La historia audiovisual de Fernando Belmonte


                       Lo que no se ve no existe y, en cierta manera somos lo que vemos. Y somos, también, el resultado de cómo nos ven los demás. Por lo mismo, diera la impresión de que una ciudad que carece de imágenes de su pasado, es una ciudad sin pasado, sin historia. FB

              Fernando Miguel Belmonte Montalbán ya está en la historia, audiovisual, de Melilla. Es una paradoja que el archivo que él ideara y creara, sea ahora el que albergue su memoria para siempre. Sin saberlo, creó su propia forma de ser recordado. Nadie puede prever en qué forma lo será,  o si alcanzará el modo de trascender el tiempo. El Archivo Audiovisual de la Ciudad de Melilla, que ya lleva su nombre, lo contiene a él, como creador y como parte del mismo. Ya no está, pero también estará siempre.

                      Fernando Belmonte, periodista y amigo fallecido hace solo un año, creía en el poder de la imagen, tanto como en el de la palabra, para fijar la memoria colectiva e histórica de una ciudad. Desde el primer día se apasionó con su “archivo audiovisual” y contaba a sus allegados los pormenores de sus contenido, que en principio se reducía a los contenidos de la Televisión Municipal, de la que fue Director entre 1995 y 1998. Él consiguió que el cinematógrafo aficionado Manuel Carmona Mir, le cediera todos sus archivos privados. Recuerdo perfectamente la ilusión que le hizo esa cesión, que consideraba fundamental para la puesta en marcha de ese fondo audiovisual que fijara en imágenes la historia de la ciudad, o el día en el que recibió todos los archivos audiovisuales que contenía el otrora célebre NODO, y que tenía que ver con la ciudad de Melilla. Así fue sumando hasta conseguir que cualquier cosa filmada sobre nuestra ciudad, tuviese copia disponible en los archivos melillenses.

           Por encima de la controversia que pueda suscitar el nombre de cualquier homenajeado, hay una cosa que distinguía a Fernando y que le hace merecedor de este recuerdo. Toda persona que escribe pretende de algún modo influir en los acontecimientos de su entorno y provocar algún cambio, pero Fernando no buscó nunca crear nada para su enaltecimiento personal o para sí mismo. Su único objetivo era consolidar la historia audiovisual de  Melilla, una ciudad en la que creía, y luego poner todos esos fondos documentales a disposición de cualquier interesado en nuestra historia. en este sentido era una persona generosa, y muy leal con los que consideraba sus amigos. En una carta de réplica, algo que no solía hacer, enviada al diario Melilla Hoy en 1985, la acababa con esta sorprendente frase: “busco amor sincero”. Es absolutamente cierto que Fernando buscaba la sinceridad en las relaciones personales.

                  En el acto de homenaje intervinieron la Consejera de Cultura Fadela Mohatar, amiga y compañera de Fernando en la redacción del Melilla Hoy, su inseparable compañera y esposa Irene Flores Sáez, y el presidente de Melilla Juan José Imbroda, quien dijo que a pesar de proceder de las antípodas de Fernando, se complacía en haberlo conocido, y de haber entablado con él una relación entrañable y respetuosa. Todos reconocieron que por encima de los deseos, el impulso de crear el archivo con su nombre, y darle forma física y un espacio real, se debía al interés personal de Juan José Imbroda.

Anuncios

2 Respuestas a “La historia audiovisual de Fernando Belmonte

  1. Sinceramente, me ha gustado la idea de dar el nombre de Fernando Belmonte al Archivo de Audiovisuales de Melilla. Nadie mejor que él, ni con más méritos para recibir este homenaje.

  2. José Luis Villena

    Fernando se ha ido, pero no nos ha dejado. Solo espero una cosa: que no sea su recuerdo la imagen de la Melilla que debió ser y no fue. Que tengamos la madurez como pueblo de aprender de su visión y su apasionado trabajo e incuestionable talento, en el camino que inició. Solo así podremos ser lo que merecemos ser y por lo que luchó.

    Recuerdo vivamente una de las últimas cosas que me dijiste: “La buena noticia, por la que felicitarse, no es la victoria. Es la lucha”.

    Gracias Fernando. O como tú me dices siempre: “Camarada, presente”.

Lo que se ha podado retoña; lo ahuyentado vuelve, lo extinguido se enciende; lo adormecido despierta otra vez. Poco es , pues, podar una sola vez; es necesario podar muchas veces, continuamente, si es posible.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s