El deterioro de las Torres V Centenario


La caída de una barandilla, clausura el acceso a los balcones

            El suceso se produjo el pasado viernes y ha pasado desapercibido. La caída de una parte de la barandilla metálica de la segunda planta de la Torre norte, la del Ministerio de Justicia, ha hecho que se clausure e impide el acceso a los balcones de ambas Torres, tanto la referida, como la sur, la que concentra a los servicios de la Administración del Estado, mayoritariamente perteneciente a la Agencia Tributaria y al Ministerio de Hacienda.

                El revestimiento metálico de  ambos edificios está completamente corroído y en muy mal estado. Hace unos meses tuvo que ser desmontado toda la estructura metálica del ascensor panorámico, que nunca llegó a funcionar. Las Torres del V Centenario fueron concebidas como un proyecto faraónico durante el mandato de Ignacio Velázquez (1991_1998), y nunca llegaron a alcanzar el objetivo pretendido. El Consocio V Centenario, encargado de la explotación de los edificios, se salvó de la quiebra gracias  a la venta forzada de las plantas de ambas torres, a los distintos organismo de la Administración del Estado. Toda la estructura metálica está muy dañada y corroída. Las barandillas de los balcones de la Torre norte están en peor estado que los de la sur. Las persianas o parasoles, instaladas sobre la fachada también se han desprendido en algunos sectores. La mayor parte de la techumbre metálica del los aparcamientos también ha tenido que ser desmontada. Se han caído a causa de los vendavales y también por la corrosión de las fijaciones en el suelo.

                 El platillo giratorio de la zona superior, que nunca ha girado,  se diseñó como restaurante y zona de ocio. Nunca tuvo esa función y ahora está ocupado por el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo. Tiene fuertes goteras y entradas de agua en época de lluvia. El conjunto de los edificios, diseñados para conmemorar el V Centenario de la conquista de Melilla, y pensados para llegar al menos hasta el próximo centenario (2097), no alcanzará ni siquiera la mitad del presente siglo. En no más de una década habrá que plantearse el abandono total de las Torres, una de las peores obras públcias de la historia de Melilla.

            Nota:https://elalminardemelilla.com/2014/09/29/el-fin-del-ascensor-panoramico/

Las islas Chafarinas


                No suelen verse tan nítidas casi nunca. Están a unos 50 kms. de Melilla y por lo general suele haber mucha bruma. Es normal ver casi siempre, en días de poniente, el enorme promontorio de la isla del Congreso, la primera  por la derecha. La única habitada es la de Isabel II, la que está en el centro y en la que se distinguen unas edificaciones de color blanco. La isla del Rey es un planchón, situado a la izquierda de la fotografía. La tarde de los terremotos gemelos (dos de Magnitud 4,8), tenía una visibilidad perfecta, tanto, que desde la explanada de Rostrogordo se distinguía perfectamente las islas que sirvieron de “gulag”, en la España de los espadones. Hoy solo las protege una pequeña guarnición militar. Estuvieron habitadas hasta 1960, desde su conquista en 1848 por el General Serrano.

Los terremotos de Alborán Sur


         Al otro lado del cabo Tres Forcas, se encuentra la zona denominada como “Alborán Sur“, en la que se están originando todos los movimientos sísmicos que sacuden Melilla, sin solución de continuidad, desde el pasado 21 de enero. Dos nuevos movimientos sísmicos de igual magnitud (4,8), han sacudido la ciudad a las 16h 04´y a las 16h 17´. Previamente, a las 10h 20´, uno de magnitud 3,7, había alertado a la población en la mañana del sábado. La paz sísmica con la que parecía haberse iniciado el mes de marzo, sin movimientos sísmicos significativos en los dos primeros días, se quebró el día 3 a las 12h 36´, con un nuevo movimiento de 4,7.

             A lo largo del día 12 se han producido más de 50 movimientos sísmicos, y 40 el día anterior, en un mes de marzo, que estaban resultando relativamente tranquilo, con un número pequeño de seísmos, entre 4 y 10 movimientos al día. Estas cifras, no obstante, están muy alejadas del centenar de movimientos diarios que registraron los sismógrafos con posterioridad al gran seísmo del día 25 de enero (M 6,3), y hasta el del día 22 de febrero, que resgistró el tercer terremoto de mayor intensidad (M 5,1). de los producidos a lo largo de esta crisis sísmica o grupo de terremotos. Desde que hay estadísticas registradas, y en los datos históricos anteriores, parece que estamos ante la mayor serie de seísmos de la historia de Melilla.

            Las efemérides de Gabriel de Morales, registran que entre finales de marzo y principios de abril de 1848, se registraron fuertes terremotos. En julio de 1902 y en junio de 1903, data la existencia de terremotos, sin daños reseñables ni víctimas. también anota uno, en el mes de junio de 1899.

                   Entre los datos registrados por Gabriel de Morales, encontramos otro año crítico, 1792, que anota 38 terremotos significativos, entre el 1 de enero y el 2 de septiembre.                                                           

                                               Alborán Sur

                La línea de máxima peligrosidad del los terremotos, se detiene un poco antes de la ciudad de Melilla, quedando tanto nuestra ciudad como la vecina de Nador, en una zona intermedia. El cabo Tres Forcas parece estar recibiendo la mayor intensidad de las ondas sísmicas. Sin embargo, se trata de un área con poca densidad de población, salvo algunos núcleos urbanos, en donde predominan las casas tradicionales, de una sola planta, agrupadas en pequeñas aldeas o aduares. Eso hace que el impacto de los terremotos sea en principio menor, aunque no se dispone de noticias sobre daños en la región de Tres Forcas. Los medios informativos marroquíes sí recogen la inquietud de la población en la zona de Alhucemas, y en las poblaciones rurales, que tienen los epicentros sísmicos delante de sus costas. Los datos publicados por el Instituto Geográfico de España, recogen terremotos en poblaciones marroquíes del interior, como Anoual y Mezguitem.

                                      Melilla. Convivir con grietas y temblores

               Dentro de unos días se cumplirán dos meses desde el primer terremoto del 21 de enero. Las grietas se han multiplicado por toda la ciudad, y los edificios dañados en un primer momento están viendo incrementados sus deterioros. Pasado este tiempo, ni los organismos públicos, ni los centros educativos, ni la propia ciudadanía tienen información adecuada sobre qué hacer en caso de que los temblores pasen de una determinada magnitud. Se producen dos terremotos importantes en un fin de semana, y nadie transmite a los ciudadanos la más mínima información. Protección Civil no existe en Melilla. En la era de la tecnología y la comunicación, la ciudadanía recurre a las redes sociales, con el riesgo de bulos y de desinformación que ello conlleva,  para enterarse de qué pasa, dada la ausencia absoluta de sus autoridades.

El silencio de los borregos en Melilla


           Ramadán, Fiesta del Sacrifico y la fiebre aftosa

        Si Marruecos decide este año seguir el calendario común islámico, el Ramadán se iniciará el próximo 6 de junio y la fiesta del Sacrificio o Eid al-Adha el día 11 de septiembre. A seis meses vista de la importante fiesta del Sacrifico o del Cordero, es casi imposible predecir que el brote de fiebre aftosa detectado en Argelia, esté activa para esa fecha, y mucho menos para los dos próximos años. En un gobierno caracterizado por la acción inmediata,   el parche y el ir tirando, tanto despliegue de previsión, aunque loable de ser todo cierto, resulta sospechoso. A veces el exceso de previsión, resulta tan perjudicial como la inacción. No es posible dejar de salir a la calle, solo por evitar que nos atropelle un coche, o nos caiga un cascote desprendido por los últimos movimientos sísmicos de Melilla.

                           La historia de la fiebre aftosa

          El último brote de fiebre aftosa en Europa,  fue detectado en el Reino Unido en 2001. afectando también a Francia, Holanda e Irlanda y obligó al sacrifico de 6 millones de animales. El anterior se detectó en Gracia en 2000. El actual brote de fiebre aftosa, comunicado por Marruecos, fue detectado en noviembre de 2015 en la zona sur del país ( Sidi Bennour, Settat y al Jadida). El Ministerio de Agricultura español recordaba en una nota emitida a finales del año pasado, que Marruecos había vacunado a toda su cabaña bovina a lo largo de 2014 y 2015. El reciente brote parece proceder de Argelia, en donde la enfermedad es endémica, junto con Túnez. Por tanto, el cordón sanitario de Melilla se inicia en las las fronteras del propio Marruecos, que es el país más interesado en evitar que su cabaña bovina se vea afectada por esta enfermedad.

     La circular del Ministerio de Agricultura es de 3 de noviembre de 2015, y este es otro de los elementos que convierte este asunto en extraño. Se da a conocer ahora, por la autoridad sanitaria local una normativa que lleva emitida cuatro meses, y se hace frente a un supuesto acontecimiento, fiesta del Eid al Adha, para el que falta medio año, cuando es posible que para esa fecha el brote esté extinguido. No tiene sentido anunciar ya una prohibición, que se extenderá a los dos próximos años. Si la alerta sigue activa en el próximo verano, y no hay más solución que traer los corderos de la península, se traen. Esto ya se hizo hace más de una década (2001) y no ocurrió nada. Las fotos de la zona de la Granja Agrícola, con la cabaña `procedente de la península así lo atestiguan.

       Todo lo oído y leído estos días, para justificar esta drástica medida, tiene poco carácter científico, como la afirmación de que esta prohibición será buena para la economía local, porque creará puestos de trabajo. Traer 5000 corderos o borregos de la península será muy beneficiosa para la provincia de la que procedan, para el ganadero, para el transportista, y apenas creará trabajo. En todo caso este será temporal y de muy escasa calidad.

       Los problemas logísticos para traer esa cantidad de animales serán grandes, ya que las medidas emitidas por el Ministerio obligan a tomar una serie de medidas en barcos y camiones. Otro de los problemas será que los borregos excedentes ya no podrán volver a la España europea. También tendrán que adecuar un espacio rural adecuado y traerlos con la suficiente antelación, para que los animales se habitúen y estén tranquilos y sin estrés para la fiesta del sacrificio.

                        Veterinarios y cambio de modelo en la celebración

       El gran problema sanitario que crea la fiesta del Sacrifico en Melilla es la muerte de los animales en las casas,  el vertido de la sangre en la red de saneamiento y el de las vísceras, cabezas y otras partes no utilizables en los contenedores de basura. El matadero municipal siempre dispone de una servicio especial, que quedaría inmediatamente colapsado, si las cinco mil familias musulmanas hiciesen cola en el matadero, con sus borregos, para cumplir con la normativa sanitaria.

     Tras el fracaso en los dos últimos años, en lo concerniente al desacierto en la designación del día festivo oficial para la fiesta del Sacrifico, subyace una lucha de fondo, que no es otra que el intento de enraizar la fiesta melillense con la Comunidad Islámica de España, y de paso aislar a la Comisión Islámica de Melilla. Hay una entidad musulmana, que el Ministerio del Interior no ha inscrito como entidad religiosa, que es la reconocida como interlocutora por la Ciudad Autónoma, y una entidad que sí es una agrupación de las entidades religiosas islámicas de la ciudad, la CIM, y que no es reconocida como la voz de expresión de los musulmanes melillenses.

          La CIM es un equivalente islámico de la Agrupación de Cofradías, que no forma parte de la Mesa Interconfesional, mientras que la agrupación católica sí. La lucha es muy profunda y tiene demasiadas aristas. El otro problema estriba en la Asociación de Veterinarios de Melilla, que hacía el trabajo extra de identificación y certificación sanitaria de los borregos procedentes de Marruecos, mediante un convenio con la Consejería de Sanidad. La Ciudad pagaba poco, tarde y mal, por lo que este año, al parecer, han decidido no firmar un nuevo acuerdo con la Consejería. Al no haber acuerdo, no hay control veterinario posible. Y en esto apareció la fiebre aftosa. En cualquier caso, ya adelantamos que de aquí a septiembre, todo cambiará. Resulta difícil tener un “borrego en paz” en Melilla.

          Nota: (1)http://www.cacv.es/01_es/ficha_noticias.php?id=8899&turl=1&type=0&sectionpriv=0. . (2) https://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2015-12528

El cementerio hebreo de San Carlos


                 El 1 de enero de 1892 fue bendecido e inaugurado el cementerio de La Concepción. En los años posteriores fueron desenterrándose los restos de los anteriores cementerios melillenses, para su traslado al emplazamiento actual. Los cementerios de San Carlos, del Foso de los Carneros, de San Miguel fueron vaciados y trasladados los restos a las fosas comunes. Los últimos en ser removidos fueron los restos que reposaban en las criptas y en el patio trasero de la iglesia de La Purísima, durante las obras de reforma y consolidación del templo, llevadas a cabo a partir de 1986. Todos los que murieron en la ciudad desde su conquista, quedaron confundidos para siempre en el anonimato de la fosa común. Simples vecinos, soldados, galeotes, presidiarios, grandes prohombres, mujeres notables, familias comunes, cantineros, mujeres erradas. Todos/as,  quedaron confundidos para siempre. El manto del olvido y del tiempo iguala la gran hazaña y el padecimiento anónimo. Un siglo después de cualquier deceso, ya nadie visita las tumbas. La mayor de las tragedias queda disuelta en la nada.

            También es verdad que hasta la creación de los cementerios modernos, la conservación del cuerpo mortal no era ni un objetivo, ni algo al alcance de cualquiera. No hay cementerios de las ciudades romanas, en donde la cremación era algo común, ni de las ciudades medievales, ni de las ciudades de la España musulmana, ni de otras etapas históricas. Cada cultura tiene sus diferentes ritos y costumbres para el rito postrero. El concepto de la resurrección de entre los muertos,  es la mayor  revolución ideológica aportada al mundo por cualesquiera de las religiones. Es un hallazgo trascendental, una evolución sublime, de ahí la importancia de la conservación del cuerpo.

                         Una herejía católica actual consiste en afirmar que la resurrección comienza en el momento de la muerte, que ese es el instante en el que comienza la nueva vida. Por este motivo, el grupo que sustenta esta creencia, no celebra funerales ni publica esquelas, es más, celebra la muerte con una gran fiesta y canciones. Nada más lejos de lo afirmando en los evangelios, en los que queda claro que debe yacerse en la tierra, hasta el momento del juicio final. Solo la religión cristiana tiene un culto posterior a los muertos.

                                   El antiguo cementerio judío de San Carlos

                   Hace tres años escribimos acerca de la existencia*, casi desconocida de este pequeño cementerio, el único que no fue trasladado de lugar a partir de 1892. Esto es debido a que no es posible desenterrar a un ciudadano judío, salvo para ser trasladado a Israel, y con la autorización de una alta autoridad religiosa hebraica. Esto también quiere decir que el último fallecido fue enterrado allí hace más de 124 años como mínimo. La costumbre funeraria judía obliga al enterramiento en tierra, solo con sudario o mortaja. Pasado un año, ya no se visita la tumba, salvo por razones excepcionales.

                       La presencia del cementerio, en medio de las casas, resulta muy llamativa. por primera vez podemos ofrecer una visión completa de este pequeño y antiguo cementerio, desprovisto de lápidas o de cualquier otro exorno que indique quién está ali enterrado.

    Nota: *https://elalminardemelilla.com/2013/01/28/el-cementerio-hebreo-en-san-carlos/

Vivir en la calle en Melilla


             La crisis sigue ahí, y cada vez se empiezan a ver situaciones en las calles que antes, o hace algunos años, no se veían o no eran tan evidentes. Siempre ha habido pobreza, y siempre hemos sacado imágenes en El Alminar. En las ciudades se ha derrochado el dinero con mangueras, y hoy, cuando escasea, empiezan a verse los resultados de las políticas del despilfarro. Melilla tiene solo un pequeño albergue para personas sin techo, y un solo comedor social que se encuentra abarrotado. Se ha llevado a cabo la política de la cigarra y no la de la hormiga. La fábula está escrita hace 200 años, pero se ve que no se ha tomado como un ejemplo moral, ni como una advertencia, sino como un cuentecito para niños. Rebasada la etapa escolar, nadie volvió a acordarse de su moraleja. Hemos llegado a la época de las vacas flacas, las arcas colectivas están exhaustas y las individuales llenas. A muchos les ha cambiado la vida, en todos los sentidos, el acceso a la política o a los cargos de representación pública. Acabada su etapa de servicio público, abandonan la ciudad para siempre, y la dejan en la misma situación en que se la encontraron, en el mejor de los casos. Normalmente, pasada la actividad de representación pública, no puede decirse que contribuyeran a mejorar la vida de lo que fue su ciudad, ni de sus ciudadanos.

         ¿Cuántas personas hay viviendo en la calle en nuestra ciudad?. Ni siquiera lo saben. No son situaciones que vean ni que les preocupen. Lo peor es que tampoco tienen remedios para acabar o paliar estas situaciones. Este mujer vive en la calle en el barrio de Cabrerizas. Parece estar trastornada. Son los vecinos los que le proporcionan las mantas, el colchón, y algo de comida y bebida. Muchas de las peores situaciones, están siendo atendidas por vecinos, familiares o con la ayuda de personas anónimas. Ninguno de esos tres grupos pretenderá jamás reconocimiento alguno o salir en las fotos. Ya lo dice una máxima muy conocida, pero olvidada: Cuando des limosna, no agites la campanilla. ¿Cuantas personas hay viviendo al margen del sistema en España, sin recursos ni ayuda posible?. Dicen que una de cada 5.