Archivo de la etiqueta: Juan

Tiempo de profecías y de profetas


                       Propone Miguel, un integrante de la comunidad del Alminar, que seleccionemos un texto procedente de la “Biblia prohibida” o Reina-Valera, y hay recursos que nunca fallan: El profeta Isaías y el Apocalipsis de Juan. Hacemos esta selección previa y luego damos la opción al azar para que nos proponga los textos adecuados.

          Isaías 24. Juicio del Señor sobre la tierra

        4 La tierra estuvo de luto y se marchitó, enfermó, se amustió el mundo; se marchitaron los nobles del pueblo de la tierra. 5 Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque transgredieron las leyes, violaron el estatuto, quebrantaron el Pacto sempiterno. Por esta causa la maldición consumió la tierra. 10 Quebrantada está la ciudad desolada, toda casa se ha cerrado para que no entre nadie.

        Juan 6. Apocalipsis

      1 Y vi cuando el Cordero abrió uno de sus sellos. Ven y mira. 2 Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una “corona”, y salió venciendo y para vencer.

        Poco hay que añadir a la selección del texto de Isaías. El Pacto sempiterno es el que relaciona al ser humano con la naturaleza, que es su origen y habitat. Se han violado todas las leyes y todas las reglas de la relación humana con su entorno natural, y en solo un mes, el covid-19, la peste del siglo XXI, ha devastado toda la economía mundial, acumulando cientos de miles de enfermos y de víctimas mortales. Ni un solo día antes, nadie era capaz de predecir semejante desastre planetario. Toda la economía de consumo, todo el sistema del capitalismo depredador, ha sido puesto en estado de alarma, por algo que ni siquiera puede verse. Es una amenaza que está en cualquier lado, que cambiará nuestro modo de relacionarnos y de vivir, a partir del primer día que salgamos a la calle.

          El segundo texto, el de Juan, es siempre más enigmático, pero menciona una palabra clave, la corona, que el es ofrecida al primer jinete, y que le fue dada para vencer. ¿Se vencerá al virus de la corona?. Parece que sí, aunque reaparecerá una y otra vez. Este es el motivo por el que cambiará nuestro modo de vivir y nuestra economía. Los virus no son seres vivos, pero mutan y se transforman, reapareciendo como nuevas amenazas de modo periódico. Los recursos de los países ya deberán prepararse para enfrentar estas oleadas. Se vencerá esta vez, y por ello el día 1 de abril apareció el arco en el cielo. La naturaleza, de momento nos avisa. En un solo mes, la salud del Planeta ha mejorado más que en toda la última década, de medidas y acuerdos contra el Calentamiento Global. El impacto de la vida humana sobre el clima es un hecho irrefutable. La alteración de la naturaleza solo trae estas consecuencias, el envenenamiento universal.

La opinión de los 10.000


         Hace apenas unos días hemos rebasado los 10.000 comentarios, son 503 páginas digitales conteniendo opiniones de toda índole, algunas muy discrepantes. En un inmenso caudal de opinión libre, que han convertido al Alminar en lo que es. Hacer un blog está al alcance de casi todo el mundo, pero convertirlo en algo leído, en un lugar al que acudan las personas a leer cosas diferentes, que les resulten atractivas y sobre todo, que se sientan parte de él, es una labor que no está al alcance de todos. El Alminar ocupa una posición de referencia en la ciudad, por su persistencia y sobre todo por sus comentaristas. ¿Cuántos de esos 10.000 comentarios se corresponden con diferentes personas?. Es imposible saberlo, pero podría aventurar una cifra: 500.  Rebuscar entre las primeras páginas de comentarios, algo que solo puede hacer yo, es entrar en un mundo casi olvidado y que también resulta muy cercano, pues todavía no hemos llegado a los tres años de publicaciones.

      El primer comentario fue de Santos, un maestro en todos los sentidos, luego siguieron tres amigos, Esquembri,  Uno de Melilla y Laura, presentes en El Alminar desde entonces . Una de las primeras entradas ya trataba sobre los inmigrantes llegados a Melilla, y sobre el poblado de chabolas que edificaron en los márgenes del Río  de Oro. Escribimos muchas veces sobre las mismas cosas, pero es que las situaciones y los problemas persisten (1).

         Cada momento, cada etapa ha tenido sus comentaristas. Hay algunos/as muy activos/as en un determinado momento y luego desaparecen, como Dolores, que dejó firmados más de 150 comentarios y que no ha vuelto a aparecer desde septiembre del año pasado. De ese primer año del Alminar quedaron muchos nombres que no han vuelto a aparecer como: Lola, Isabel, ana, Paco, S.M., Fran, María, Nausícaa, Alicia, Juan, Israel o Amanda. Pasado ese primer año llegaron otros que se han hecho asiduos como Imparcial, Corona 71 y Cruz de Malta. Junto a ellos llegaron también los servidores del lado oscuro, representados por Señor Oscuro, y sus decenas de transformaciones. El enemigo (dicho solo de manera literaria), suele ser más persistente que el amigo, aunque como  el río Guadiana, aparece y desaparece constantemente.

       Unos comentaristas sustituyen a otros, algunos aparecen solo en un determinado número de temas o entradas. Son casi 1200 entradas presentadas al debate y expuestas a la crítica, en las que los temas relacionados con Melilla y su historia suelen llevarse siempre la palma de los comentarios, que se distribuyen a razón de 280 por mes. el intervalo horario preferida es el que media entre las 22h 00 y la media noche.

       En el último año, los comentaristas más activos son Cruz de Malta, Isa , Angel, Ego y Fernán, aparte del nuevo moderador Maestre de Puerta, al que apodaron como el can cerbero o el señor de la cizalla, y que ha asumido algunas de las funciones que durante dos años ha ejercido Hospitalario, el titular del blog.

                    Las podas, pese a ser muy criticadas, objeto de grandes polémicas y el motivo de la marcha de algunos, apenas han alcanzado el 2% de los comentarios. Es más el ruido y la polvareda que levantan, que el peso de las mismas.

Notas: https://elalminardemelilla.com/2011/05/26/poblado-africa/