Archivo diario: 12 junio, 2015

En la muerte de Ángel Valencia


         Un periodista no debe ser nunca noticia, y cuando lo es, suele serlo por motivos que no son buenos, como es el caso. Miguel Ángel Villaverde Valencia era amigo confeso del Alminar. Tenía nuestro permiso para coger cuantas fotos o noticias quisiera, sin necesidad de autorización previa. Han sido varios años de colaboración, de compartir filtraciones, confidencias  y exclusivas, que nos pasábamos de un lado a otro, pero era, sobre todo, amigo.

                        Amigo desde hace mucho tiempo, desde su llegada a la ciudad como jefe de prensa del Ayuntamiento de Melillla (esperamos ver la esquela de la Ciudad Autónoma y de la Asociación de la Prensa); durante la última etapa del regidor socialista Gonzalo Hernández. Un infarto le llevó al retiro prematuro. Siempre se tomó muy en serio las cosas, aunque él no era una persona seria para nada.

                 Tras su retirada de primera línea, fue delegado de Cáritas  de la parroquia de Batería Jota, presidente de la Federación de Asociación de Vecinos de Averroes, en donde vivió la riada de 1997 en primera persona, denunciador implacable de las deficiencias del depósito antes de su estallido, También fue presidente de la Asociación de Vecinos del Tiro Nacional, de la Federación de Asociación de Vecinos (Favecam), y del camping de Rostrogordo. En definitiva, era una persona comprometida y conocedora de la ciudad, en la que se había implicado en múltiples facetas.

                     La última de esas actividades le devolvió al mundo de la prensa, en un autodiário (http://www.norteafrica.com) , que alcanzó las cifras más altas de difusión de toda la historia de Melilla, con 113 millones de visitas en su contador. Ahora ya todo se ha detenido para él, uno de los personajes más peculiares del mundo periodístico de nuestra ciudad, y fundamentalmente, una buena persona.                                     ¡ Descansa en paz, amigo Ángel Valencia !

Anuncios