El Casino Militar de Melilla


La ruina del escudo de La República

    La cuestión se lleva en el más absoluto secreto, por la posible lectura política e histórica del suceso. Nadie quiere abrir las heridas de La República en Melilla, pero el frontispicio del Casino Militar, así como todas las dependencias de la azotea, está en estado de ruina absoluta. En principio no habría ningún problema en derribar todo aquello que corra riesgo de caerse, y todo lo que esté dañado de modo irreversible. Lo único que está haciendo pensar a las autoridades militares, propietarias del Casino, es que en el arruinado frontis se encuentra el escudo de La II República. Para hacerlo deberán solicitar el correspondiente dictamen favorable de la Comisión de Patrimonio y eso requiere cierta sensibilidad histórica y alguna sensibilidad política. Sin embargo, no hay problema alguno, y lo vamos a exponer de modo claro y conciso.

          Las diferencias entre un escudo republicano y un monumento franquista

     La República era un modelo de Estado democrático, constitucional y refrendado por el pueblo español mediante votación. La dictadura de Franco era un régimen instaurado tras el asalto a la legalidad republicana en 1936, y tras destruirlo mediante una guerra civil. La diferencia es pues esencial.

        La otra, no menos importante, es que los republicanos y los hijos/as o nietos/as de los defensores de La República somos y eran demócratas, y los franquistas y sus herederos no. La República fue destruida por las armas, y lo que queda en el muro frontal del Casino es solo un escudo de piedra. Esto no puede ser entendido por los franquistas, que consideran que pedir la retirada de la estatua de Franco, o la demolición del monumento al Alzamiento Nacional, es un ataque a su ser más íntimo y a su razón de ser ideológica.

          Su última línea de defensa en Melilla consistía en la pervivencia de ese escudo, el del monumento a Las Campañas de África y el del Altar Mayor de la iglesia de La Purísima. Pretendían poner en equivalencia estos tres escudos de un régimen democrático, con la ominosa presencia de los monumentos franquistas en la ciudad.

           Lo diremos claramente: No existe ningún problema. Si el frontis está arruinado y hay que derribarlo, escudo incluido, no se producirá la más mínima protesta. Es más, si pasado el tiempo no lo restituyen tampoco ocurrirá absolutamente nada. Nunca habrá equivalencia entre Franco y La República. El republicanismo es una idea vigente y una forma de Estado deseable, mientras que el franquismo no. Está completamente muerto, por mucho que mantengan su estatua y su perverso monumento.

Anuncios

15 Respuestas a “El Casino Militar de Melilla

  1. Muy buena aclaración, como siempre.
    Haría una puntualización, si me lo permites. El franquismo no va en la herencia genética. Los hijos/as, nietos/as de franquistas pueden ser tan demócratas o más que los de los defensores de la República, que por otra parte, no siempre estos últimos lo son.

  2. A los mestizos, es decir los que tuvieron familiares republicanos y franquistas ¿que papel se les asigna? ¿son fascistas o demócratas?¿Se hereda vía paterna, o materna?

  3. Quien consiguió quitarse la pátina ideológica del franquismo, vuelve al lado de la democracia. La herencia se recibe por parte paterna, materna y por condición social. Conozco a muy pocos dirigentes de la derecha de familia de origen franquista, y que hayan renunciado a la carga ideológica y social que eso conlleva.
    Hablo, me refiero, a las familias implicadas en el régimen franquista. A los franquistas ideológicos y de condición social.

  4. Tienes razón Isa, pero extiendo tu puntualización. Entre los republicanos puede existir un no demócrata o un totalitario y esa sería la excepción, Lo que es la excepción entre las familias franquistas, con implicación en el régimen, es que exista algún demócrata.
    Lo normal es que hayan aceptado La Democracia como mal menor.

  5. Pese a que siempre habrá un modo de precisar más las cosas, creo que el sentido de la entrada es claro. Si hay que tirar el frontis con el escudo de La República incluido, se hace. Ha habido un terremoto y la seguridad de las personas es lo único a tener en cuenta.
    Por contra, no hay beneficio de la duda entre los que defienden la pervivencia de una estatua o un monumento de Franco. Hay que tirarlos sin ni siquiera preguntar, sin la menor duda. Sin alternativa ninguna.

  6. La entrada no puede ser más precisa y su sentido está clarísimo, en absoluto es mi intención desviarlo. Al leer, he sentido que algunas personas pueden sentirse clasificadas y ofendidas. Lo habitual es que los hijos/as tengan las ideas de sus padres/madres, pero no siempre es así ni mucho menos. Precisamente lo que nos hace libres en cierta medida es que existen multitud de causas entrelazadas entre sí que pueden determinarnos.
    Perdona este desvío, o paréntesis en la entrada, que considero importante.

  7. Lejos está del Alminar la intención de ofender a nadie. Todo lo contrario, pues pretendemos fomentar el debate. No puede considerarse franquista a cualquiera que haya vivido bajo el Régimen de Franco. Eso está explicado.
    La intención de la entrada es llamar la atención sobre el escudo de La República en la arruinada fachada del Casino Militar. Si hay que tirar todo eso, se tira. No hay mayor problema. No hay que esconderse.
    Solo se quiere mostrar la diferencia entre unos y otros monumentos, y sobre unas y otras actitudes.

  8. Eso está claro y es importante decirlo. Son capaces de gastarse lo que no está escrito por mantener el escudo con tal de utilizarlo como coartada para mantener monumentos impresentables.

  9. Cuanta verdad en el artículo, amigo Hospitalario. Yo guardo mis monedas con el escudo de la República como oro en paño. Ojalá otros tuvieran la misma sensibilidad. Hasta el General Franco juró lealtad a la República… Esperemos que la traición no se vuelva a repetir.

  10. Al menos ya no son capaces de salir en defensa de los monumentos, y callan por pura vergüenza. Algo ha conseguido Hospitalario.

  11. Hospitalario es una gran persona, capaz de decir las cosas alto y claro.

  12. La Ley del Patrimonio Histórico Español protege ese escudo y edificio. No creo que nadie se atreva a destruirlo.

  13. Gracias, Imparcial. Ese frontal está en ruinas. No merece que nadie corra riesgos por un mazacote de cemento. La destrucción de La República española se inició en esos salones.

  14. El límite se traspasa muy fácil, en cuanto alguien dice: “yo no soy franquista, pero es que eso es historia de España…”. En ese punto se acaba cualquier conversación o línea de entendimiento.

  15. Los tres escudos de la República en la Plaza de España. Desde días antes a la visita de los reyes (noviembre 2007) ya no existe el escudo franquista que había en la cerámica.
    http://fotografiasdemelilla.blogspot.com.es/2011/08/escudos-republicanos-en-la-plaza-de.html

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s