Archivo diario: 9 junio, 2015

Tras los pasos de la iconoclastia melillense


                 El paso de La Bombonera

        Con solo verla, la recordarán todos los que la conocieron en las calles de Melilla. Era un paso conocido como la bombonera, por su curiosa forma. Son muchas las leyendas que corren sobre estas desapariciones, y no todas son difíciles de comprobar. El gran viaje para reflotar la semana santa de Almería se produjo en 1979. El número de pasos procesionales que se compraron en Melilla fueron tres, los mismos que imágenes, todas de la iglesia de San Agustín del Barrio del Real. Se compraron exornos, ropajes, mantos. No todo llegó a utilizarse. Recorrimos en 2007 la senda de los pasos perdidos, algunas de las imágenes las encontramos en Balerma, localidad costera almeriense. En Almería no quedó casi nada, salvo el manto de la virgen de Dolores de Santiago, que a su vez procedía de la Dolorosa del Real.  La mayor parte de los exornos y uno de  los tronos fueron hasta Lucainea. Al menos dos, como este de la Bombonera*, procesionaron en Almería en los primeros años de la década de 1980. El otro paso fue utilizado por el paso de  Jesús del Camino.

                  Con el resurgir de la semana santa almeriense, se compraron nuevos pasos, y los que procedían de Melilla quedaron almacenados en el patio de Las Adoratrices, hasta su completa desaparición. De todo lo llevado de nuestra ciudad, solo queda el citado manto, y las imágenes del Nazareno del Real y de la Dolorosa, en la Iglesia de Balerma.

                                                El Nazareno del Real

                   El Nazareno del Real procedía de la iglesia del Peñón de Vélez, mientras que la imagen de la Dolorosa fue donada por Fidel Alemán. El Nazareno recaló en la parroquia de San agustín, de la que dependía administrativamente. Ambas fueron vendidas en 1979 a la expedición procedente de Almería, aunque nunca llegaron a estar en la capital almeriense. Entre 1980 y 2007, nadie fue capaz de localizar su paradero o se interesó en saber que había ocurrido con ellas. Nunca volvió a ser mencionado este suceso, ni nadie habló nunca de los sucedido durante el periodo iconoclasta melillense (1974-1989).  Tras localizar todo en el año 207, escribí una serie de artículos que sacaron a la luz todo lo sucedido y el paradero de estas imágenes. El Nazareno del Real volvió a Melilla en 2008, con ocasión de una exposición sobre el Peñón de Vélez. Pese a proporcionar todos los datos para su fácil  localización, nadie mencionó jamás mi contribución, sin embargo, la lista de colaboradores con la exposición era interminable.

                 En Melilla es norma apropiarse de datos proporcionados por otros, y no citar nada, o hacerlo lo menos posible. Tanto da que se trate de una fotografía, un artículo o un trabajo completo. Poseen todos los medios, pero carecen de ideas nuevas, por eso la vampirización se convierte en costumbre, y quizá ley. La otra costumbres es la formación de archivos personales de autor (Apas), con datos y documentación extraídos de antiguos archivos, y que jamás verán la luz pública.

      Nota *: Dramaturgia procesional en Almería, Rafael Rodriguez Puente.

https://elalminardemelilla.com/2012/01/03/el-nazareno-del-real/

Anuncios