Una campana llamada Inmaculada


                   Historia de la Capilla Castrense de Melilla

Enrique Delgado

                    La historia de la construcción de iglesias en Melilla siempre ha sido complicada, pero la de la Capilla Castrense de la Inmaculada Concepción,  es quizá la más enrevesada de todas. La solemne inauguración de las obras se produjo el sábado 18 de septiembre de 1920. El acto ceremonial fue presidido por el Comandante General de Melilla Manuel Ferández Silvestre, y el presidente de la Junta de Arbítrios, General Federico  Monteverde y el capitán ingeniero de la Junta, Francisco Carcaño, autor del proyecto, así como la esposa y la madre del infausto General Silvestre.    Este dato es importante porque una vieja leyenda africanista dice que la campana mayor de la capilla castrense de La Inmaculada Concepción lleva el nombre de Eleuteria, nombre de la madre del entonces Comandante General de la Plaza. Las madrinas de la ceremonia fueron la madre de Silvestre y la esposa del General Monteverde.   La  ceremonia religiosa fue oficiada por el Vicario castrense Plácido Zaidín, y los capellanes Ramón Elías y Francisco Velasco.

            Las obras se extendieron demasiado  por la falta de crédito, pese a las campañas de donativos, y las dificultades que presentaba el terreno (las antiguas ciénagas del Río de Oro), por lo que se tuvieron que sustentar las torres y el edificio, sobre un sistema de placas de cemento, lo que encareció el proyecto y provocó nuevos retrasos. Tantas fueron las dificultades que casi un año después, pese a las reducidas dimensiones originales de la capilla, a duras penas se cubrieron aguas en el mes de junio, tras finalizar la cubierta y las bóvedas interiores.

         Unos días antes de partir hacia el frente, el general Silvestre organizó una pequeña fiesta en el edificio, cuyo interior fue adornado para la ocasión  y se dispararon fuegos artificiales. En presencia de su madre, Eleuteria, de los obreros y de las mujeres encargadas de la Comisión de recogida de fondos, hizo un pequeño discurso, en el que afirmó que: “No es una obra hecha para la guerra, pero a ella puede venirse como resultado de aquella”. Alabó el trabajo de los obreros, resaltó que no se habían producido incidentes en su construcción y resaltó, una vez más, el proyecto de Francisco Carcaño. En su construcción también trabajaron soldados como obreros.

           Todo parecía marchar según lo previsto. Apenas unos meses más y Silvestre podría  volver, dedicar la obra a Melilla, al servicio religioso y a su madre; pero el destino tenía otros planes. La catástrofe de Annual, de la que él fue el principal responsable, trastornaría por completo las obras de la capilla, que fue utilizada como depósito de municiones durante ese año y el siguiente, 1922. El oficio religioso militar debería seguir celebrándose en la pequeña capilla de madera, junto al Muro X.

                  Bendición de la  capilla el 22 de noviembre de 1923

           A las nueve en punto de la mañana se inició el solemne oficio religioso de la bendición,  presidido por Julio de Diego y Alcolea,  Ilustrísimo Patriarca de las Indias Occidentales, lo que hoy sería el obispo general castrense, en un acto privado. Fuera esperaban los fieles, el inicio de la misa pública. Un poco antes fue trasladado el Santísimo de la vieja capilla a la nueva. El oficio público se inició a las 10h 30 de una desapacible mañana de otoño, dominada por un intenso aguacero, como si el destino quisiese lavar con el agua, cualquier error cometido en el pasado. El 22 de noviembre se conmemora la festividad de Cristo Rey y de Santa Cecilia.

                                 Inmaculada: el nombre de la campana

       La campana o las campanas, son tan importantes para un edificio de culto cristiano, como el mismo edificio. Las campanas son únicas, y se fabrican ex profeso para el templo. El molde se rompe con posterioridad y ya es imposible repetirla. En muchos casos a las campanas se las dota de un nombre propio o de un título. Caso de ser así, el hecho es tan importante que se menciona en el acto de inauguración o bendición del edificio. Las campanas se instalan en el último momento y se tañen en el instante de la inauguración. En ninguna de las crónicas leídas sobre la construcción e inauguración de la capilla se hace mención a las campanas. No se habla de ellas.

      La vieja leyenda africanista decía que a la principal, la instalada en la torre derecha o del evangelio se le había dado el nombre de Eleuteria, madre del general Silvestre y supuesta impulsora de su construcción. Tras subir a esa torre compruebo que el nombre de la campana es el de Inmaculada, fabricada en el año 1944 y donada por la Junta de Obras del Puerto. La torre izquierda, o de la epístola es inaccesible. Esta cegada y no tiene escalera interior de acceso. Esto es lo que dicen los hechos y las crónicas. La leyenda puede pervivir, por eso lo es.

Anuncios

11 Respuestas a “Una campana llamada Inmaculada

  1. Curiosa historia. El gran bravucón de Silvestre se estrelló frente a sus propios delirios de grandeza. Probablemente esa fue la última vez que vio la que consideraba “su capilla”. Lo peor de todo es que hizo sucumbir a todo el Ejército con él, alterando para siempre la historia de España.
    En esa frase estaba encerrado lo que el destino le tenía preparado.
    Gran historia, Hospitalario.

  2. Una historia muy interesante. No sabía que las campanas son únicas, ni que se les ponía nombre.

  3. Yo sabía algunas cosas de las campanas, pero no todo, Isa. A algunas se les pone nombre propio, a otras no, pero siempre indican dónde están hechas, el año, o a quién pertenecen; y sobre todo el punto en dónde debe golpear el badajo para conseguir el mejor sonido. Cumplen una función muy importante en los templos cristianos.

  4. Gracias por tu valiosa información. Por primera vez en la historia conocemos el verdadero nombre de la campana de la Parroquia Castrense de Melilla, a la vez que la fotografía que aporta datos inéditos de la misma. El nombre de la campana, y el de la Junta del Puerto, en cuyos talleres se fundió. Falta el año, que seguramente esté en la parte posterior. Sería cosa de fotografiar la campana en su totalidad.
    Lo suyo sería medir altura y diámetro; a partir de ahí podemos saber el peso exacto.
    Busco la cita y la referencia en la que consignaron “ELEUTERIA”. Para tu conocimiento y satisfacción. Yo consigné la fecha de 22 de noviembre de 1923.
    La otra campana se colocó recientemente.
    La campana de volteo de la iglesia del Pueblo, llamada San José, también se fundió en los talleres de la Junta del Puerto.

  5. Hospitalario, ver 17 Y 20 de marzo de 1940. Referencias a la nueva campana llamada San José en Iglesia del Pueblo. Fundida en Obras del Puerto.

  6. Ayer fui a San Agustín. ¡Cuántos recuerdos!
    Quizás sea el último campanero de la ciudad.

  7. ¿Donde está “ELEUTERIA”?, campana de la que se hace mención en 1923. Desde 1923 a 1944, ¿No hubo campanas?
    El sacerdote castrense Don Francisco Abad, instaló una campana durante su mandato. Al parecer traída desde Burgos. Hace falta saber el nombre, lugar de fundición, peso, altura y diámetro. Y todo ello, en base al tañido de campanas al paso de la Patrona de la Ciudad. Suena mas de una.
    Mi pregunta es: ¿Dónde está “ELEUTERIA”
    Sigo buscando. Me trae de cabeza, toda la tarde.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s