Córdoba cierra su mezquita en domingo


 

  La decisión del Cabildo de Córdoba causa gran incomodidad al turismo

          Cada domingo, desde hace unos años, el Cabildo de Córdoba cierra el acceso a la gran mezquita omeya, entre las 11 de la mañana y las tres de la tarde, y a partir de las seis. Esto quiere decir que uno de los monumentos más atractivos de Europa, solo es visitable en domingo entre las 8 y las 11 de la mañana y entre las 3 y las 6 de la tarde. Esto sucede los domingos, que es el día de mayor afluencia de visitantes. Cualquiera que conozca Córdoba, sabe que visitar la mezquita a partir de las 3 de al tarde, es someter al visitante a un castigo extraordinario en verano, dada las extremas temperaturas del legendario verano cordobés. Hacer eso es invitar a no visitar la mezquita los domingos. La excusa y la causa coinciden en este caso, y es la celebración de 4 misas de culto cristiano en la catedral, que está empotrada dentro de lo que sigue siendo una mezquita, aunque ya sin culto islámico por razones históricas y obvias. Es el revanchismo cristiano del Cabildo Cordobés. A las tres de la tarde cierran la mayor parte de las tiendas de recuerdos de la zona de la judería, por lo que el turista que se arriesgue a deambular por allí en verano, no encontrará casi ningún lugar en donde comprar un recuerdo, pilas paras sus máquinas de fotos o una botellita de agua con la que paliar la deshidratación.

         En todas la catedrales de España, durante las horas de culto no se impide el acceso de los turistas, pero sí se recomienda el no hacer fotos ni ruido. Solo se cierran transitoriamente las zonas de culto. Lo visto en Córdoba supera todas las normas de descortesía. Nadie visita Córdoba para ver su catedral, y todos lo hacen por ver su mezquita. Las catedrales son focos de atracción turística, y gracias a eso La Iglesia española obtiene unos jugosos y pingües beneficios. El caso cordobés es único, pues se trata de un templo cristiano encajado dentro de lo que fuera una de las mezquitas más espléndidas de la España islámica, junto con las de Sevilla y Almería, si hacemos caso de las referencias históricas.

         Hay una anécdota histórica, atribuida al emperador Carlos I, al que se pidió permiso para edificar la catedral cordobesa, que al visitarla y solicitársele su opinión sobre la nueva obra, afirmó: “habéis destruido algo único en el mundo, para hacer algo que pude verse el cualquier lugar”. No se puede decir más, con menos palabras, algo muy propio del gran monarca español.

                                                 De monumento público a propiedad privada

         Un educado miembro o colaborador del Cabildo catedralicio, nos explicaba a los turistas presentes, que poco hay por lo que protestar, pues la mezquita-catedral de Córdoba ya no es un monumento turístico público, sino una propiedad privada ( inscrita en el Registro de la Propiedad por 30€ gracias a las reformas legales del Partido Popular gobernante).  Al explicarle que esta situación no había sido así siempre, mi anónimo interlocutor me dijo que tenia razón, pero que el Obispo de Córdoba, no aclaró si el actual o el anterior, había tomado esa decisión por considerar que el ruido y el habla de los turistas, convertía el oficio religioso de la misa en un mercado.

        Lo que sí es un mercado es recaudar 8 millones de euros anuales por las visitas a la mezquita, sin tributación como ingreso, y considerar que los domingos sí es una catedral. Todo un ejemplo de soberbia e intolerancia de los que se proclaman los seguidores de Jesús, el Cristo. ¿Debemos pagar tributo al César?, le preguntó un miembro del sanedrín al rabí Jesús, a lo que respondió: A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César. Alguien se ha olvidado ya de esto.

Anuncios

3 Respuestas a “Córdoba cierra su mezquita en domingo

  1. Me alegra ver que has vuelto a escribir tan pronto. Siempre es un regalo leerte.

  2. Gracias Isa. No tengo tan claro que haya vuelto, aunque haya escrito algunas cosas.

  3. No hay nada raro que cierren el acceso a los visitantes. El obispado también señala quién puede currar en la mezquita-catedral de Córdoba y quién no. No paga IBI y por si no fuera suficiente hay que pagar entrada para entrar, como los 8 euros por persona (sin factura). Qué pensaría la gente si alguien registrase a su nombre, por ejemplo, las pirámides de Egipto?

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s