Archivo mensual: marzo 2017

Modas urbanas


    Tumbar señales

         Hay extrañas modas urbanas, que una vez iniciadas se repiten por todos los lugares de la ciudad. La de tumbar señales, y no por la torpeza en el manejo del automóvil, parece ser una. Hay veces que aparecen en la dirección de la marcha de los vehículos, y puede provocar la duda, pero cuando aparecen dobladas por su base, sin huella de golpe de vehículo, entonces cabe deducir que se ha producido por la aplicación de la fuerza bruta. Hay demasiada en las ciudades, y muy sobrealimentada por productos de nutrición deportiva. Ese exceso de fuerza hay que demostrarlo de alguna manera, como las pruebas nucleares, y una buena opción, barata y casi sin riesgos, parece ser la del doblado de señales. No parece tampoco atribuible a la acción del viento. Se ven muchas en los suelos. Hay que emplear mucha tracción humana.

    Nota:https://elalminardemelilla.com/2015/08/30/comerse-las-senales-de-trarfico/

 

Manuel Soria respuesto en Seguridad e Higiene Laboral


                            Un ecologista político en acción

        Manuel Soria González es una persona muy conocida en Melilla, tanto por su actividad ecologista en Guelaya, organización de la que fue presidente durante doce años, como en la formación política Equo, de la que es secretario general desde hace cinco años. Su vida laboral se ha desarrollado en diversos ornanismos de la Administración del Estado, desde el Ministerio de Hacienda, hasta el Instituto Nacional de Estadística.

             El Gabinete de Seguridad e Higiene en el Trabajo, dependiente del Instituto Nacional, es un órgano administrativo que llevaba casi un año descabezado en Melilla, sin nadie al frente, y con muchas obras menores en dependencias de la Administración paralizadas, porque nadie podía supervisarlas. A lo largo del año 2015 se decidió cubrir la vacante por el proceso denominado como “libre designación” en fase de concurso-oposición.

        Este procedimiento administrativo está regulado por la Ley de Administración Pública, y al final del mismo, Manuel Soria obtuvo la plaza por reunir todos los medios exigidos en la convocatoria, y nombrado como Director del Gabinete el 20 de noviembre de 2015. Ese mismo día, fue destituido por una Orden procedente de la Delegación del Gobierno. Esa actuación alteró de manera injustificada, un proceso administrativo público.

         Esto es lo que dice la Sentencia nº 87/2016-E, del Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo Nº 2, que anula y deja sin efecto la acción no justificada, de destituir a un funcionario público, que había ganado el nombramiento, mediante un proceso administrativo legítimo y regulado.

            La sentencia declara la nulidad radical de la acción gubernativa, y ordena reponer en su puesto de trabajo al funcionario Manuel Soria Gonzaléz, con condena en costas para la Administración del Estado, y con abono de haberes desde noviembre de 2015, más los intereses devengados.

El dique flotante


 

                 Después del temporal siempre viene la calma. Esto es cierto y también lo es que hemos tenido un gran temporal, no de febrero, sino de marzo.  Estamos en pleno proceso de cambio climático y muchos refranes meteorológicos, lo hemos dicho ya muchas veces, están dejando de funcionar. Tras el temporal, es hora de evaluar daños y de ver cómo han resistido las infraestructuras creada por la mano humana.

                  El el puerto deportivo de la ciudad, el llamado Noray, existía un pantalán flotante, de hecho todavía existe pero semihundido. Es lo que se ha llevado un golpe de mar. Algo que suele apreciarse con grandes temporales, como el padecido esta semana, es que lo nuevo suele resistir menos que lo viejo, y lo mucho más antiguo, mejor que lo moderno.

En mar hostil


 

                El peñasco rocoso frente al que se alzó la Melilla histórica y antigua servía de atalaya y de vigilancia frente a un mar hostil. La población habitaba y se refugiaba en los cerros cercanos antes de que los españoles o castellanos, se establecieran en “la roca” en 1497. Hubieron de pasar 400 años de penalidades y de larga noche, para que la población pudiera asentarse en el llano. El mar embravecido podía con todo y derrumbaba en sus arremetidas las murallas circundantes. Solo el peñón rocoso y sus cuevas ofrecían amparo frente a un entorno climatológico hostil. Tuvieron que pasar más de 4 siglos para que Melilla pudiera dominar el mar, que tantos destrozos causó en la ciudad. Un temporal tras otro, frente a una muralla líquida que era foso infranqueable, y también esperanza del socorro y del auxilio. Por ahí, entre las rocas desgastadas,  debajo del Faro de Melilla la Vieja, existe una puerta por la que se subían los suministros y se accedía a la salvación.

         En días así, los habitantes veían hundirse barcos, o darse media vuelta, y arruinarse sus esperanzas de un rápido auxilio. La violencia del agua y la corrosión de la sal, desmoronaban las piedras y abrasaba la vegetación. El peñón era solo lugar de vigilancia, atalaya e intercambio comercial, hasta la llegada de los castellanos. Una y otra vez fue abandonado. Vivir y mantenerse ahí, 4 siglos, resultó un infierno.

Homenaje al ciclista Carlos Huelin García


         Los integrantes de los diferentes clubes ciclistas de la ciudad, compañeros de trabajo y amigos, convocaron en el día 11 de marzo una concentración y recorrido homenaje al ciclista Carlos Huelin García, fallecido el domingo 5 de marzo en un accidente de tráfico ¿Qué podemos hacer? se preguntaban los concentrados en su manifiesto, ante los más de 3000 melillenses asistentes. Lo principal es concienciarse en el cumplimiento de las normas de tráfico en cualquiera de las facetas que nos correspondan (peatón, conductor, ciclista). En algún momento del día o de la semana , cambiamos de situación con respecto a las vías urbanas, calzadas, calles y aceras, alternando la posición de peatón y la de conductor. No hay casi nadie en la ciudad que en algún momento no se haya visto involucrado en un accidente de tráfico, bien como conductor, peatón o ciclista.

       Hay sucesos, como éste, que conmocionan a una ciudad y de los que resulta muy difícil escribir, entre otras cosas porque son muchas las personas afectadas. El ciclista fallecido pertenecía a una familia muy arraigada en la ciudad, y estaba emparentado con otra de gran presencia y notoriedad; además tenía ya su propia familia. Era y es muy amplio el árbol de relaciones familiares, de amigos y también de relaciones sociales y laborales, que se han  visto afectados por el fatídico suceso.

         No es el momento de otro tipo de reflexiones que no sean las de compartir el dolor de la familia, ante una tragedia que ha afectado a casi toda la ciudad, y ofrecer el pésame a sus familiares.En su manifiesto de homenaje, los convocantes de la concentración se preguntaban si este suceso caería en el olvido. Desde el Alminar pensamos que no solo no caerá en el olvido, sino que marcará un antes y un después en la conciencia colectiva de la seguridad vial en nuestra ciudad, algo con lo que nos enfrentamos todos los días. ¡Qué descanse en paz Carlos Huelin García!

  

El templo de consumo avanza en Melilla


              Historia de la Gran Superficie comercial de Melilla

         ¿Cómo explicar a alguien, que los mismos intereses económicos y políticos que impidieron hace 20 años la construcción de una Gran Superficie comercial, la promueven dos décadas después?. Los dueños de las firmas comerciales de las grandes superficies , y de las cadenas de distribución de productos alimenticios se encuentran entre las 100 personas más ricas de España. Unos millones más o menos no van a hacer menguar sus fortunas o no se acrecentarán de manera significativa. La clave sigue siendo otra.

            El Ministerio de Defensa cedió en 1999 los terrenos en los que se asentaba el acuartelamiento de Valenzuela, mediante Convenio escrito y firmado con la Ciudad Autónoma y cuyas condiciones se publicaron en el Boletín Oficial de Melilla. Los 56000 m2 debían estar destinados a la construcción de viviendas VPO y otras dotaciones urbanas, como parques ozonas colectivas.

       La parcela fue sacada en subasta publica hasta agotar las dos convocatorias exigidas por La Ley y quedar todo expedito, tras no presentarse ningún licitante, para la adjudicación del terreno (hasta eso momento calificado como urbano), mediante el procedimiento de asignación directa, secreta y sin publicidad alguna.  Esto sucede en 2005 cuando la parcela se adjudica a la nueva firma Nueva Melilla y Asociados, que era la suma de Nueva Melilla y Asfaltos Melilla, cuyos propietarios compraron la parcela urbana de 56000 m2  por la cantidad de 2.800.000€. Tras ser recalificada de urbana a industrial entre 2005 y 2007, la parcela fue vendida a la firma Tres Forcas Capital por la cantidad de 15. 600. 000€., pero segregando antes una parcela de 6000 m².

         Ni el Mº de Defensa titular primitivo de la parcela, ni la Delegación del Gobierno, formularon objeción alguna (pese a existir un convenio) mientras que una simple compra o venta de viviendas entre particulares, debe ser autorizada por la firma de la propia Delegación.

                                         Veinte años después

            Todas las cosas que se dijeron entonces para impedir el establecimiento de la gran superficie comercial no ha resultado ciertas, como la desaparición del comercio tradicional melillense. También hay que decir que fue una poco transparente operación del gobierno del entonces mandatario Ignacio Velázquez. Las grandes superficies y la renovación del comercio tradicional son una realidad en toda la península desde hace dos décadas. No se puede luchar contra estos “templos del consumo”, ni impedir su aparición. Existe una alternativa que es la del consumo consciente y la del comercio solidario, pero camina por otras sendas. En realidad, las grandes superficies solo crean empleo precario y estacional, y enriquecen únicamente a los que las promueven, a los distribuidores y a los transportistas de la mercancia. Va a ser una gran negocio, pero solo para unos pocos. Sin embargo, no fueron estas las razones por las que se impidió su establecimiento en 1996. No sabemos las razones por las que se facilita ahora.

       Ubicada en los terrenos de Valenzuela, un área urbana muy saturada, con dificultoso acceso rodado, sin viales de comunicación adecuados, y con la principal frontera de la ciudad y su “comercio atípico” en las inmediaciones, puede crear muy grandes problemas a una zona ya muy complicada.

Pedro Sánchez: el regreso a la izquierda


                       La izquierda española, entre Pedro y Pablo

     ¿Puede el socialismo regresar a la izquierda?. Según los manuales marxistas no, pero los partidos comunistas han desaparecido como tales, y el espacio de izquierdas sigue ahí, esperando a quien les represente. En diciembre de 2015, la derecha española alcanzó su suelo electoral, quedando con 115 diputados. Nunca han estado ni estarán tan débiles. El gran error que perseguirá siempre a Podemos y a Pablo Iglesias, es no haber dejado gobernar al Partido Socialista, con el apoyo de Ciudadanos. El objetivo equivocado de Podemos era la destrucción de los socialistas, cuando la lógica política demandaba gobernar con ellos, alcanzar acuerdos, y reducir el poder de la muy beligerante derecha española.

       En las elecciones de junio de 2016 la derecha empezó su recuperación, y la izquierda siguió su lento descenso, en votos y escaños. Cuando el jabalí está herido, o se le remata, en términos políticos, o se levantará y acabará contigo.

        Pablo Iglesias despreció siempre en lo personal a Pedro Sánchez, al que llamaba “el profesor de universidad privada”. En la actividad política no debería existir el espacio para la enemistad personal, porque ambos, Pedro y Pablo, conviven, luchan y son mantenidos por el mismo lecho de votantes, que lo que querían es que hubiesen gobernado juntos, en la fórmula que fuese, para desalojar a la derecha del Poder. Ahora siguen en proceso de recuperación y en aumento de la expectativa de votos. Un partido socialista sujeto o vigilado desde la izquierda por una fuerza como Podemos, era lo que demandaba el electorado en diciembre de 2015.

                                           Operación Triunfo socialista

          Melilla, la gestora del partido socialista que preside Gloria Rojas, y la militancia socialista está volcada claramente con Pedro Sánchez, en su intento de llevar al partido socialista de nuevo a la izquierda. No sabemos lo que sucederá en el Congreso socialista de Junio, y más cuando la maquinaria de Ferráz se ponga en marcha y avance como una locomotora diésel contra Pedro Sánchez. El socialista Sánchez ya sabe lo que es ser triturado por el  implacable “rodillo de Ferraz”. Una sola palabra de Felipe González y estás perdido. Lo tiene muy difícil, pero peor lo tendremos los españoles y no logra establecerse una alternativa sólida a la derecha. Casi todos los rostros conocidos del socialismo melillense estaban en el salón de Hotel Tryp Melilla-Puerto. Allí pudimos juntar a los dos primeros delegados de gobierno melillenses, Manuel Céspedes y Gregorio Escobar. Ambos sufrieron el duro acoso político de la derecha melillense.

            Lo que digan ahora no es tan importante como lo que hagan después. Melilla necesita un cambio y una alternativa, después de 26 años de gobiernos locales del Partido Popular.