado del número de mujeres de están ejerciendo esta actividad en sus calles?. ¿Existe algún plan para sacar a las mujeres de este negro pozo de esclavitud?. La realidad es que cada vez hay más mujeres ejerciendo la prostitución en Melilla, más jóvenes y en proceso constante de renovación. El 90% de las mujeres que se dedican a la prostitución, están controladas por mafias que se lucran con su explotación.  Algo que también llama mucho la atención, es la cantidad de eufemismos con los que se intenta cubrir este tipo de esclavitud y opresión sobre las mujeres.

     La Policía entra y sale del parque, pero como más puede hacer que pedir la documentación, porque estar sentado en un banco toda la mañana no es delito alguno. La que no actúa ni percibe el problema en toda su dimensión, es la Consejería.

      Nota: http://www.corrienteroja.net/una-mirada-marxista-sobre-la-prostitucion/

Anuncios

Callistemon speciosus


                                         El limpiatubos

       El nombre callistemon proviene del griego y significa: de bellos estambres. En Melilla es muy difícil encontrar los colores del otoño, porque casi todo su arbolado autóctono u ornamental es de hoja perenne. Aun así, ya encontramos el pasado año al plátano de sombra, y este año a las moreras, de las que daremos cuenta en una próxima entrada.

            Asesorados por nuestro colaborador botánico, Manolo Tapia, hemos identificado al Callistemon speciosus o rojo, también llamado limpiatubos o cepillo, porque su flores recuerdan a los “cepìllos” para limpiar las flautas, o las pipas para fumar tabaco, artículo éste último que ya ha desaparecido de nuestra vista.

            Se trata de una especie endémica de Australia, desde donde fue traída a Europa como árbol o arbusto ornamental. Estos dos fotografiados se encuentran en la plaza de Daoíz y Velarde, en el barrio del Tesorillo, antes del General Arizón.

             Los árboles puede llegar a alcanzar los 10 metros de altura, pero al ser una planta de introducción reciente, las que pueden verse en Melilla son de pequeño tamaño. Su madera es muy dura y se emplea para fabricar utensilios de labranza, mientras que las infusiones de sus flores tienen propiedades antisépticas, broncodilatadoras y expectorantes. Su floración suele producirse en primavera, aunque tampoco resulta extraño que florezca en otras épocas del año.

Fuente: Paseos botánicos por Melilla, Antonio González y Carmen Enrique.

Asociación de Vecinos en el Barrio del Real


 

       Ante los problemas que están atravesando los barrios de la ciudad, y sobre todo, el Barrio de Real, son muchos los vecinos y antiguos socios de la  asociación vecinal del barrio, Unidad,  que se preguntan por qué se dejó caer la tradicional asociación, y por que no se relanza la misma.

         Hay decenas de asociaciones culturales y vecinales en otros barrios que reciben ingentes y anuales subvenciones, mientras que la asociación del Barrio del Real desapareció, sin pena ni gloria, hace más de una década.

           Son muchos los vecinos del barrio, de los de siempre o los que llegaron al mismo antes de la expansión inmobiliaria, que piensa que de haber existido un movimiento vecinal articulado, no se hubiera producido el desastre urbanístico del centenario bulevar de la calle de La legión. Un barrio de más de 13.000 habitantes, no puede estar representado por una sola voz. Este es el motivo por el que este grupo de vecinos, intenta volver a poner en marcha la asociación Unidad, que es la que consideran que representaba la voz tradicional del barrio.

              También lamentan la desaparición de la biblioteca, que se formó con las aportaciones de los vecinos, y que hoy sirve de alimento a los roedores y a insectos, que se nutren de la pasta de papel.

           Estos mismos vecinos, quieren ponerse en contacto con los últimos responsables de la asociación, para hacer resurgir el movimiento vecinal del Barrio del Real, uno de los más antiguos de la ciudad, y el más populoso.