Archivo diario: 30 junio, 2015

Tras el rastro de la aves


          Desde hace tiempo seguimos el rastro de las aves que sobrevuelan y anidan en  Melilla. Hemos escrito de garcetas, garcillas, cormoranes, estorninos, gorriones y gaviotas. Constituyen nuestra poca fauna y casi nuestro único contacto con la naturaleza. Hace tiempo que la desembocadura del Río de Oro, completamente infectada, ya no es un lugar para las aves.  Hace no mucho tiempo, pudimos hacer imágenes de la vida en la desembocadura del río melillense. Bien cuidado, y con una gestión digna de tal nombre, podría ser un pequeño y atractivo espacio natural. Lugar de reposo y de alimento para las aves. No llegaría a ser marisma o un estuario pero sí una pequeña laguna habitable.

           La sequía de los últimos años tampoco ha ayudado a estas especies de aves migratorias. La desecación de la lagunilla de Mariguari, les ha privado de un espacio natural de reposo. Hay un pequeño estanque en el interior del perímetro melillense que les sirve de lugar de refugio. Es muy común verlas posadas en cualquier lugar de la ciudad en donde exista un pequeño estanque cercano.  También en el Rastro, aunque las que por allí deambulan tienen un aspecto sucio y desaliñado, casi enfermizo, como reflejan algunas de las fotos que no envía una colaboradora. Son garcillas que acuden allí a diario en busca de pescado, casi siempre en mal estado de conservación. Su aspecto lo dice todo. Normalmente las garcillas son aves de bonito porte y presencia, como el de la garceta que recorre la orilla de la antigua dársena pesquera.

              El Alminar también es visual, por eso despediremos el mes de junio con imágenes de aves, algunas bellas y otras no tanto; pero es que la realidad es así. El resto es propaganda y no creemos en ella.

Anuncios

Camino del Gobierno en Melilla


       El camino parece despejado para que la derecha popular de Melilla, con solo 13.000 votos, pueda volver a gobernar en la ciudad, aunque en minoría, por primera vez desde el año 2003. Los partidos de la oposición pese a sumar 17.000 votos y 13 diputados, no han conseguido llegar a un acuerdo para formar un gobierno alternativo, que es lo que quería la mayoría de los melillenses, tal y como expresaron en las urnas el pasado 24 de mayo.

                  El gobierno alternativo al partido Popular de Juan José Imbroda tenía dos obstáculos, el primero que ninguno de los grupos minoritarios, Partido Socialista y Ciudadanos, querían asumir una presidencia que les ofrecía Coalición por Melilla, y que entendían que los melillenses nos les habían refrendado de modo suficiente con sus votos.

El otro obstáculo insalvable era que ninguno de  los tres partidos minoritarios (PSOE, Cs y PPL), estaba o está dispuesto a asumir un gobierno presidido por Coalición por Melilla, pese a tener 7 escaños y ser la segunda fuerza política de la ciudad.

              La desunión de las fuerzas políticas de la oposición, nunca existió un frente anti popular, y también la falta del coraje  político suficiente para asumir la constitución de un acuerdo a cuatro bandas, como ya se hiciera para derrocar a Ignacio Velázquez  en 1998, provocarán que Melilla siga en la misma senda y tónica política que hasta ahora. El poder absoluto del que había disfrutado  hasta ahora la derecha melillense se verá mermado y recortado, y tendrá que consensuar cualquier medida, proyecto y sobre todo, los presupuestos.

                      En los últimos días se hablaba de hacer “borrón y cuenta  nueva”, pero la impresión existente es que no va a haber ninguna de las dos cosas. El refrán o dicho que viene más al caso es el de: “los unos por los otros y la casa sin barrer”. Parece que todo va a quedar en este último. El obstáculo temporal del recurso por presunto fraude del voto por correo ha desaparecido, igual que en 2011; y el posible acuerdo de los grupos de oposición parece diluirse también, como la humedad de la tierra en junio.

         El entorno de la plaza Menéndez y Pelayo es un espacio de análisis político y social de primer orden. Allí se reúnen a diario personas conocidas de la ciudad, políticos ya retirados,  e integrantes del consejo asesor oficioso del entorno presidencial. Han sido días de mucha actividad e incertidumbre política.

                     PD: Coalición por Melilla lo había ofrecido todo, desde la Presidencia, hasta una posible renuncia de Mustafa Aberchán para dar paso a su número dos y facilitar un gobierno alternativo de coalición. Nadie se ha atrevido a aceptar ninguna de las dos cosas. Junio parece haber agostado cualquier esperanza de cambio.